La postergación de Tokio 2020 permite a Susana Rodríguez centrarse en su rol como médica

AUCKLAND, NUEVA ZELANDA - 22 DE OCTUBRE: Susana Rodríguez, de España (derecha) celebra la llegada a meta en el triatlón adaptado en 2012 en Auckland, Nueva Zelanda..
AUCKLAND, NUEVA ZELANDA - 22 DE OCTUBRE: Susana Rodríguez, de España (derecha) celebra la llegada a meta en el triatlón adaptado en 2012 en Auckland, Nueva Zelanda..

La triatleta trabaja en un hospital de Santiago de Compostela ayudando a pacientes diagnosticados con COVID-19

La triatleta Susana Rodríguez Gacio está aliviada de que los Juegos Paralímpicos Tokio 2020 se hayan pospuesto, y con razón.

La campeona mundial de 32 años es también doctora en Santiago de Compostela, España. El país europeo es uno de los más afectados por la pandemia de COVID-19.

"Ha sido tan extraño e imposible de explicar", dijo Rodríguez. "Nadie pensó que alguna vez estaríamos así. Es muy difícil".

"La gente me preguntaba si prefería el deporte o la medicina, y nunca sabía qué responder, aunque el deporte es mi pasión. Ahora, sin embargo, el cuidado de la salud es lo más importante para todos nosotros. Todas las mañanas veo gente muriendo y va a empeorar".

"Estaba esperando la noticia del aplazamiento porque pensaba que los Juegos Paralímpicos no podían celebrarse en medio de un mundo con un problema de salud pública tan grande en este momento. Me confirma que, detrás del deporte, está la humanidad. Cuando lleguemos allí, esos Juegos serán muy especiales y los celebraremos en un ambiente de salud, libertad y paz para todos".

Rodríguez está especializada en rehabilitación y está muy involucrada en el tratamiento posterior de los pacientes de COVID-19. Un día de camino al trabajo, un colega con el que comparte coche dio positivo en el test del virus, y Rodríguez entró en autoaislamiento. Sin embargo, siguió trabajando desde casa, consultando a los pacientes por teléfono.

"Después de un par de semanas estoy felizmente de vuelta trabajando en el programa de asistencia telefónica, que fue creado por nuestro Sistema Nacional de Salud para llamar a los pacientes y también para decidir cuándo realizar las pruebas de diagnóstico", explicó.

Susana Rodríguez Gacio y la guía María Isabel Gallardo García durante el PT5 Triatlón Femenino de los Juegos Paralímpicos de Río 2016.
Susana Rodríguez Gacio y la guía María Isabel Gallardo García durante el PT5 Triatlón Femenino de los Juegos Paralímpicos de Río 2016.
2016 Getty Images

Doctora, Paralímpica y campeona mundial

La española empezó a trabajar como doctora antes de Río 2016, donde quedó quinta en la categoría de discapacidad visual, e iba a ir a Tokio como campeona mundial de PTVI femenino en 2018 y 2019.

También tiene la esperanza, cuando los Juegos finalmente lleguen, de ser la primera atleta Paralímpica española en competir en dos deportes en los mismos Juegos, ya que también tiene pensado hacerlo en los 1.500 m de atletismo, una prueba en la que posee el récord nacional.

Con discapacidad visual debido al albinismo y a una enfermedad del nervio óptico, compite desde 2010 y corre con un guía en ambas pruebas. "El principal impacto es en mi vista", dijo Rodríguez. "Pero también debo tener cuidado con las condiciones exteriores, especialmente con la luz del sol. Dependo de los guías y uso ropa especial y protector solar".

"Mi discapacidad visual también afecta mi movilidad, especialmente si estoy en un lugar nuevo. Es entonces cuando usamos guías. Hago las mismas cosas y tengo las mismas rutinas. Pero necesito información si voy a ir a un lugar nuevo. Espero conseguir un perro guía, pero eso se retrasará ahora por el virus".

Lista para Tokio

En este momento, Rodríguez divide su tiempo entre su casa en Vigo, en el noroeste de España, y el hospital de Santiago de Compostela. Sus preparativos para los Juegos, como es lógico, se vieron desbaratados por el impacto del virus y el subsiguiente cierre de gimnasios, piscinas y otros espacios de entrenamiento.

"No puedo salir a entrenar, ni siquiera para caminar, ya que está todo prohibido excepto para trabajar y comprar comida o medicinas, y no hay absolutamente ningún entrenamiento de natación".

Utiliza su bicicleta estática y una máquina de remo para mantenerse en forma, y su entrenador le envía planes de entrenamiento regulares.

"Es difícil como atleta. Das tanto al deporte y sigues trabajando y entrenando duro para la mente y el cuerpo durante cuatro años. También he tenido algunos otros problemas de salud con los que lidiar, pero sigo entrenando y trabajando duro. Sigues intentándolo", dijo.

Sus objetivos Paralímpicos podrían retrasarse. Eso, sin embargo, la ayuda a centrarse en la prioridad global.

"Mi objetivo es el mismo: ser la mejor triatleta y atleta que pueda ser en Tokio y no he parado un día de trabajar en ello".

"Pero ahora, sin embargo, puedo concentrarme también en ayudar en el trabajo. La situación en España es devastadora y siento que la cooperación de todos nosotros es necesaria en este momento", concluye.

Por el Comité Paralímpico Internacional.