Vanessa Low: a por la última competición

DUBAI, EMIRATOS ÁRABES UNIDOS - 12 DE NOVIEMBRE: Vanessa Low de Australia compite en el salto de longitud T63 femenino durante el sexto día del IPC World Para Athletics Championships 2019 Dubai el 12 de noviembre de 2019 en Dubai, Emiratos Árabes Unidos. (Foto por Bryn Lennon/Getty Images)
DUBAI, EMIRATOS ÁRABES UNIDOS - 12 DE NOVIEMBRE: Vanessa Low de Australia compite en el salto de longitud T63 femenino durante el sexto día del IPC World Para Athletics Championships 2019 Dubai el 12 de noviembre de 2019 en Dubai, Emiratos Árabes Unidos. (Foto por Bryn Lennon/Getty Images)

Los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 serán los últimos para la atleta nacida en Alemania y residente en Australia

Hace cuatro años, Vanessa Low se subió al podio con una medalla de oro alrededor del cuello y un récord mundial a su nombre.

"Fue increíble volver a casa con una medalla de oro y un récord mundial", dice a Tokio 2020. "Todo eso fue genial, pero la experiencia en general no fue increíble porque había puesto mucho en juego".

La entonces joven de 26 años había hecho todo lo posible para hacer realidad su sueño de ganar el oro Paralímpico después de su sexto puesto en Londres 2012, incluida la mudanza de su Alemania natal a los Estados Unidos para entrenar sola.

Entonces, cuando llegó a Río para los Juegos Paralímpicos de 2016 con una fractura por estrés en la parte baja de la espalda y sintiendo la presión de hacer un buen papel, los Juegos fueron un punto de inflexión en su carrera.

"Tenía dudas de si había tomado la decisión correcta o no", explica. "Río fue una pequeña llamada de atención. Necesitaba algo que fuera un poco más sostenible y saludable".

Ahora con 29 años, saludable y representando a Australia, Low ha decidido convertir los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 en su despedida.

Vanessa Low de Alemania posa después de establecer un nuevo récord mundial en el salto de longitud femenino T42 en los Juegos Paralímpicos de Río 2016. (Foto de Atsushi Tomura/Getty Images)
Vanessa Low de Alemania posa después de establecer un nuevo récord mundial en el salto de longitud femenino T42 en los Juegos Paralímpicos de Río 2016. (Foto de Atsushi Tomura/Getty Images)
2016 Getty Images

Hacia lo desconocido

Después de Río, Low tuvo que tomar una decisión importante: ¿continuaría sometiendo su cuerpo a otro ciclo de cuatro años para tratar de superar su lesión?

"No estaba muy segura de si iba a asumir el desafío de superar esa lesión", dice.

"Simplemente no sabes si tu cuerpo lo va superar para poder competir de nuevo".

La fractura por estrés se produjo como resultado de las lesiones que sufrió cuando era adolescente. Low estaba a solo un mes de cumplir 16 años cuando fue golpeada por un tren en una plataforma de ferrocarril después de perder el equilibrio. Al despertar de un coma dos semanas después, la adolescente descubrió que le habían amputado ambas piernas por encima de la rodilla.

Debido a la extensión de sus lesiones, los médicos no pudieron planificar sus cirugías, lo que resultó en una amputación bastante alta de su pierna izquierda. Esto no es óptimo para el movimiento de correr y saltar porque se tira de la cadera, lo que hace que la espalda de Low se ponga muy rígida, lo que finalmente resultó en una fractura por estrés.

Después de todo, cuando Low finalmente decidió retirarse, quería tener un cuerpo que le permitiera vivir una vida de calidad.

"Entonces, tomé una decisión y me comprometí sabiendo que tal vez no podría llegar a los Juegos", dice la atleta.

"Pero la razón por la que estoy comprometida a ir a otros Juegos es que me encanta el entrenamiento. No solo estoy compitiendo para estar en la cima de un podio, lo hago porque me encanta el trabajo diario y desafiar mi cuerpo e intentar ver de lo que soy capaz y encontrar mis propios límites”.

Una nueva vida en Australia

Fue en noviembre del año pasado en el Campeonato Mundial de Para Atletismo cuando Low regresó al escenario internacional por primera vez desde su victoria en los Juegos Paralímpicos en Río. Sin embargo, algunas cosas habían cambiado en los últimos tres años.

