Youngjin Roh quiere ganar el oro para su madre enferma

Federación Coreana de Boccia
Federación Coreana de Boccia

"Soy producto del trabajo de mi madre. Ella me dedicó toda su vida".

El surcoreano Youngjin Roh no deja piedra por remover en su búsqueda del oro en su debut Paralímpico en Tokio 2020. Está desesperado por ganar para su madre, quien ha sido su guía y ahora está luchando contra el cáncer.

"Soy una consecuencia del trabajo de mi madre y ella me ha dedicado su vida entera", reflexionó Roh que saltó a la palestra al conquistar dos medallas, incluyendo su primer oro en la categoría individual BC1 en el Campeonato Regional de Boccia de Asia-Oceanía en Seúl, Corea del Sur.

Su logro fue aún más asombroso, ya que Roh había hecho su debut internacional apenas siete meses atrás, en el Abierto Mundial de Boccia en Dubai celebrado en diciembre de 2018.

"Más allá de haber ganado las medallas y de haber conseguido la clasificación a los Paralímpicos, sentí sensaciones encontradas al pensar en mi mamá y en el futuro de mi carrera", confesó Roh, quien ha tenido a su madre Hyang Mi Lee como su guía en cada evento.

"Mi mamá me ha estado asistiendo en los torneos desde que comencé en este deporte en 2007", reveló Roh, quien recordó sus múltiples dificultades cuando comenzó a competir y cuánto le debe a su madre.

"Mi hijo ni siquiera era capaz de lanzar las seis bolas durante un partido debido a su rigidez muscular. Por lo tanto, nos fijamos objetivos paso a paso. Al principio, le propuse que disfrutáramos de una comida previa a la competición", recordó Lee, quien pasó los siguientes 10 años viajando a lo largo y a lo ancho de su país para asegurarse de que su hijo participara en el mayor número de torneos posibles.

"Literalmente, es un fanático de la boccia. Entonces, quería que ganara toda la experiencia posible. Después, verlo a él representar a nuestro país, fue muy especial", dijo Lee.

Sin embargo, justo cuando las cosas iban bien y Roh estaba dando pasos agigantados, la tragedia golpeó a sus puertas cuando Lee fue diagnosticado con cáncer colorrectal en etapa IV en febrero de 2018.

Aunque Lee afrontó la enfermedad rápidamente, ella reconoció que su acercamiento inicial fue casual."Yo no era consciente de la gravedad de la enfermedad hasta el día de mi cirugía. Fui muy ingenua, porque no había pensado en el tratamiendo del cáncer. Estaba demasiado interesada en estar con Youngjin durante su formación", declaró y añadió que "nos convertimos en amigos para toda la vida".

"Fue realmente difícil decirle a Youngjin que deberíamos tomarnos un descanso del deporte ya que sin nadie que lo asistiera, no iba a ser capaz de participar. No estaba segura de si sería capaz de arreglárselas sin mi compañía, pero me sorprendió", aseguró Lee.

Roh, como un verdadero campeón, se mantuvo firme y se refugió en el entrenador de su club, Jung Hyun Hwang, para que lo asistiera. La sociedad ya ha entregado grandes dividendos y Roh se ha erigido como uno de los principales favoritos para Tokio 2020.

"Yo siempre aspiré a ser parte de los Juegos Paralímpicos junto a mis chicos, y Roh se convirtió en el primero en convertir este sueño en realidad", advirtió el entrenador Hwang.

Motivación extra

El surcoreano, número 7 del mundo, tiene como objetivo el oro individual y en equipo en Tokio.

"Actualmente, me siento con mayor confianza después de haber vencido al tailandés Witsanu Huadradit (número 2 del ránking) en las semifinales antes de conseguir el oro en el Campeonato Regional de Boccia de Asia-Oceanía 2019".

"Ahora mi único objetivo es ganar el oro en Tokio y decirle a mi madre que lo estoy haciendo bien. Estoy trabajando muy duro. Quiero que no se preocupe por mí y que disfrute más de su vida".