Markus Rehm: "No permitas que nadie te diga lo que puedes o no puedes hacer"

Markus Rehm de TSV Bayer 04 Leverkusen compite en la final masculina de salto de longitud en el Campeonato Alemán de Atletismo de 2018 en Max-Morlock-Stadionon en Nuremberg, Alemania. (Foto de Alex Grimm/Bongarts /Getty Images)
Markus Rehm de TSV Bayer 04 Leverkusen compite en la final masculina de salto de longitud en el Campeonato Alemán de Atletismo de 2018 en Max-Morlock-Stadionon en Nuremberg, Alemania. (Foto de Alex Grimm/Bongarts /Getty Images)

Hoy falta un año para la final de salto de longitud de los Juegos Paralímpicos. Tokio 2020 habla con el triple medallista de oro Paralímpico Markus Rehm sobre los Juegos del próximo año, su amor por Tokio y lo que significa ser una inspiración para la próxima generación

Cuando se celebren los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 el próximo año, una de las estrellas indudables será el saltador de longitud y el medallista de oro reinante en 4x100 m, Markus Rehm. Apodado “The Blade Jumper”, Rehm ha conquistado el mundo del salto de longitud, registrando una marca de 8,48 m. Esta distancia no es solo un récord mundial, sino que también habría sido suficiente para ganar el oro en los dos últimos Juegos Olímpicos.

Ahora, con Tokio 2020 a solo un año de distancia, Rehm tiene la vista puesta en una histórica tercera medalla de oro que consolidaría su lugar como una verdadera leyenda Paralímpica.

"Ese es el mayor objetivo para mí", explica Rehm en una entrevista exclusiva con Tokio 2020.org. "Este año solo tenemos dos competiciones, no muchas, pero solo trato de aprovechar el tiempo para entrenar y llevar la tercera medalla de oro a casa".

Al igual que el resto de los atletas, los entrenamientos de Rehm y sus perspectivas se han visto interrumpidas debido a la pandemia del COVID-19, pero más que cualquier impacto físico, es el aspecto mental de la postergación lo que más le ha afectado.

“Creo que este año se trata de fortaleza mental. Físicamente, puedo saltar bien, pero me veo luchando contra la idea que no hay una gran meta. Creo que es un gran desafío para todos nosotros, un desafío mental", explica Rehm.

Mirando más allá de Tokio

Como atleta que ahora está entrando en las últimas etapas de su carrera (recientemente cumplió 32 años), podría ser fácil pensar que Rehm podría considerar retirarse después de sus terceros Juegos Paralímpicos el próximo año. Pero a pesar de que es algo que el deportista ha contemplado, ahora está adoptando un enfoque más mesurado.

"Todavía no estoy seguro... Siempre dije que mientras compita a un alto nivel, quiero competir. Y siempre que disfrute de lo que estoy haciendo".

Y el aplazamiento de los Juegos, irónicamente, puede servir para prolongar una carrera en la que Rehm ha ganado tres medallas de oro Paralímpicas, cuatro de oro en el Campeonato del Mundo y cinco de oro en Europa.

“Si me hubieras preguntado en Río, te hubiera dicho 'Sí, Tokio definitivamente será mi último gran evento'. Pero ahora está pospuesto hasta 2021, solo quedan tres años hasta París, así que... '¡Veré! Tengo que escuchar a mi cuerpo. Pero mientras disfrute de lo que estoy haciendo, mientras pueda mantener un buen nivel, intentaré seguir haciéndolo. ¡Lo dejo abierto!".

Markus Rehm de Alemania tras ganar el salto de longitud masculino - Final T44 en los Juegos Paralímpicos Río 2016 en el Estadio Olímpico (Foto de Lucas Uebel/Getty Images)
Markus Rehm de Alemania tras ganar el salto de longitud masculino - Final T44 en los Juegos Paralímpicos Río 2016 en el Estadio Olímpico (Foto de Lucas Uebel/Getty Images)
2016 Getty Images

Estableciendo nuevos estándares de excelencia

Rehm es la encarnación viviente de alguien que no ha dejado que un impedimento físico limite su potencial. Y si puede inspirar a la gente en algo es en el hecho de que no deja que nadie defina lo que él puede lograr.

"No tengo que ser el modelo a seguir, pero quiero mostrar una opción, ser un ejemplo. Muestro lo que puedes llegar a ser”, explica el atleta nacido en Göppingen.

“No permitas que nadie te diga lo que puedes hacer o lo que no puedes hacer. Creo que si alguien hubiese dicho cuando comencé a hacer deporte, 'un día vas a competir contra atletas Olímpicos y vas a ganar', no lo habrían creído. Pero demostré que es posible. Y si la gente ve eso y se inspira, creo que es el mejor cumplido".

