Sam Schröder: "No podía rendirme"

Sam Schroder de los Países Bajos sirve en el tercer set durante su partido final contra Dylan Alcott de Australia en el US Open 2020. (Foto de Al Bello/Getty Images)
Sam Schroder de los Países Bajos sirve en el tercer set durante su partido final contra Dylan Alcott de Australia en el US Open 2020. (Foto de Al Bello/Getty Images)

La estrella holandesa del tenis en silla de ruedas habla con Tokio 2020 sobre su crecimiento, su victoria en el U.S. Open y sus aspiraciones para los Juegos Paralímpicos del próximo verano

La carrera del tenista Sam Schröder vive su mejor momento.

El mes pasado obtuvo la mayor victoria de su carrera: ganar el Abierto de Estados Unidos.

Si bien su camino para ser parte de la próxima generación de jugadores destacados no fue el más fácil, estas son las experiencias que, según el deportista, lo han convertido no solo en la persona que es sino también en un mejor jugador.

"Siempre he tenido que estar mucho en el hospital, así que siempre echaba de menos la escuela", dice el atleta holandés, que nació con el síndrome mano partida - pie partido y se sometió a 30 cirugías antes de cumplir los 16 años. “Creo que tuve una vida bastante inusual, pero siempre fui feliz", afirma.

“Más tarde también tuve un cáncer y toda la experiencia... creo que me ayudó como persona pero también como jugador cuando estoy en la cancha".

“Todo esto me ha ayudado a disfrutar de la experiencia mucho más que antes. Me ha ayudado a mantener la calma y a seguir luchando por todos los puntos. Cuando tenía cáncer y tenía que pasar por todos los tratamientos no podía rendirme y lo mismo ocurre cuando estoy jugando un partido".

View this post on Instagram

🇦🇺Tweedheads ITF SuperSeries Doubles champions and singles runner up!! 💪🏻🔥 It has been a successful week for me beating Wagner and Koji in singles, losing the final against nr1 Alcott. Niels and I had a great week together beating the two Japanese couples and beating the Australian Paralympic champions in three sets 💪🏻😁. Now on to the ITF1 Melbourne Open next week! I would like to thank all the organizers, the head referee, volunteers etc for making this tournament possible. Thank you to my sponsors and the team around me @joopbroenstennis @rian_dekker @camielrodigas @headtennis_official @knltb and Frans Volkfort in particular. #wheelchairtennis #HEAD #roadtotokyo2020 #rolstoeltennis #knltb #roadtotokyo #tokyo2020 #TeamHEAD #Tennis #TeamNL #letsgo #tennislife #tennisplayer #HEADbenelux #instatennis #goldcoastaus #goldcoastaustralia #winners

A post shared by Sam Schröder (@schroder.sam) on

Nada detiene su amor por el tenis

El primer contacto de Schröders con el tenis se produjo cuando tenía 11 años. Probó varios deportes en silla de ruedas, desde hockey hasta baloncesto e incluso ciclismo de mano, pero fue el tenis en silla de ruedas lo que más le gustó.

"Después de la primera lección de tenis seguí adelante porque fue muy divertido para mí y realmente lo disfruté. Por eso me mantuve firme después de la primera lección y no miré hacia atrás", dice a Tokio 2020.

Schröder comenzó lecciones de tenis de una hora a la semana con el maestro Joop Broens, quien vio un talento prometedor en él. En 2014 jugó su primer partido internacional, la Copa del Mundo por Equipos de 2014, con el equipo juvenil, ganando una medalla de bronce. Y en 2016, logró su primera victoria en un torneo internacional.

Pero solo un año después las cosas cambiaron.

En octubre de 2017, al entonces joven de 18 años le diagnosticaron cáncer de colon. La noticia llegó en el momento en que ocupaba el puesto número uno del mundo en juniors y número seis en seniors.

Su plan de tratamiento supuso hacer sesiones de quimioterapia cinco veces a la semana durante cinco semanas, además de recibir radioterapia. Schröder también necesitaba una sonda de alimentación después de que se volviera cada vez más difícil comer, lo que le provocó perder 10 kg.

Después de la quimioterapia y la radiación, en marzo de 2018 se le dio luz verde para someterse a una cirugía para extirpar su colon, lo que resultó en el uso de un estoma, que le ayudó a seguir jugando al tenis. Sin embargo, nunca hubo un momento durante su tratamiento en el que Schröder pensara en dejar el deporte.

