Melissa Stockwell, de soldado herida a campeona Paralímpica

La Para triatleta Melissa Stockwell posa para un retrato. (Foto de Harry How/Getty Images)
La Para triatleta Melissa Stockwell posa para un retrato. (Foto de Harry How/Getty Images)

En abril de 2004, la deportista se convirtió en la primera mujer estadounidense en perder una extremidad en combate cuando un artefacto explotó durante su convoy diario en Bagdad, Irak. Desde entonces, ha sido dos veces Paralímpica, consiguiendo una medalla de bronce en el Para triatlón de Río 2016

El 13 de abril de 2004, la oficial del Ejército de los Estados Unidos Melissa Stockwell salió a dar una vuelta para conocer la ruta de un convoy de entrega de suministros del que debía hacerse cargo al día siguiente. Solo había sido enviada a Irak un mes antes.

“Salimos y aproximadamente a los 10 minutos, pasamos por debajo de un paso subterráneo y fue ensordecedor. Quiero decir, una explosión y humo negro”, explica Stockwell en una entrevista para el podcast del Olympic Channel.

“El olor a metal, los parabrisas y los vehículos... Habíamos chocado con una bomba en la carretera".

El vehículo que conducía se estrelló contra la casa de una mujer. Cuando salió de la escena, cubierta de sangre, se dio cuenta de que algo no estaba bien.

“Por suerte para mí, había un médico de combate a unos pocos vehículos atrás que sabía que estaba herida. Corrió y comenzó a lo que pensé que era administrarme primeros auxilios, pero realmente me salvó la vida porque estaba perdiendo mucha sangre”.

“Pero lo que no sabía entonces y lo que sé ahora es que mi pierna no estaba. Y ese fue el primer día de mi nueva vida de vivir la vida con una pierna", recuerda.

El poder de elección

Sería fácil pensar que vivir un momento así conduciría a un período de negación o autocompasión. Pero Stockwell tomó la decisión de "aceptar la pérdida y seguir adelante". Una elección que, en sus propias palabras, “impulsó mi vida de una manera que nunca podría haber soñado”.

Esta es la filosofía que ha movido a esta atleta en los últimos años y la que ha inspirado el título de su nuevo libro, 'El poder de la elección: mi viaje de soldado herida a campeona mundial'.

"Todas nuestras vidas están determinadas por las decisiones que tomamos", explica. "En mi caso esa elección hizo que mi vida fuera increíble de muchas maneras".

Reavivando el sueño

Al crecer, Stockwell era una gimnasta talentosa, incluso albergaba el sueño de ir algún día a los Juegos Olímpicos.

Habiendo perdido su pierna, Stockwell comenzó a aprender sobre los Juegos Paralímpicos cuando el deportista Paralímpico estadounidense John Register visitó el Centro Médico del Ejército Walter Reed donde había estado haciendo la rehabilitación. Y este nuevo descubrimiento comenzó a reavivar sus fantasías infantiles.

“Es casi como si tuviera una segunda oportunidad de convertirme en la atleta Olímpica que había soñado ser. Solo que esta vez era como una atleta con una discapacidad”, dice la tres veces Campeona del Mundo de Para triatlón ITU.

Pero no fue la gimnasia lo que se convirtió en el catalizador para cumplir sus sueños. Como parte de su rehabilitación, Stockwell comenzó a nadar y sintió una conexión instantánea con el deporte.

“Cuando me metí en el agua por primera vez después de perder la pierna… casi me hizo sentir completa de nuevo. Es como si me hubiera olvidado que me faltaba una la pierna. Me encantó la forma en que el agua me hacía sentir".

A partir de ese momento, sus sueños tomaron forma, ya que decidió perseguir su objetivo de convertirse en una deportista Paralímpica, incluso si en ese momento parecía una “posibilidad remota”.

“Mis tiempos estaban muy lejos de donde tenían que estar cuando empecé. Y tenía un largo camino por recorrer. Pero quería intentar hacerlo realidad".

