Luca Ekler: "El atletismo me ayudó a aceptarme como soy"

Luca Eckler celebra su victoria en salto de longitud en el Campeonato Mundial 2019 en Dubai.
Luca Eckler celebra su victoria en salto de longitud en el Campeonato Mundial 2019 en Dubai.

La saltadora de longitud húngara quiere inspirar a otros a unirse al deporte compartiendo su viaje para convertirse en campeona del mundo

Con sólo 21 años, Luca Ekler ya es campeona europea y mundial de Para atletismo. Pero la saltadora de longitud húngara dice que este deporte le ha dado mucho más que sus títulos.

"He conocido a muchas personas con la misma discapacidad que la mía", dice. "Cuando estoy compitiendo con personas con discapacidades siento que he encontrado mi lugar. Llamarme Para atleta significa todo para mí".

Ekler fue la única húngara que obtuvo una medalla de oro en los Mundiales de Berlín 2018 y Dubai 2019. En un país apasionado por los deportes acuáticos, quiere que su historia inspire a otros a unirse a ella en el atletismo.

La saltadora en largo de la clase T38 suele competir contra atletas sin discapacidad, pero dice que la situación ha empezado a mejorar gracias a la promoción de los deportes Paralímpicos en las escuelas y a las iniciativas de los atletas y del Comité Paralímpico Húngaro.

"Como atletas podemos hacer mucho para que la gente nos acepte y nos trate igual, porque todos somos iguales. Todos somos personas", comenta.

"En Hungría la gente quiere ayudar, pero muchos tienen miedo de lo desconocido. Nuestro trabajo es introducirlos en el mundo de las personas con discapacidad a través de la inclusión".

"Mi misión también es ayudar a los demás a aceptarse a sí mismos y ser la mejor versión de lo que son. Esto me da más fuerza que cualquier otra cosa. Espero que mis resultados sean una motivación para ellos. Siempre estaré agradecida por cómo ha resultado mi vida".

El Para atletismo ayudó a Ekler a dar un giro a su vida después de que sufriera un derrame cerebral a la edad de 10 años y quedara paralizada por su lado izquierdo.

"El Movimiento Paralímpico y el Para atletismo me ayudaron a aceptarme como soy. Me hicieron sentir completa", explica.

Como una niña loca por los deportes, había disfrutado jugando al tenis, al fútbol, al voleibol y al atletismo, y luego, sin previo aviso, todo cambió: "Celebré mi undécimo cumpleaños en una silla de ruedas".

"Mi médico me aconsejó que no volviera a hacer deporte, pero sabía que no podía vivir sin él. Cuando corro, siento que soy libre y cuando hago salto de longitud, estoy volando, y nadie puede quitarme eso".

"También me dijeron que sería mejor no estudiar deporte, pero no había nada más que quisiera hacer con la misma pasión".

Apoyo familiar

Ekler recibió el apoyo de su familia en su casa de Szombathely, a unos 220 km de Budapest. Su padre Jozsef es gerente de logística de transporte y su madre, Imola, profesora.

También tiene tres hermanos menores, Bendeguz, Zsombor y Botond, que juegan al waterpolo junto a los dos mayores en la selección.

"Tuve una hermosa infancia deportiva con una gran familia cariñosa y muchos buenos amigos", dice. "[Después de mi derrame] ellos estuvieron a mi lado todo el camino, lo que me ayudó a salir de la situación como una ganadora".

Pero también debió enfrentarse a tiempos oscuros: "Al principio no entendía del todo lo que me estaba pasando. Los años siguientes fueron más difíciles de aceptar todo lo que pasé y convertirme en lo que soy".

Ekler no pudo participar en el deporte durante un año mientras aprendía a caminar y a correr de nuevo. En 2011 comenzó a hacer atletismo después de unirse a su padre en una de sus sesiones de entrenamiento.

A los 13 años compitió en su primer campeonato nacional en el salto de longitud y en el relevo de 4x100 metros. No fue hasta el 2017 que tuvo su introducción en los Para deportes.

"De niña no vi a muchos niños con una discapacidad como la mía, así que intenté inspirarme en todo. Después de mi rehabilitación, sabía que iba a hacer deporte, inicialmente, sólo para moverme de nuevo. Pero tenía la sensación de que me esperaban grandes cosas y que lo mejor estaba por venir".

El impacto de Londres

"Vi el Campeonato Mundial de Para Atletismo [Londres 2017] por televisión y vi a las hermanas húngaras Biacsi competir. Fue entonces cuando pensé por primera vez que podría competir con ellas".

Las hermanas gemelas de 34 años estuvieron en los 1500 m T20 con Bernadett ganando el oro y el bronce de Ilona.

Sólo un año después se unió al equipo nacional en el Campeonato Europeo de Berlín, donde ganó el oro en salto de longitud y el bronce en 200 m T38.

"Fue una sensación increíble. Lloré cuando me di cuenta de que había ganado". Su novio, Levente Lajtos, su familia, amigos y compañeros de equipo la animaron.

Luca Eckler establece un nuevo récord mundial de salto de longitud (5,51 m) en el Gran Premio de Grosseto de 2019.
Luca Eckler establece un nuevo récord mundial de salto de longitud (5,51 m) en el Gran Premio de Grosseto de 2019.
Marco Mantovani/FISPES

El "mayor sueño de Ekler se hizo realidad" cuando se clasificó para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, que ahora se celebrarán el próximo año, después del oro en el salto de longitud en Dubai. También ganó la plata en 100 m y 200 m T38.

Antes del cierre causado por la pandemia del COVID-19, Ekler, que es entrenada por el ex campeón europeo de salto en largo, Laszlo Szalma, enseñaba deporte a los niños.

A principios de este año se graduó en administración de deportes y recreación en la Universidad de Educación Física de Budapest. Ahora está en un programa de maestría como entrenadora de atletismo.

La ganadora del premio "Para Atleta del Año" se mudó a su casa cuando la universidad cerró después del cierre. Todavía entrena seis días a la semana, ya sea sola en su gimnasio improvisado o con sus hermanos en el jardín.

"Mi entrenador y yo hablamos por teléfono todos los días", explica. "Hago videos de mis entrenamientos, que analizamos. No hay ningún obstáculo que no quiera superar. Nunca me rendiré. Siempre encontraré la manera".

Su primera aparición desde el encierro fue en julio y regresó registrando una marca personal de 5.87 m en la Competencia Internacional de Atletismo Honved Cup en Budapest.

"Cuando me di cuenta de lo que había hecho, supe que todo el trabajo duro que había hecho durante la cuarentena había valido la pena. Terminé con una muy buena temporada al aire libre, después de todo. Fue mi día más feliz del año".

De nuevo, Ekler dice que no podría haberlo hecho sin el deporte que cambió su vida.

"El atletismo me ayudó a ser yo misma, me enseñó a luchar por mis sueños, a ser paciente, y que me pasarán cosas buenas si entreno duro".

Y sobre todo, añadió: "Quiero ser la mejor posible, mejorando mis habilidades, ganando carreras y estableciendo récords. Hay tanto que puedo aprender. Acabo de empezar mi viaje".

Por Mary Barber para World Para Athletics/International Paralympic Committee