De hecho, la mayor fuente de orgullo de Rehm proviene del hecho de que es un ejemplo para los más jóvenes, como sucedió hace poco cuando un cliente suyo lo nombró como su mayor inspiración.

“Vi el otro día una entrevista de un niño muy pequeño. Es uno de mis clientes porque también construyo prótesis. Así que lo conocí cuando estaba en el hospital y le construí una prótesis. Vi una entrevista con él y le preguntaron '¿Cuál es tu inspiración más importante?' Y él dijo mi nombre".

"Incluso ahora me emociono por esto, porque creo que este es el mayor cumplido que puedes hacerme si me dices que he inspirado a alguien".

También sería genial si el récord alemán lo tuviera un atleta Paralímpico y no un atleta Olímpico.

Creo que esto sería quizás un pequeño pellizco para la comunidad Olímpica

Pero da la impresión de que el cielo es realmente el límite para Rehm, cuyos objetivos actuales van más allá de la competición Paralímpica de los Juegos del próximo año.

¿Podría quizás romper el récord mundial de salto de longitud de 8,95 m de Mike Powell que no ha sido superado desde 1991?"

“Creo que 8,50 m es la barrera que separa a los grandes saltadores de longitud de los mejores. Y quiero ser uno de los mejores, así que 8,50 es el próximo objetivo. Una vez que supere los 8,50, creo que 8,54 no está tan lejos, y este es el récord alemán, que tiene 30 años. Creo que es hora de establecer una nueva fecha para ese récord".

“También sería fantástico si el récord alemán lo tuviera un atleta Paralímpico y no un atleta Olímpico. Creo que esto sería quizás un pequeño pellizco para la comunidad Olímpica. Sería una prueba de que estamos al mismo nivel que los atletas Olímpicos, y no tenemos que escondernos con nuestros resultados detrás de nadie".

Con el corazón en Tokio

Cuando los Juegos Paralímpicos se celebren el próximo año en Tokio en un evento que el presidente del IPC, Andrew Parsons, describe como un “momento histórico para la humanidad”, Rehm tendrá una razón más personal para disfrutar de esta ocasión trascendental. Su amor por la capital japonesa.

“Simplemente disfruto cada vez que voy allí, y para ser honesto, estaba realmente triste por no poder ir este año. Ya estuve allí cinco o seis veces y siempre es agradable ir".

“La cálida bienvenida, cómo se comportan los japoneses, cómo se comunican contigo, realmente disfruto. Debo decir que también me encanta la cocina japonesa... es increíble".

"Creo que la primera impresión de Japón fue muy buena y me hace feliz volver siempre".

Conectando los Juegos

Como alguien que ha derribado tantas barreras en su carrera, no es una sorpresa que Rehm espere una mayor conexión entre los Juegos Olímpicos y Paralímpicos en el futuro, tal vez incluso comenzando con un evento combinado para marcar el traspaso entre las dos competiciones.

“Si esto sucede algún día, e incluso si ya soy un viejo y estoy sentado en mi sofá viendo los Juegos, si un día pudiera ver que hay un relevo entre atletas Olímpicos y Paralímpicos, como un evento de conexión, creo que empezaría a a llorar porque esto es algo de lo que he estado hablando durante muchos años”, explica.

"Creo que sería una gran señal, porque ¿por qué tenemos que detener los Juegos Olímpicos y abrir los Juegos Paralímpicos?"

"Tenemos ocho carriles, tenemos ocho naciones, tenemos dos atletas Olímpicos y dos Paralímpicos por cada nación. Y luego hacemos una competición. Simplemente bajamos la llama, simbólicamente, como la batuta de relevo, y tenemos un relevo de 4x100 y el ganador simbólicamente trae de vuelta la llama y dice "ahora continuamos".

“Dices, 'esta es la conexión. Estamos juntos y no separados'. Creo que ese sería un gran símbolo. Si pudiera ver esto en cualquier momento, creo que sería genial".

Es una idea con la que incluso el presidente del Comité Paralímpico Internacional, Andrew Parsons, parece estar de acuerdo, como explicó en su reciente entrevista con Tokio 2020.

“Tener algún evento combinado, ya sabes, mostrar algo de integración, enviar un mensaje muy fuerte, creo que seria absolutamente una buena idea”, coincide Parsons.

“¿Por qué no tener algunos eventos integrados, para impulsar, promover y enviar un mensaje muy fuerte de inclusión e integración? Tal y como plantea Rehm, las opciones están sobre la mesa.

Markus Rehm: "Mostré que es posible"