Melissa Stockwell de los Estados Unidos compite en el evento de natación de 400 metros libres S9 durante los Juegos Paralímpicos de 2008. (Foto de Mark Kolbe/Getty Images)
Melissa Stockwell de los Estados Unidos compite en el evento de natación de 400 metros libres S9 durante los Juegos Paralímpicos de 2008. (Foto de Mark Kolbe/Getty Images)
2008 Getty Images

Cumpliendo el sueño

Solo cuatro años después de que Stockwell perdiera su pierna, los Juegos Paralímpicos de Pekín 2008 debían tener lugar en la República Popular China. Durante las competiciones previas, Stockwell tenía la esperanza y el sueño de formar parte del equipo de natación de los Estados Unidos.

Y, finalmente, los sueños se hicieron realidad.

Mientras Stockwell salía del agua al final de una carrera que había nadado a un ritmo que ni siquiera sabía que era capaz de mantener, miró hacia el marcador.

Dos letras siguieron a su tiempo: A.R. (Récord americano)

De forma increíble para alguien que había nadado 20 segundos más lento en el mismo día, el tiempo de Stockwell de 5:03 rompió el récord estadounidense y la colocó en el tercer lugar del mundo.

“Ni siquiera había mirado los registros estadounidenses. Quiero decir, estaba tan lejos de ellos en las pruebas Paralímpicas. Y, ya sabes... rebajar 20 segundos de la carrera de la mañana a la noche. Quiero decir, no sé qué pasó, pero fue increíble".

El viaje a la gloria Paralímpica

A pesar de participar en tres pruebas, los Juegos Paralímpicos de Pekín acabaron siendo una experiencia decepcionante para Stockwell, quien no pudo llegar a ninguna final.

“No tuve buenas actuaciones”, explica la deportista, recordando la decepción que sintió. "Y en ese momento, quiero decir, esa era mi vida".

Pero, en muchos sentidos, Pekín fue el catalizador de la gloria que la esperaba. Porque en 2009, se cambió al Para triatlón, una decisión que dio buenos resultados.

“Eso fue en realidad algo que tampoco esperaba... después de Pekín 2008, es gracioso”, recuerda.

“Pensé, soy vieja. Tengo 28 años, soy demasiado mayor. No voy a seguir en los Juegos Paralímpicos. Y luego, en 2009, hago un triatlón, me enamoro de la prueba, me enamoro del deporte”.

En 2010, Stockwell se convirtió en Campeona Mundial de Para triatlón ITU, título que retuvo en 2011 y 2012.

La medallista de bronce más feliz de Río

En 2016, Stockwell finalmente alcanzó la gloria Paralímpica. Para entonces, ya había tenido un bebé y, mientras buscaba regresar a la competición de élite, se le ofreció un lugar por invitación en el equipo de los Estados Unidos. Aunque fue tres veces campeona del mundo, el podio parecía muy lejos de la realidad.

Pero, una vez más, Stockwell logró lo improbable, terminando la carrera en tercer lugar.

Fue un momento que la deportista apreciará por siempre.

“Sabes, quiero decir, es tan cursi decir eso, como que los sueños se hacen realidad. Pero quiero decir que realmente sucedió y obtuve una medalla de bronce. Pero la sentí como un oro. Fui la medallista de bronce más feliz de Río. Estaba fuera de control, como por pura alegría".

Cuatro años después, con 40 años, la deportista vuelve a soñar, esta vez con otra medalla en los Juegos de Tokio el próximo año. Sería una notable continuación del viaje para una atleta que se consideraba "demasiado mayor" cuando compitió en Pekín a los 28 años.

“El objetivo es estar de regreso en Tokio, usar ese uniforme y volver al podio. Entreno con mis compañeros de equipo con los que corrí en Río. Nos empujamos unos a otros. Nos motivamos unos a otros. Y sí, el objetivo es volver al podio", explica.

Y, ¿quién apostaría en contra de que otro sueño se hiciera realidad para esta deportista?

Puede escuchar la entrevista completa con Melissa Stockwell en el siguiente enlace:

Podcast con Melissa Stockwell (en inglés)