La felicidad que da el judo al iraní Kheirollahzadeh

Mohammad Reza Kheirollahzadeh, a la izquierda, tiene su mirada puesta en Tokio.
Mohammad Reza Kheirollahzadeh, a la izquierda, tiene su mirada puesta en Tokio.

El número uno del mundo vio su vida cambiar desde que empezó a practicar el deporte

La vida es dulce para Mohammad Reza Kheirollahzadeh, campeón mundial masculino de +100kg de Irán.

Tras su impresionante debut con medalla de oro en 2017 en la Copa Mundial de Judo de la Federación Internacional de Deportes para Ciegos (IBSA), celebrada en Tashkent, Uzbekistán, continuó con una serie de medallas obtenidas antes de conseguir el título mundial al año siguiente.

Actualmente lidera el ranking de judo de IBSA, pero la vida no siempre ha sido tan buena para el iraní.

"Empecé a tratar mi discapacidad más seriamente y me adapté a esta situación por mí mismo, pero a veces me sentí deprimido hasta que entré en el campo de las personas con discapacidad visual. Con el tiempo, ver el respeto de mi sociedad y ser considerado un héroe de las personas con discapacidad visual me hizo mejorar mi autoestima", dice Kheirollahzadeh.

Con un equipo de entrenadores de alto nivel y su familia a su alrededor, Kheirollahzadeh logró superar sus dudas personales.

"Siento el constante estímulo de mi familia y de mi mentor, Mohammad Reza Haj Yousefzadeh. Me ayudó a encontrarme en el nivel más alto de heroísmo y a lograr la confianza en mí mismo. Nuestros entrenadores nos motivan constantemente a creer en un futuro mejor".

También atribuye su éxito a su esposa, una de las principales jugadoras de kabaddi iraní.

"Ambos somos profesionales y eso ayuda. Realmente disfrutamos de nuestra vida juntos", cuenta Kheirollahzadeh.

Con el debut Paralímpico en Tokio 2020 a la vuelta de la esquina, Kheirollahzadeh se está entrenando duro para lograr su objetivo de conseguir el oro con el respaldo del Comité Paralímpico Nacional de Irán.

Se enfrentará a un duro escenario en la categoría masculina de -100kg, incluyendo al campeón defensor de Corea del Sur, Gwang Geun Choi. Otros, como el nuevo campeón europeo de Georgia, Revaz Chikoidze, han estado igualmente ocupados preparando sus primeros Juegos Paralímpicos.

Kheirollahzadeh encuentra otros duros oponentes como el británico Jack Hodgson, quien también tiene una discapacidad auditiva.

"Los rivales con discapacidad auditiva son específicos porque sus movimientos son impredecibles y es difícil porque nosotros, las personas con discapacidades visuales, escuchamos la voz del árbitro mientras que ellos no lo hacen y eso puede ser complicado", comenta el iraní.

Para Kheirollahzadeh, todo el trabajo y el esfuerzo valdrán la pena si eso significa quedarse con el oro. "Existe un sentimiento de orgullo cuando se levanta la bandera de mi país y resuena el himno nacional de Irán".

Por Paralympic.org