SATOMI Sarina quiere ser la 'primera reina' en Para bádminton

La campeona mundial Satomi Sarina es la favorita para ganar en individuales y dobles junto con su compañera Yamazaki Yuma.
La campeona mundial Satomi Sarina es la favorita para ganar en individuales y dobles junto con su compañera Yamazaki Yuma.

La atleta japonesa habla sobre por qué está enganchada a los Para deportes y cómo pretende utilizar tácticas de rotación rápida en los Juegos Paralímpicos

Los deportes Paralímpicos tienen una atención cada vez mayor en los últimos años, en parte porque ofrecen aspectos únicos que difieren de los de los deportes Olímpicos. ¿Qué piensan realmente los deportistas sobre los Para deportes? ¿Cuáles son las partes divertidas de los Para deportes como deportista?

Habiendo comenzado a jugar Para bádminton hace poco más de tres años, la japonesa SATOMI Sarina ya es campeona mundial y favorita para la medalla de oro en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, donde su deporte hará el debut oficial en la competición.

Jugando en silla de ruedas

"¡Este es un deporte difícil!", pensó Satomi cuando probó por primera vez el Para bádminton.

“Al principio, el entrenador golpeó la pluma a mi alrededor, a mi alcance, así que casi pude devolverlo, pero luego dijo: 'Hagámoslo un poco más difícil' y comenzó a hacerme mover de adelante hacia atrás y viceversa. Los disparos eran totalmente imposibles de devolver”, recuerda riendo.

En mayo de 2016, cuando Satomi estaba en su tercer año en la escuela secundaria, se vio involucrada en un accidente de coche. Perdió la capacidad de mover las piernas y pasó nueve meses en el hospital. Cuando regresó a casa, comenzó a usar la silla de ruedas. Un año después del accidente, su padre le sugirió que fuera a visitar un club de bádminton en silla de ruedas cerca de su casa, en la prefectura de Chiba. Este fue su primer encuentro con el Para deporte.

Satomi había estado jugando a bádminton en la escuela secundaria y al ver a otras personas en el club de bádminton en silla de ruedas jugar con facilidad, pensó que ella también podría jugar, solo para descubrir que el deporte era mucho más complicado de lo que pensaba.

“Los jugadores, usando solo sus manos, golpeaban la pluma, luego movían la silla de ruedas, golpeaban y se movían, una y otra vez. No pude evitar preguntarme cómo diablos se las arreglaban para hacer eso", asegura.

Sin embargo, después de practicar durante un poco más de dos años, se convirtió en la reina del Para bádminton, encabezando el ranking mundial tanto en individuales como en dobles (a partir de octubre de 2020), y es una de las favoritas para la medalla de oro en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

Un cambio de mentalidad

Al principio, Satomi se mostró reacia a jugar al bádminton y solo jugaba como pasatiempo, practicando a su manera.

Sin embargo, cuando comenzó a participar en torneos, su competitividad se encendió. Al cabo de un año en el deporte, fue seleccionada para jugar en su primera competición internacional en Tailandia en julio de 2018 como atleta certificada por la Federación Japonesa de Para bádminton. Esto la hizo reconocerse a sí misma como una "atleta".

Después de que se decidió que jugaría en las competiciones de dobles, fue emparejada con YAMAZAKI Yuma (WH2), una pionera en el Para bádminton y 10 años mayor que ella.

"Yamazaki tenía en perspectiva los Juegos Paralímpicos, así que, como su compañera de dobles, consideré cambiar mi forma de pensar a la de un atleta y trabajar duro hacia el mismo objetivo", afirma.

La fuerza de las parejas

En la primera competición de dobles de Satomi en el Tailandia Para-Badminton International, Satomi y su pareja ganaron una medalla de plata, lo que estimuló su pasión por los dobles. La deportista dice que la parte divertida de jugar en dobles es animarse y ayudarse mutuamente en las rotaciones. Cuando todas las piezas encajan a la perfección como un rompecabezas, es estimulante.

Desde que se aseguró el campeonato en la competición de individuales, Satomi ha ganado confianza en sí misma y ahora puede compartir sus puntos de vista abiertamente con su compañera de dobles después de haber construido una relación cercana.

Juntas, lo más destacado de su juego es su rotación. La pareja Satomi/Yamazaki ha estado practicando esta táctica como una de sus estrategias para derrotar a su mayor rival, la pareja china, ante la que han perdido en los Juegos Asiáticos, donde acabaron en la tercera posición.

En los dobles de bádminton en silla de ruedas, se usa comúnmente una formación de lado a lado, donde cada jugador se coloca en el lado izquierdo o derecho para cubrir la cancha, pero la pareja Satomi/Yamazaki adopta un enfoque diferente.

