El equipo de baloncesto en silla de ruedas de la República de Corea sigue adelante sin su difunto entrenador

El fallecido HAN Sa-Hyun (primera fila, dcha.) dirigió al equipo en los clasificatorios para Tokio 2020 en los Campeonatos Regionales de 2019.
El fallecido HAN Sa-Hyun (primera fila, dcha.) dirigió al equipo en los clasificatorios para Tokio 2020 en los Campeonatos Regionales de 2019.

La última gran competición de HAN Sa-Hyun con la selección aseguró su clasificación para Tokio 2020.

El surcoreano Seung-Hyun Cho trata de mantener una perspectiva positiva respecto a la postergación de los Juegos Paralímpicos Tokio 2020. El aplazamieno le dio a su joven equipo de baloncesto en silla de ruedas un año extra para prepararse. De todas maneras, también significó que deberán jugar sin su entrenador Sa-Hyun Han, quien falleció en los últimos meses.

"Si Tokio 2020 se hubiera celebrado en 2020, Han se hubiera convertido en el primer surcoreano en participar en los Juegos Paralímpicos como atleta y entrenador", dijo Cho. "Estábamos muy cerca de hacer realidad nuestro sueño".

Su amado entrenador perdió la batalla contra el cáncer el 26 de septiembre de 2020, y fue un periodo doloroso para el combinado nacional.

"En el último agosto fue el último encuentro del equipo, justo cuando lo habían conectado a un respirador", dijo Cho, el capitán del equipo. "Deseaba que aunque sea fuera capaz de ver nuestra actuación en 2021".

La participación surcoreana en los próximos Juegos Paralímpicos es la culminación de un proceso que ha llevado varios años. Y ahora el equipo los disputará para honrar la memoria y el honor de su entrenador.

Terminar con 20 años de sequía

Han fue parte del equipo de baloncesto en silla de ruedas en los Juegos Paralímpicos de Sídney 2000, la última aparición del país en los Juegos.

Su otra participación fue en Seúl 1988, asegurándose un lugar automáticamente como anfitriones. Trataron de regresar a la máxima cita y estuvieron cerca en Londres 2012, pero una dolorosa derrota por 78-77 frente a Japón en el Campeonato de Asia y Oceanía 2011 frustró su ilusión.

"Asumo una gran responsabilidad por esa derrota tras haber fallado dos tiros libres cruciales en el último cuarto", reflexionó el pivote KIM Dong-Heyon, quien decidió jugar fuera de su país y se convirtió en el primer coreano en hacerlo.

"Al final, eso me empujó a afrontar el desafío en Italia, porque quería volver en mejor forma al equipo".

La República de Corea tenía altas expectativas de alcanzar los Juegos Paralímpicos Río 2016. Pero un cuarto lugar en el Campeonato Mundial 2015 arruinó sus posibilidades y forzó al plantel a reconstruirse rumbo a 2020. Perdieron jugadores veteranos debido al retiro, pero se beneficiaron al ser capaces de encontrar nuevos talentos.

Su paciencia y perseverancia dieron sus frutos, dado que Corea del Sur clasificó a Tokio 2020 con una medalla de plata en el Campeonato de Asia y Oceanía 2019 en Pattaya, Tailandia.

"Estoy muy orgulloso de que nos hayamos clasificado para los Juegos Paralímpicos por primera vez", celebró Cho.

El capitán del equipo, Seung-Hyun Cho.
El capitán del equipo, Seung-Hyun Cho.
© Federación Coreana de Baloncesto en silla de ruedas

Perseverancia durante la pandemia

El capitán de 36 años aseguró que cuanto más entrenan juntos, más crecen como equipo.

"Nosotros siempre teníamos dificultades para rotar nuestro equipo debido a la falta de jugadores. Kim y yo jugamos junto a otros dos jugadores veteranos por 35 minutos en un partido de 40 minutos hasta 2018", explicó Cho. "Afortunadamente, los jugadores jóvenes siguen mejorando, así que es bueno ser capaces de aumentar su cantidad de minutos".

Pero hacerlo sin Han es un desafío de otro nivel.

"En realidad, nunca antes había pasado por un momento tan difícil durante mi carrera de baloncesto", confesó el pívot. "Todos hemos trabajado duro desde que Han comenzó a dirigirnos en 2010. Incluso interrumpió su tratamiento para ir a Pattaya 2019 con nosotros".

Aunque Han no pudiera ir a Tokio, aseguró el pasaje de su equipo en Pattaya.

Por el Comité Paralímpico Internacional