Melissa Tapper: 'En mi cabeza, ningún jugador es Para o capacitado"

Melissa Tapper de Australia juega un partido contra Caroline Kumahara de Brasil en los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Foto de Mike Ehrmann/Getty Images)
Melissa Tapper de Australia juega un partido contra Caroline Kumahara de Brasil en los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Foto de Mike Ehrmann/Getty Images)

La estrella del tenis de mesa hizo historia en Río 2016 al convertirse en la primera y única atleta australiana en competir en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos. Ahora, con Tokio 2020 a menos de un año, aspira al oro en Japón

En 2016, Melissa Tapper escribió su nombre en los libros de historia cuando se clasificó para los equipos de tenis de mesa Olímpico y Paralímpico de Australia. Su segundo puesto en la prueba de clasificación Olímpica la vio unirse a jugadoras como Zahra Nemati (Irán) y Marla Runyan (Estados Unidos) como parte de un selecto grupo de atletas que ha competido en ambas versiones de los Juegos.

Pero en el deporte australiano, el logro de Tapper es único. Ningún otro atleta, antes o después, había logrado el doblete.

Este hecho le da a la tenismesista un punto de vista casi único del mayor evento deportivo del mundo y está claro que los Juegos Paralímpicos ocupan un lugar especial en su corazón.

“Creo que lo mejor del deporte Paralímpico es que es completamente crudo. Entonces, lo que ves es el atleta completo simplemente saliendo con ganas de ser lo mejor que puede ser”, explica en una entrevista exclusiva con Tokio 2020.

"Estás en un estadio lleno de atletas que tienen una discapacidad, pero no ves la discapacidad de nadie, sino solo su capacidad".

View this post on Instagram

It always seems impossible until it's done ✔️

A post shared by Melissa Tapper (@millytapper) on

Nunca tuve a nadie que me alimentara con una cuchara. Nunca me trataron de manera diferente.

Si quería algo, tenía que ir a buscarlo yo misma.

Mientras crecía en la pequeña ciudad australiana de Hamilton, Tapper, que tiene parálisis de Erbs debido a que sus nervios entre el hombro y el cuello se desgarraron durante el parto, nunca participó en competiciones Paralímpicas. De hecho, tenía 19 años cuando participó en la primera.

Antes de eso, Tapper se había encontrado "jugando contra todos los adultos de la ciudad" después de superar a todos sus rivales menores.

Al principio, la australiana pensaba en competir solo en los Juegos Olímpicos. Sin embargo, después de ser abordada por el Comité Olímpico Australiano, la convencieron para asistir a los Juegos Paralímpicos. Su debut fue en Londres 2012, donde no se subió al podio por muy poco. Allí perdió 3-2 en el desempate por la medalla de bronce después de haber liderado inicialmente el partido por dos sets.

Aun así, esa experiencia no opacó su determinación de competir al más alto nivel. En todo caso, la motivó aún más.

"Me dio más hambre", explica. "Sabía que era capaz de hacerlo, pero llegar a hacerlo es otra cosa".

Una doble embestida en Río

En 2016, Tapper viajó a Río, lista para competir en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos. Fue un momento histórico. Sin embargo, en lugar de insistir en su logro, Tapper prefiere centrarse en el futuro.

"En 2016, todo se alineó y todo el trabajo duro dio sus frutos. Fue absolutamente increíble", recuerda.

“Pero aun así, era solo otro pequeño objetivo que quería lograr, y todavía estoy compitiendo, así que creo que será mucho más adelante cuando realmente podré sentarme y disfrutar de lo que que he podido lograr".

La experiencia Olímpica de Tapper llegó a su fin cuando perdió 4-2 ante la brasileña Caroline Kumahara, frente al público local, mientras que su viaje Paralímpico terminó después de no avanzar en las preliminares en el torneo de individuales y terminar cuarta en los dobles.

Una vez más, se había acercado a una medalla. Pero a pesar de que el podio la eludió, la experiencia Paralímpica es algo que disfrutó al máximo, particularmente el lado humano del evento.

"Creo que en los Juegos Paralímpicos hay un poco más de voluntad para sonreír un poco aquí o allá, o mezclarse y aún así seguir con tus asuntos", dice al recordar sus experiencias Olímpicas y Paralímpicas.

Sin distinciones

Desde Río 2016, Tapper ha continuado brillando tanto en las competiciones de personas capacitadas como las de Para, siendo lo más destacado la medalla de oro que ganó en los Juegos de la Commonwealth de 2018, celebrados en la Gold Coast de su país natal, Australia. La tenismesista describe la prueba que ganó frente a sus amigos y familiares como "de lejos mi mejor torneo".

Pero una cosa que ha sido constante en todas sus competiciones es la negativa a mirar a cualquier oponente de manera diferente, independientemente de si está capacitado o compite con una discapacidad.

"Sea cual sea la competición, yo voy con el mismo enfoque", explica. "En mi cabeza, ningún jugador es Para o capacitado".

Desde que ganó el oro en los Juegos de la Commonwealth, Tapper ha seguido recibiendo elogios. En 2019, fue nombrada la atleta femenina del año en Victoria, algo que la atleta describe como "la guinda del pastel" después de años de arduo trabajo y entrenamiento.

Sin embargo, un honor que aún no ha experimentado está reservado para los Juegos Paralímpicos de Tokio el próximo año, donde dirigirá al equipo australiano de tenis de mesa como co-capitana. Es un papel que claramente le entusiasma asumir:

"¡Estoy muy emocionada! Me encanta nuestro equipo de tenis de mesa de Para. Durante los últimos 18 meses, realmente hemos comenzado a desarrollar una cultura sólida dentro del grupo. Creo que en Tokio realmente tenemos una gran oportunidad de hacer cosas fantásticas y obtener grandes resultados", asegura.

A por el oro

Por ahora, Tapper está centrada al 100% en Tokio y no es sorprendente lo que la australiana espera en los Juegos Paralímpicos del próximo año.

"Subir al podio con el oro alrededor del cuello es definitivamente el objetivo", admite. "Y creo que estaré soñando con eso todas las noches hasta Tokio".

Y si gana el oro, será un momento que ya ha vivido en su mente cuando visualizaba lo que sería triunfar en el escenario deportivo más grande de todos. "Es gracioso, la semana pasada jugué contra uno de los muchachos de nuestro equipo y fue un partido realmente épico, y lo terminé con una gran victoria", recuerda Tapper.

"Al final de ese partido sonreí porque pensé, espera, así es como me veo ganando una medalla de oro... y estoy realmente emocionada por el rumbo de mi juego y la oportunidad que presenta Tokio", concluye.

El torneo de tenis de mesa de los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 comenzará el miércoles 25 de agosto de 2021 y las finales tendrán lugar el jueves 2 de septiembre y el viernes 3 de septiembre de 2021.