KAWAMOTO Shota pedalea más allá de los límites en busca de la gloria Paralímpica

Kawamoto Shota 自転車_川本選手_02

El ciclista de pista y carretera espera ganar un oro en los Juegos que tendrán lugar en suelo propio y poder dedicárselo a todos aquellos que le han animado en su camino a Tokio

KAWAMOTO Shota es un ciclista Paralímpico que en estos momentos es el cuarto del mundo en el ránking de élite masculina C2 de ciclismo en pista Paralímpico.

Uno de los favoritos a ganar una medalla en los próximos Juegos Paralímpicos ha hablado para Tokio 2020 para descubrir qué le fascinó del ciclismo en ruta y qué le ha enganchado a este deporte.

Velocidad y curvas: la genial esencia del ciclismo

El ciclismo Paralímpico se divide en dos disciplinas: en ruta, donde los ciclistas compiten en un recorrido en carretera; y en pista, en el que los competidores están en un velódromo, un lugar especial con pistas ovaladas. Mientras los ciclistas en ruta alcanzan velocidades por encima de los 45km/h, los de pista, que no compiten al aire libre, pueden llegar a ir tan rápido como 50 o 60 km/h.

"La alta velocidad es lo que hace del ciclismo algo divertido. Incluso ciclistas con una sola pierna pueden seguir el ritmo de los otros en el evento de contrarreloj individual. Además, la imagen de docenas de ciclistas bajando un puerto, girando en curvas a máxima velocidad y en sincronía, es algo que te roba el aire. Muy poderoso. Creo que el ciclismo es un deporte genial", dice Kawamoto.

(c) JPCF

Pedaleando desde preescolar

La primera vez que Kawamoto montó en bici estaba en preescolar. Con la ayuda de sus padres y sus vecinos, empezó a pedalear, después de que sus padres le compraran la bicicleta que él había pedido. Su pierna izquierda fue amputada debido a una enfermedad que sufrió con dos meses de vida, por lo que solo pedaleaba con la pierna derecha.

Después de un número incontable de pruebas-errores, como atar su pie al pedal con una cuerda, aprendió a andar en bicicleta con solo una pierna.

"Conforme me hacía mayor, era más capaz de pedalear sin una cuerda atada a mi pie. Como caminar con una pierna era más difícil, solía ir al colegio o a jugar con mis amigos con una bicicleta normal. Me sentaba en la bici y 'andaba' utilizándola como una patineta. Siempre estaba con mi bici".

Cambiar el béisbol por el ciclismo adaptado

Kawamoto siempre ha estado encima de una bicicleta desde que era muy pequeño. Sin embargo, no tomó el ciclismo como deporte. En el insituto Joge de la prefectura de Hiroshima, se unió al equipo de béisbol. Para correr en el campo, utilizaba una muleta.

Después de un tiempo, decidieron que le hicieran una pierna protésica, lo que le hizo conocer a un miembro de la Dream Baseball League de Japón. Una liga dedicada a jugadores con discapacidades físicas. Este encuentro propició que Kawamoto se uniera a esta liga durante su segundo curso de instituto. Allí se convirtió en un prominente jugador, y entró en la selección de Japón.

Pero fue también más o menos en este momento cuando Kawamoto conoció el ciclismo adaptado.

"Un miembro de la absoluta de la Dream Baseball League de Japón me estuvo hablando sobre el ciclismo Paralímpico, y esto acrecentó mi interés por este deporte", cuenta.

Cuando probó a tomar una bici por primera vez, le sorprendió por todas las opciones mecánicas que ésta ofrecía. Y, además, KENJO Taishi, el seleccionador del equipo nacional japonés de ciclismo Paralímpico, le animó a que probara el deporte. Y así es cómo Kawamoto se cambió del béisbol al ciclismo a la edad de 19 años, un año antes de los Juegos Paralímpicos de Río 2016.

Tokio 2020 / Shugo TAKEMI

Asegurar la plaza de Río 2016

Su larga experiencia en las bicicletas comunes, de ciudad, no era suficiente para ser un ciclista Paralímpico. En una bicicleta deportiva, el mero acto de ir en bici era al principio laborioso, incluso solo por diez minutos. Así que el primer objetivo de Kawamoto fue simplemente acostumbrarse a andar en una bicicleta de carreras.

"Para familiarizarme con una bicicleta de carreras, traté de andar en ella todo el tiempo que podía, correr con ella, y hacer entrenamientos con ella. De manera persistente, repetía esto una y otra vez", explica.