“Rotamos nuestras posiciones rápidamente en muchas ocasiones, aunque es raro ver a jugadores de bádminton en silla de ruedas hacer esto. Creo que los espectadores quedarán impresionados al vernos dando vueltas en la cancha”, explica Satomi.

Un ejemplo de su táctica de rotación se vio en la final del torneo Japan Para-Badminton International en noviembre de 2019. Cuando estaban de espaldas contra la pared, perdiendo 4‒14 en el set final, la pareja cambió a su táctica de rotación y se aseguró la victoria.

Satomi Sarina y Yamazaki Yuma emplean nuevas tácticas de rotación para derrotar a sus rivales de la República Popular China.
Satomi Sarina y Yamazaki Yuma emplean nuevas tácticas de rotación para derrotar a sus rivales de la República Popular China.
(c)JPBF

A por los individuales

Inicialmente, Satomi consideraba que los dobles eran su principal campo de batalla, en lugar de los individuales, pero luego cambió de opinión: “En los dobles, el jugador con mayor discapacidad es el objetivo de los oponentes, lo que significa que si me convierto en una jugadora fuerte, nuestra pareja puede ganar".

Satomi está clasificada como WH1, una clase para jugadores con discapacidad severa. Cuando me di cuenta de esto, comencé a pensar que también debería competir en individuales”, afirma.

Se dice que el bádminton es un juego de tácticas que implica batallas psicológicas. Sin embargo, como el bádminton en silla de ruedas se pelea en una cancha más pequeña, el enfoque se centra más en cómo obligar a los oponentes a moverse hacia adelante y hacia atrás repetidamente.

Los largos partidos también son uno de los aspectos más destacados del Para bádminton. Con la red colocada a la misma altura que en el bádminton para personas sin discapacidades, los espectadores tienen la impresión de que los jugadores sin discapacidades juegan al bádminton con una red de voleibol. Los jugadores se inclinan hacia atrás tanto como pueden en su silla de ruedas para golpear la pluma. Ocasionalmente inclinan su cuerpo hacia los lados y giran las ruedas hacia atrás para retroceder. Este hábil trabajo con la silla es también algo que cautiva a los espectadores.

Satomi se inclina hacia atrás lo más que puede en el asiento de su silla de ruedas para realizar golpes, lo cual es una habilidad muy desafiante.
Satomi se inclina hacia atrás lo más que puede en el asiento de su silla de ruedas para realizar golpes, lo cual es una habilidad muy desafiante.
(c)JPBF

“A veces, predetermino de antemano qué tácticas adoptar, y en otras ocasiones, simplemente juego instintivamente. Durante los partidos largos, hay momentos en los que me doy cuenta de que estoy jugando tácticas con el oponente, lo que me sumerge de verdad en la alegría de jugar al bádminton", dice.

"Por supuesto, me siento feliz cuando anoto un punto, pero también siento admiración y no puedo evitar sonreír cuando mi oponente gana un punto con un movimiento de ataque que nunca había visto antes. Son en esos momentos en los que me encantan del bádminton".

Un cambio importante

“Cuando comencé a usar la silla de ruedas, estaba mucho en casa, era reacia a viajar en trenes y autobuses porque no quería que la gente me viera en la silla. Incluso si salía, me encontraba con muchas barreras, como superficies escalonadas y alturas inaccesibles, que me hacían rendirme. Pero el Para bádminton cambió mi forma de pensar”, recuerda Satomi.

“Si no me hubiera encontrado con el Para bádminton, todavía estaría pasando la mayor parte de mi vida en casa. Al principio, era reacia a jugar, no podía ver la parte divertida del deporte, pero una vez que me puse en serio, se abrió un mundo completamente nuevo. Empecé a divertirme mucho. Estoy profundamente agradecida a mi padre, que me obligó a unirme al club”, explica.

Gracias al deporte, también ha ganado fuerza mental, y es capaz de ir sola a cualquier parte del mundo. Ahora se siente cómoda pidiendo ayuda a un extraño si necesita apoyo.

"Creo que es un aspecto de mi estilo en el que he logrado crecer, aunque mis padres extrañan ayudarme", se ríe.

Nunca se sabe cómo pueden resultar las cosas.

“De hecho, estoy sorprendida de mí misma por haber llegado tan lejos. Me hace pensar que siempre que tienes la oportunidad de empezar algo, puedes dar el paso”, comenta.

Ahora con 22 años, Satomi apunta a dos medallas de oro en Tokio 2020, tanto en individuales como en dobles.

“El Para bádminton está en el programa Paralímpico por primera vez, por lo que definitivamente me gustaría convertirme en la 'primera reina' del deporte a nivel Olímpico. Estoy entusiasmado con la celebración de los Juegos en Japón porque ayudará a promover el deporte ante una audiencia más amplia. También quiero que la gente cercana a mí se emocione al verme jugar y ganar, así que haré lo mejor que pueda”.

Un minuto, Un deporte | Bádminton paralímpico
01:28