Li Zhangyu sueña con Tokio 2020 a pesar de las heridas y las dudas

Li Zhangyu sueña con alcanzar lo más alto del podio Paralímpico una vez más en Tokio.
Li Zhangyu sueña con alcanzar lo más alto del podio Paralímpico una vez más en Tokio.

El ciclista chino está listo para defender sus récords y medallas de Río 2016 en suelo japonés

Para un atleta que dedica ciento de horas por año para prepararse para las competencias internacionales más importantes, ganar una medalla significaría el mundo entero. Sin embargo, hay ocasiones en que determinadas circunstancias alteran esa lógica. Eso es lo que ocurrió con Li Zhangyu, múltiple medallista Paralímpico.

A principios de septiembre de 2016, cuando el ciclista chino aterrizó en el aeropuerto de Río de Janeiro para afrontar sus segundos Juegos Paralímpicos, su hijo tenía pocos meses de vida. 

Li pretendía revalidar las tres medallas conseguidas en Londres 2012, en la que fue su primera participación en el evento cuatrienal de mayor relevancia en el planeta: oro en contrarreloj de 1 km C1-3, plata en persecución individual C1 y bronce en contrarreloj C1. Pero una lesión amenazaba con impedir que Li llegara a Brasil en sus mejores condiciones físicas.

“Una fatiga de largo término causada por el entrenamiento, combinada con mi discapacidad, puede causar mareos que pueden afectar tanto al entrenamiento como a la competencia”, explicó. 

“Sin suficiente entrenamiento, ningún resultado en competencia está garantizado”. Era el principio de las dudas en la carrera de Li, que dedicaba más tiempo a su preparación que a su pequeño niño Tigre, como lo apoda de forma cariñosa. 

Todo interrogante pareció disiparse cuando, a pesar de todo, se colgó dos oros en Río 2016 y rompió otros tantos récords mundiales en persecución individual de 3000 m C1 y contrarreloj de 1000 m C1-3. Apenas había tenido tiempo de disfrutar cuando la misma lesión azotó otra vez. 

“Pensé en abandonar”, confiesa el atleta al referirse al 2017, un año plagado de incertidumbre. Sus prioridades estaban cambiando. “Desde que nació, mi hijo ha sido la luz de mi vida. A causa de mi entrenamiento, no pude pasar mucho tiempo en su compañía”.

El medallista de plata Mark Lee Colbourne de Gran Bretaña, el medallista de oro Zhangyu Li de la República Popular China y el medallista de bronce Tobias Graf de Alemania posan en el podio de la prueba individual de ciclismo por tiempo de 1 a 2 hombres de C1-2-3 en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012.
El medallista de plata Mark Lee Colbourne de Gran Bretaña, el medallista de oro Zhangyu Li de la República Popular China y el medallista de bronce Tobias Graf de Alemania posan en el podio de la prueba individual de ciclismo por tiempo de 1 a 2 hombres de C1-2-3 en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012.
2012 Getty Images

Determinación

De su enredo de dudas surgió la determinación necesaria para seguir adelante. Mientras en 2017 decía no estar seguro de poder estar presente en los Juegos Paralímpicos de Tokio, 2018 fue un año magnífico en lo deportivo. Li ganó el título de contrarreloj 1 km y el bronce en persecución individual en el Campeonato Mundial de Pista en Río de Janeiro.

La receta para volver más fuerte

Nada fue casual. Li salió de la incertidumbre cuando logró comprender dos cuestiones fundamentales. “Ahora trato de hacerme feliz a mí mismo, no pienso de más”, sostiene.

Ahora intenta compartir la mayor cantidad de momentos posibles con su hijo de cuatro años, pero eso no le impide “dar lo mejor cada día para terminar cada programa de entrenamiento, mantenerme en forma y mantenerme alegre”.

En cuanto a las lesiones, Li ha logrado una conquista que vale tanto o más que un récord mundial y ahora aconseja a otros atletas. “Hay que dedicar el tiempo necesario para encontrar las causas de las lesiones y así poder superarlas. Mi deseo es que todos los atletas puedan mantenerse a resguardo de las lesiones. Una lesión puede hacer muy infeliz a un gran atleta”.

Li, de 31 años, hace una década que compite. Y el ciclismo tiene aún mucho más que esperar de él. “Quiero abrirme paso en Tokio 2020”, avisa con firmeza. Ya no hay incertidumbre.

De Paralympic.org