Tamara Leonelli, a por todas en Tokio 2020

La jugadora de tenis de mesa Tamara Leonelli fue la primera chilena en ganar oro en los Juegos Parapanamericanos.
La jugadora de tenis de mesa Tamara Leonelli fue la primera chilena en ganar oro en los Juegos Parapanamericanos.

La jugadora chilena de tenis de mesa se prepara para su debut en los Juegos Paralímpicos después de obtener el título Parapanamericano en Lima el año pasado

“Clasificar para los Juegos Paralímpicos había sido mi mayor objetivo desde que empecé a jugar. Fue la mejor sensación que he sentido en mi vida. Ciertamente va a ser algo que permanecerá para siempre en mi mente y en mi corazón”.

Así se expresa la jugadora de tenis de mesa de chilena Tamara Leonelli cuando le preguntan por su próxima participación en sus primeros Juegos Paralímpicos. La deportista se clasificó para Tokio 2020 tras ganar su categoría en los Juegos Parapanamericanos en Lima en agosto del año pasado.

La joven de 23 años fue una de las atletas que participó en el Relevo de 24 horas en vivo en la cuenta de Instagram de Paralympics, con motivo de la celebración de un año para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, dentro de la campaña #WaitForTheGreats.

"Para mí es un orgullo. Lo soñé tantas veces… es un sueño cumplido. Creo que nunca había sentido una emoción tan grande”, asegura la chilena sobre su medalla y clasificación.

Leonelli nació en Temuco, en el sur del país, con espina bífida, una malformación congénita en que una parte del tubo neural no se forma o no se cierra adecuadamente, lo que produce defectos en la médula espinal y en los huesos de la columna vertebral.

Gracias a su proceso de rehabilitación llegó al deporte. Probó el baloncesto, el tenis, el atletismo, la natación y el lanzamiento de bala, hasta que fue el tenis de mesa lo que la cautivó definitivamente. Al año ya estaba compitiendo internacionalmente; a los dos años ya poseía medallas de oro en eventos junior; y a los cuatro conquistó su primer título Parapanamericano. Hoy es la número 13 del mundo en clase 5, una de las categorías que compiten en silla de ruedas.

“Con el tenis de mesa fue amor a primera vista. Me gusta que se pueda entrenar más en solitario. No me gustaban los deportes colectivos. El tenis de mesa me encantó 'al tiro'”, explica.

Después de sus primeros éxitos deportivos, Leonelli abandonó su ciudad natal y se trasladó a Santiago de Chile, donde entrena con la selección nacional. Fue su pasión por el deporte lo que la impulsó a realizar el esfuerzo de combinar entrenamientos con sus estudios universitarios en psicología mientras vivía lejos de la ciudad de su familia.

View this post on Instagram

Hazlo. Y si te da miedo (pero te hace feliz), hazlo con miedo. En serio, no dejes pasar oportunidades de las que luego te vas a arrepentir. Porque es mejor un “¡Quién me manda!” a un “¿Qué hubiera pasado si..?” Los únicos que nos ponemos límites mentales somos nosotros mismos, y necesitamos hacer un esfuerzo muy grande para dar un paso más cuando algo nos da mucho miedo, pero sabemos que nos puede hacer felices. De verdad, que la vida está para eso, y si sale mal, pues de todo se aprende, de todo sacarás una lección, un aprendizaje. Se trata de “Let it be”, que sea lo que tenga que ser. Dejarse llevar, y vivir. Cuántas cosas nos perdemos por miedo a perder, a que salga mal. Pero la vida está para vivirla y, aunque a veces esté muerta de miedo, no pienso dejar que eso me impida vivirla, que eso me bloquee. Porque hay que vivir hasta quemarse 🏓❤

A post shared by Tamara Leonelli Leonelli (@tami_leonelli) on

“Yo creo que lo más importante es tener las ganas. Hay que atreverse a intentarlo. Si te va mal, te va mal. Si te va bien, lo ganas todo. Hay que tener las ganas que funcione”, afirma.

Sobre el aplazamiento de los Juegos Paralímpicos, cree que se tomó la decisión correcta, aunque al principio le costó aceptarlo.

“Cuando anunciaron el aplazamiento, fue terrible. Se me cayó el mundo. Pero luego empiezas a pensar como persona más que deportista. Es lo que había que hacer por el bien de todos. Luego traté de verle el lado positivo. Tenemos un año más para trabajar. Con mi equipo, estamos intentando aprovecharlo al máximo posible”, argumenta.

En el año que falta hasta los Juegos Paralímpicos, la atleta espera poder mejorar aspectos como el control de los nervios. Pero se enfrenta al tiempo extra con ilusión.

"Amo entrenar, trazarme objetivos y trabajar para conseguirlos. Haremos más y mejores cosas para prepararnos. Vamos a dar la vida, como en cada partido que jugamos”, afirma convencida esta atleta que después de Tokio 2020 ya sueña con hacer un buen papel en los próximos Parapanamericanos, que se celebrarán en su país, en Santiago de Chile, en 2023.

Vea la entrevista completa: