Elie Enock sueña con liderar la esperanza de Vanuatu en Tokio

Elie Enock, de Vanuatu, lanza el peso en el evento de F57 en el Mundial de 2019, en Dubai. (Imagen por Bryn Lennon/Getty Images)
Elie Enock, de Vanuatu, lanza el peso en el evento de F57 en el Mundial de 2019, en Dubai. (Imagen por Bryn Lennon/Getty Images)

"Todos los sueños para mi vida fueron aplastados, pero luego me involucré en el Para deporte y todo cambió para mí"

Elie Enock tenía sólo 20 años cuando un accidente automovilístico cambió el curso de su vida.

"Estuve en un accidente de coche muy grave y aunque tuve la suerte de no perder la vida, la pérdida de mi pierna izquierda por encima de la rodilla fue un golpe devastador para mí cuando era joven", dijo.

"Durante un tiempo estuve muy deprimida. Tenía miedo de salir en Vanuatu porque la gente te discrimina y dice cosas malas de ti. Todos mis sueños fueron aplastados, pero luego me involucré en el Para deporte y todo cambió para mí".

Aunque Enock tenía formación en baloncesto cuando estaba en la escuela secundaria, pasaron ocho años después del accidente para que volviera a descubrir esa pasión por el deporte en una sesión de identificación de talentos dirigida por la Fundación Agitos y el Comité Paralímpico de Oceanía en 2016.

Actualmente, es una de las perspectivas más brillantes de Vanuatu para los Juegos Paralímpicos Tokio 2020.

"Me entreno en tiro y jabalina, y también en remo. ¡Es genial!" dijo la atleta de 31 años.

Después de haber competido internacionalmente por primera vez en los Mini-Juegos en diciembre de 2017, y luego otra vez en los Juegos Arafura y en el Campeonato Mundial de Para Atletismo en Dubai el año pasado, el Para atletismo es el principal foco de atención de Enock mientras apunta a su debut Paralímpico.

Y su trayectoria es empinada.

"Cuando me seleccionaron para representar a Vanuatu en los Mini Juegos, apenas podía creerlo. Mi familia y mi comunidad estaban tan orgullosos de mí", dijo Enock.

"Cuando salí con el equipo de Vanuatu en el estadio Korman con el uniforme de Vanuatu, frente a ese enorme público, estaba tan llena de orgullo y emociones".

"¿Quién hubiera pensado que una madre soltera, una amputada podría alcanzar tal sueño?"

Tras su debut, volvió a casa con el bronce de los Juegos Arafura, y aunque no se clasificó para la final de Dubai, dijo que la experiencia la preparó para una carrera prometedora.

"Competí en bala sentada en Dubai, pero fue mi primera vez frente a una gran multitud, y también con algunos de los campeones de todo el mundo", dijo.

"Estaba un poco nerviosa pero creo que también me ayudará a mejorar más la próxima vez para otras competiciones. También he aprendido de todos mis errores".

Poniendo en práctica lo aprendido, Enock entrena todos los días, equilibrando la fuerza y las sesiones de acondicionamiento dos veces a la semana, y pasando muchas horas en el campo cada dos días.

También se asegura de llegar a sus sesiones de Para remo todos los jueves por la mañana.

"Me encanta estar en el agua. Con el entrenamiento cruzado me he vuelto más fuerte y en forma", dijo.

"Pero no importa lo ocupada que esté, hago tiempo".

"Sí, el Para deporte ha cambiado mucho mi vida. Me ayuda a saber que el hecho de tener una discapacidad no te impide alcanzar tus objetivos e incluso me ayuda a darme cuenta de lo que puedo hacer con mi discapacidad".

"Siempre piensa en positivo en cualquier cosa que hagas. El Para deporte es como una familia feliz".

Por Paralympic.org