Low se casó con el medallista de oro Paralímpico australiano Scott Reardon, a quien había conocido en los Juegos del Aniversario el año siguiente a Londres 2012, y se mudó a la tranquila ciudad de Canberra, la capital de Australia.

Entonces, el Campeonato Mundial no fue solo su regreso al escenario mundial, sino también la primera vez que lució los colores verde y oro representando a Australia. Sin embargo, Low tenía sentimientos contradictorios.

“Obviamente, sé de dónde soy y aprecio todo lo que Alemania ha hecho por mí. Sé que no sería la atleta que soy hoy si no fuera por el equipo alemán”, dice.

"Poder estar en el mismo equipo que mi esposo y competir por el país en el que vivo y al que llamo hogar también es una gran sensación".

A pesar de estar un tiempo apartada de la escena internacional, Low no había perdido el ritmo, y ganó el oro en el salto de longitud T61-63.

“Fue sorprendente ver que el equipo alemán celebró mi medalla para Australia el año pasado como una de las suyas también. Fue una gran sensación estar en la cima del podio para mi nuevo país".

View this post on Instagram

WORLD CHAMPION ❤️🙏🏼🇦🇺 Forever grateful for my amazing team and their endless efforts and support. Thanks coach Reeny for believing in me when even I struggled to do so, thank you Scott for your endless affirmations, support, wise & kind words, thank you to my physios Ben & Gregg, softies Vince & Jess and lovely doctor Kimberly for keeping my body in one piece and of course thank you to my amazing team mates for welcoming me so open hearted into the aussie family. Yet another amazing memory that will forever stay inside my heart, so many new wonderful human connections that will forever keep a spot within my soul. • • • #worldchampion #oneteam #thisisathletics #readysettokyo #longjump #australia #aussie #athletics #grateful

A post shared by Vanessa Low (@vanessalow90) on

Sin embargo, a pesar de ganar, Low admitió que su actuación en Dubai fue con una de las distancias más pobres (4,68 m) que había saltado en mucho tiempo.

"La presión probablemente hizo que no diera lo mejor de mi".

“Creo que en el camino a Tokio esta competición fue una experiencia muy buena porque ahora sé que no puedo darlo todo por sentado. Tengo que seguir haciendo el trabajo y no solo esperar que las cosas sucedan y todo sea perfecto en el día".

Un último hurra

Los Juegos Paralímpicos del próximo verano serán los últimos de Low.

La decisión de retirarse no fue fácil, pero hubo dos factores principales. El primero es la salud de su espalda.

"Creo que pasar mi cuerpo por otros Juegos Olímpicos probablemente será un poco excesivo, sabiendo que algún día quiero estar corriendo con mis hijos y tal vez incluso con mis nietos", afirma la atleta, que ha estado compitiendo internacionalmente por más de una década.

"Creo que es un equilibrio saludable entre el compromiso y la pasión, pero también saber cuándo es el momento de dejarlo".

En segundo lugar, dado que el deporte es increíblemente exigente, a veces viajando 26 de las 52 semanas del año, Low quiere prestar más atención a su vida fuera de la competición y el entrenamiento.

“Hay muchas cosas fuera del deporte que estoy disfrutando, que estoy agradecida y que a menudo son una segunda prioridad. Estar lejos por mucho tiempo y perderse cumpleaños familiares, bodas y todas estas cosas", comenta.

"Quiero dedicar tiempo a esa otra parte de mi vida, darle un poco más de atención y también espero formar una familia pronto".

Enfrentarse a lo inesperado

Lidiar con lo inesperado no es nuevo para Low. La deportista se ha enfrentado a muchas dificultades como la fractura por estrés en su espalda, los devastadores incendios forestales que Australia experimentó y que forzaron a los atletas a entrenar en interiores debido a la mala calidad del aire o el aplazamiento de los Juegos Paralímpicos.

Sin embargo, si hay algo que su accidente le enseñó es que "puedes hacer todos estos planes y puedes tener un plan para los próximos años, pero las cosas cambian".

“Y a veces esos cambios no son malos. A veces esos cambios tienden a ser tus mayores oportunidades", concluye.