La hora de Greg Polychronidis

Grigorios Polychronidis, de Grecia, compite en el partido por el bronce del BC3 de boccia dirante los Juegos Paralímpicos de Río 2016. (Imagen por Alexandre Loureiro/Getty Images)
Grigorios Polychronidis, de Grecia, compite en el partido por el bronce del BC3 de boccia dirante los Juegos Paralímpicos de Río 2016. (Imagen por Alexandre Loureiro/Getty Images)

El jugador griego de boccia está esperando su oportunidad de ganar el oro individual Paralímpico, por lo que incluso ha tenido que posponer su retirada. ¿Será en Tokio 2020 cuando lo consiga?

Greg Polychronidis es el número 1 del mundo en la categoría de BC3, y por lo tanto una baza fuerte para el podio donde sea que compita.

Sin embargo, su camino a lo más alto del podio no ha sido fácil.

Polychronidis, quien tiene atrofia muscular espinal, se inició en el deporte de la boccia con el sueño de participar en los Juegos Paralímpicos de Atenas 2004, celebrados en su lugar natal. Y ese sueño se hizo realidad. Entonces llegó a los cuartos de final de la prueba individual BC3.

Cuatro años después, en Pekín 2008, llegó a la final, donde, a pesar de una apretada batalla contra Keon-Woo Park, de la República de Corea, no alcanzó el oro.

"Me acuerdo del podio. Cuando estaba subiendo estaba preparado para llorar. Estaba frustrado conmigo mismo por haber perdido. Fue un desastre para mí", recordó Polychronidis en un Instagram Live.

"Después de subir al podio, cuando me di cuenta de que era uno de los tres atletas en el podio mientras que el resto no estaba ahí, me dije 'Tengo mucha suerte y tengo que estar agradecido de haber podido estar aquí'".

"Es muy difícil perder una final pero ganar una medalla es algo grande, un gran logro".

Grigorios Polychronidis, de Grecia, durante el evento de parejas mixtas de BC3 en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012. (Imagen por Gareth Copley/Getty Images)
Grigorios Polychronidis, de Grecia, durante el evento de parejas mixtas de BC3 en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012. (Imagen por Gareth Copley/Getty Images)
2012 Getty Images

Las buenas cosas llegan para quienes saben esperar

Polychronidis ganó el oro por parejas BC3 en Londres 2012, la plata individual BC3 en Pekín 2008, la plata en parejas mixtas BC3 y el bronce por parejas BC3 en Río 2016. La lista continua pero en ella aún faltaba un título: el oro individual en un Mundial o en unos Juegos Paralímpicos.

Esto cambió en los Mundiales de 2018, en Liverpool.

Fue como una nueva versión de la final Paralímpica de Río 2016, en la que Howon Jeong -de la República de Corea- ganó el oro a costa de Polychronidis. Y en los primeros compases, Polychronidis ya estaba por detrás.

"Tuve emociones diferentes", dijo.

"Había un pequeño sentimiento como de 'ya estás perdiendo otra vez'. Pero después tuve un sentimiento grande que me decía 'no, no vas a perder esto, vas a encontrar la forma de ganar'".

Polychronidis esta vez ganó. Después de 12 años de espera, el abanderado de Río 2016 logró su primer oro individual en un gran campeonato.

"Fue como un milagro".

Lo que le espera en el futuro

Ganar el oro en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 es una clara prioridad en la carrera de Polychronidis.

"Lo deseamos mucho, especialmente después de perder la final en Río", dice.

El deportista, de 39 años, recuerda de nuevo su derrota en Pekín 2008. En un principio, él iba a retirarse después de estos Juegos pero aquella derrota le inspiró para seguir adelante.

"Me dije 'No voy a parar. Estaré siempre aquí'. Y algo así pasó en Río", dice riendo.

Sin embargo, las preparaciones para Tokio 2020 -que serán los quintos Juegos para el atleta griego- evidentemente no han ido como lo planeado.

En estos momentos, el vigente campeón del mundo no sabe cuándo comenzarán sus entrenamientos normales, pero ha intentando sacar la parte positiva de la situación.

"Es un poco difícil cuando tienes cuatro años organizados en tu calendario y pasan a ser cinco. Es complicado hacerlo de nuevo, pero creo que la experiencia de los años anteriores me ayudará a organizar un nuevo calendario y dar lo mejor de mí", explica.

El aplazamiento de los Juegos también significó pausar algunos planes personales. Su mujer, Katerina, y él planeaban tener un hijo después de Tokio. Pero Polychronidis también sabe que la situación actual es mucho mayor que la suya personal.

"Es duro para todos, es una crisis mundial, no es algo que solo esté pasando a mi familia... Es una realidad y tenemos que vivir con ella. Se tienen que tomar nuevas decisiones y hacer un nuevo calendario", dice.

"No creo que tenga el derecho de estar decepcionado por lo que ha pasado con los Juegos Paralímpicos, porque es lo menos que podría haber pasado".

Con esto en la mente, Polychronidis está intentando hacer las cosas poco a poco y no pensar mucho más allá.

"Estamos al 99 por ciento seguros de que Tokio va a pasar. Pero incluso si hay una posibilidad de que los Juegos Paralímpicos sean aplazados de nuevo o algo así, no quiero pensar en el futuro después de Tokio".

"Solo tenemos que prepararnos de la mejor manera posible".

Grigorios Polychronidis en los Mundiales de Boccia 2018 de la BISFed.
Grigorios Polychronidis en los Mundiales de Boccia 2018 de la BISFed.
Steve Pope (Sportingwales)

Qué hacer con la medalla

En estos momentos, Polychronidis ocupa una posición en el Centro Internacional de la Tregua Olímpica, lo que le permite dar charlas en colegios a niños sobre el deporte, entre otras actividades.

Además, lleva sus medallas por los colegios para regalarlas.

"Creo que la medalla no es lo importante, pero eso es lo que puedes hacer cuando ganas la medalla", asume.

Polychronidis espera impartir en estas charlas la idea de "si lo intentas, si trabajas muy duro, pueden pasar grandes cosas".

"Esto no solo vale para los deportes, sino que creer en tu vida, creer en tus capacidades y dar lo mejor de ti es algo que puedes aplicar en todo lo que te gusta".