La costura es el nuevo oro de Tully Kearney

LONDRES, INGLATERRA - 9 DE SEPTIEMBRE: Tully Kearney de Gran Bretaña celebra ganar la final de 50 m estilo libre femenino S5 en el primer día del Campeonato Mundial de Para natación Allianz de Londres 2019 en el Centro Acuático el 9 de septiembre de 2019 en Londres, Inglaterra.
LONDRES, INGLATERRA - 9 DE SEPTIEMBRE: Tully Kearney de Gran Bretaña celebra ganar la final de 50 m estilo libre femenino S5 en el primer día del Campeonato Mundial de Para natación Allianz de Londres 2019 en el Centro Acuático el 9 de septiembre de 2019 en Londres, Inglaterra.

La campeona mundial de Para natación hace máscaras y bolsas para la lavandería mientras sueña con sus primeros Juegos Paralímpicos

Tully Kearney debería estar preparándose para las carreras más importantes de su vida, pero en su lugar está haciendo máscaras para su familia y sus amigos.

La siete veces campeona del mundo sacó su máquina de coser después de que se confirmara que los Juegos Paralímpicos Tokio 2020 no se celebrarían este año debido a la pandemia de COVID-19.

Con su sueño de convertirse en Paralímpica en suspenso por un año más -tenía que competir en Río 2016 pero tuvo que retirarse debido a una lesión- se dispuso a ayudar a garantizar que su familia y amigos permanecieran seguros y saludables durante la crisis.

Kearney encontró un patrón en Internet y usó sus habilidades de costura para hacer máscaras faciales de colores brillantes, con filtros, en ellas.

"No son de grado médico, pero hicieron felices a mi familia y amigos", dice. "Las hice con material de sobra que ya tenía. Encontré un sitio web que tenía el diseño y lo imprimí."

Sus otros actos altruistas durante la crisis de COVID-19 incluyen hacer bolsas para la lavandería para dar al personal de su hospital local. Esto significa que pueden llevar su ropa de trabajo a casa de forma segura y lavarla sin sacarla de la bolsa.

La nadadora de 22 años siempre ha disfrutado coser. Hace unos años, empezó a hacer collares, pañuelos y pajaritas para gatos y perros, y los vendió por Internet. Los animales son otra de las pasiones de Kearney: tiene tres gatos y un perro.

Por suerte para la Para nadadora británica, su equipo de costura y tela estaban en la casa de su madre en Birmingham, donde ahora se encuentra en autoaislamiento. Normalmente vive y se entrena en Manchester, donde estudia fisiología en la universidad.

Superar los desafíos

La actual campeona mundial de 50, 100 y 200 metros libres S5 se estaba preparando para competir en las Series Mundiales en Sheffield este mes. Pero el evento fue cancelado, junto con otros grandes eventos deportivos, cuando entraron en vigor las órdenes de distanciamiento social y de autoaislamiento del gobierno del Reino Unido.

Tras la repentina interrupción de su calendario de natación, Kearney cambió su atención a mantenerse a sí misma y a los demás mental y físicamente motivados durante el encierro.

No es ajena a la superación de obstáculos. Kearney nació con parálisis cerebral y fue diagnosticada con distonía, una condición neurológica, cuando era adolescente.

Desde entonces se ha deteriorado y ha sufrido innumerables lesiones, lo que la ha llevado a ser reclasificada en el deporte.

Pero Kearney se ha defendido y ha establecido récords británicos y europeos antes de terminar el año pasado como número 1 del mundo en tres eventos de estilo libre S5. No es sorprendente que crea que también superará este difícil momento.

"La razón por la que no me he dado por vencida es porque no he logrado mi objetivo de convertirme en Paralímpica. Quiero demostrar a otros atletas con condiciones neurológicas o progresivas, como la distonía, y a los cirujanos que pensaron que nunca más volvería a nadar, que se puede hacer y que no se debe descartar a nadie", explica.

"Cuando me enteré de que Tokio no iba a suceder este año, me decepcioné", afirma. "Me pregunté si había trabajado cuatro años para nada. Pero me facilitó saber que no sólo me estaba pasando a mí, a diferencia de Río, cuando fui la única del equipo de Gran Bretaña que se retiró por lesión. Sería una historia increíble contarles a mis hijos y nietos que fui a los Juegos Paralímpicos 2020 en 2021".

Rutina en aislamiento

Mientras tanto, Kearney está instando a todos los que están atrapados en casa a crear una rutina diaria, que incluye ejercicio y hacer cosas que disfrutan. También incluye mantenerse en contacto con la familia, los amigos, los colegas y la gente de su comunidad.

Kearney trabaja como voluntaria en un servicio telefónico.

"Sería muy fácil sentir lástima por uno mismo y estar deprimido por la casa, pero eso no sería bueno para tu salud mental o física".

"Es importante tener una rutina diaria y recordar que hay que lavarse las manos y usar desinfectante para detener la propagación del coronavirus. El antiguo colega de mi padre en la policía lo tiene y está en cuidados intensivos, así que ha causado un impacto en mi casa", añade.

En lugar de trabajar con equipos de última generación en Manchester, Kearney ahora se dirige todas las mañanas al garaje de su casa donde su familia ha montado un gimnasio improvisado para ella. Vive con su madre, Amanda, que es terapeuta del habla y del lenguaje, pero que actualmente ayuda al NHS, el sistema de salud pública de Gran Bretaña. Su hermano mayor, Luke, que es un trabajador sanitario del NHS, le ha dado algunos de sus equipos.

Pero lo más importante es su cinta de correr, que fue adaptada para permitirle usar su apoyador. La placa de pecho le quita la tensión de su hombro. "Normalmente salgo a correr con él en el parque, pero ahora lo uso en el interior de mi cinta de correr. Mi estado físico está bien considerando la interrupción actual".

A diferencia de algunos atletas, que han elegido tomarse un tiempo libre ahora, Kearney debe seguir haciendo ejercicio o su condición podría empeorar. Se ejercita hasta tres horas al día antes de relajarse en un jacuzzi en el jardín.

Sus entrenadores se mantienen en contacto mediante videoconferencias para ver si está haciendo ejercicio correctamente o para cambiar su rutina. Kearney también se une a las charlas del equipo de video con otros nadadores de élite y el personal. Se apoyan mutuamente, sin importar los desafíos que enfrenten. "Me gusta tanto nadar, por eso he luchado tanto para volver", concluye.

View this post on Instagram

Been busy the past couple of days making a little gym in the garage and finding a way of getting my racerunner on the treadmill so that I can run further without irritating my shoulders and so I don’t have to leave the house! Was extremely surprised when the frame fit though the gap between the display and floor so decided to put the wheels on. The treadmill is 20cm off the floor so raised the seat and chest plate as much as possible and added books to make it the right height then added yoga straps and belts to hold it to the frame of the treadmill so I wouldn’t just fly off. Going to get an actual mount welded after all this is over but for now books and yoga straps are working fine 🤣 #racerunning #improvisation #karrimorpace #quest88

A post shared by Tully Kearney (@kearneytully) on

Mary Barber para Paralympic.org.