Pero su innata habilidad para el deporte hizo que diera grandes pasos y solo seis meses después, se clasificó para los Juegos Paralímpicos de Río 2016. Entonces, con solo ocho meses de experiencia en el ciclismo de competición, finalizó en la octava plaza de la prueba de persecución individual en 3.000 m en la categoría de C2.

Aún así, encontró varios temas sobre los que trabajar. Ahora, a solo unos meses de Tokio 2020, sigue mejorando su nivel ciclista y acortando sus tiempos.

Nuevas maneras de entrenar

Kawamoto ha comenzado a trabajar el fortalecimiento de la parte izquierda de su cuerpo. En vez de depender solo de su pierna derecha, quiere sacar lo mejor de lo que queda de su pierna izquierda y, así, tener más estabilidad.

"Me preguntaba qué pasaría si pudiera fortalecer el lado izquierdo, a pesar de no tener pierna. Pensé que mi cuerpo sería mejor para el ciclismo cuanto mayor equilibrio tuviera", expica.

El ciclista Paralímpico está intentando descubrir nuevas vías de entrenamiento, además de incorporando nuevas ideas de entrenamiento que le han dado otros ciclistas.

"Pruebo todo tipo de cosas, como recorrer grandes distancias, intentar mantener una buena postura, mejorar las habilidades en las curvas, y trabajar en mis músculos. Si pudiera coordinar todos los elementos de la mejor manera, debería de poder correr bien. Después de cinco años en el deporte, mi fuerza en el core ha mejorado, y mi forma va siendo más estable. Ahora puedo aprovecharme mejor de las técnicas", dice Kawamoto con orgullo.

Entrenar puede ser duro algunas veces, pero eso es precisamente lo que le da a él un sentimiento de estar completo cuando consigue completarlo.

"Hay momentos en los que entrenar puede ser duro y muy cansado, pero es divertido juntarme con mis compatriotas para animarnos los unos a los otros y compartir lo duro que ha sido. Creo que lo que me ha enganchado de este deporte ha sido la diversión de trabajar duro, pero a la vez divertirme con mis amigos", explica.

Ganar un oro en Tokio 2020

Kawamoto es mejor en el evento de pista, en el que pone en práctica toda su fuerza para padalear con velocidad con la esperanza de recortar otras décimas de segundo. Sin embargo, a él también le gusta el evento en carretera, lo que le hace salir de cualquier límite con su tenacidad mental.

"Tanto en pista como en carretera, me siento grande cuando acabo arriba, me convierto en el número uno o consigo un buen tiempo. He oído que el recorrido en Tokio 2020 tiene varias ascensiones, por lo que el resultado es impredecible. Además de los dominadores, otros ciclistas también pueden acabar entre los mejores. El recorrido requiere técnica, y eso es algo que la gente tendrá ganas de ver".

Kawamoto espera ganar una medalla de oro en Tokio 2020 para dedicársela a todos aquellos que le han apoyado.

"Cuando tomé una bicicleta por primera vez en mi vida, me caí. Pero mis padres me dejaron seguir andando en bici. Si no lo hubieran hecho, no estaría donde estoy ahora. Así que estoy muy agradecido con ellos. Si no hubiera ido al Instituto Joge, tampoco habría empezado con el béisbol, lo que significa que no habría encontrado el ciclismo".

"Haciendo retrospectiva, este es el resultado de muchas coincidencias que me han llevado hasta aquí. Estoy agradecido con todos con los que alguna vez he estado, como Mr. Kenjo, el mánager del equipo de Para ciclismo de Japón, quien intentó ayudarme incluso cuando yo no daba los resultados. Espero aprovechar mi experiencia en Río 2016 y darlo todo sin remordimientos en Tokio 2020. En casa. Me gustaría mostrar a la gente de Japón lo duro que lo estoy intentando".

El ciclismo ha expandido el potencial de Kawamoto. Del mismo modo, cree que si la gente lo prueba, encontrará un deporte que puede cambiar sus vidas.

"En el ciclismo Paralímpico, hay también biciletas tándem para dos ciclistas, triciclos y bicicletas de mano. Además de las bicicletas, que son las que yo tengo. Hay también otros deportes adaptados además del ciclismo. Si alguno te interesa, pruébalo. Estoy seguro de que lo pasarás bien".

(c) JPCF