“Fue durante la primera consulta que tuvimos con mi médico... dijimos 'pase lo que pase, me recuperaré de esto y podré jugar al tenis'. Era lo más importante para mí”, explica.

"Creo que también me ayudó a seguir durante el tratamiento".

Cuatro semanas después de la cirugía, Schröder volvió a jugar al tenis durante 15 minutos.

Sam Schroder de los Países Bajos devuelve la pelota durante su partido final de Quad Singles en silla de ruedas contra Dylan Alcott de Australia en el US Open 2020. (Foto de Al Bello/Getty Images)
Sam Schroder de los Países Bajos devuelve la pelota durante su partido final de Quad Singles en silla de ruedas contra Dylan Alcott de Australia en el US Open 2020. (Foto de Al Bello/Getty Images)
2020 Getty Images

Victoria en el U.S.Open

Con el mundo del deporte sumido en el caos debido a la pandemia del COVID-19, el Abierto de Estados Unidos se convirtió en el primer torneo de tenis que se juega desde el Abierto de Australia de enero.

Había incertidumbre sobre si el torneo en silla de ruedas se llevaría a cabo este año después de que la Asociación de Tenis de Estados Unidos cancelara originalmente el evento, pero la presión de los jugadores finalmente hizo que la decisión se revirtiera.

A Schröder, que ocupaba el puesto número 4 del mundo, se le ofreció participar en la competición, siendo este su primer gran torneo en el mundo del tenis. Y no podría haber tenido un mejor comienzo.

El tenista viajó a Flushing Meadows con el objetivo de llegar a la final, un objetivo que él y su equipo veían como una gran posibilidad, algo que se confirmó cuando fue ganando partidos. En la final, el holandés se enfrentó al número 1 del mundo y dos veces campeón, el australiano Dylan Alcott.

Después de un emocionante partido de tres sets, Schröder, a pesar de perder el segundo, se hizo con la primera victoria de un gran título de su carrera con un resultado de 7-6 (7-5) 0-6 6-4.

“Fue una experiencia asombrosa. Solo el hecho de estar allí jugando en el US Open”, recuerda.

"Lo primero que hice después de ganar fue llamar a mi familia en los Países Bajos. Estaban extremadamente felices por mí. Fue increíble para ellos después de todo el esfuerzo que han hecho, por ejemplo, llevándome a todos lados cuando yo no podía conducir".

Sam Schroder de los Países Bajos con el trofeo del campeonato después de ganar su final de Quad Singles en silla de ruedas en el US Open 2020. (Foto de Al Bello/Getty Images)
Sam Schroder de los Países Bajos con el trofeo del campeonato después de ganar su final de Quad Singles en silla de ruedas en el US Open 2020. (Foto de Al Bello/Getty Images)
2020 Getty Images

Tokio 2020 en su punto de mira

Asegurarse la plaza para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 ha sido uno de los objetivos de Schröder en los últimos cinco años. Por el momento, está en camino de clasificarse al ocupar el puesto número 3 del mundo. Solo tiene que estar entre los ocho primeros del mundo en junio de 2021 para que la delegación de los Países Bajos lo seleccione.

“Con suerte, se van a jugar muchos torneos. Con la situación actual, todavía no estamos realmente seguros. Habrá más torneos por venir y solo trato de sumar tantos puntos como pueda", explica.

Los Países Bajos son una de las naciones más fuertes, si no la más fuerte, en tenis en silla de ruedas con 36 medallas desde Seúl 1988.

En Río 2016, el país de Schröder ganó dos medallas de oro y una de plata en las categorías individuales y dobles femeninas, pero en la competición masculina, la última vez que un atleta holandés ganó una medalla Olímpica fue el bronce de Ronald Vink en Londres 2012.

Por supuesto, Schröder sueña con una medalla de oro.

“Creo que todos los jugadores probablemente hacen eso [piensan en ganar el oro], pero no creo que sea nada que puedas imaginar. Solo espero poder experimentarlo yo mismo algún día”, asegura.

“Creo que para mí es simplemente jugar en un gran estadio con tanta gente mirando. Creo que todo el ambiente va a ser increíble, bueno por lo que he visto en la televisión", concluye.