El danés Peter Rosenmeier busca afilar su juego en Tokio 2020

Peter Rosenmeier de Dinamarca sirve durante su partido por la medalla de bronce de singles masculino clase 6 contra Bastien Grundeler de Francia en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012. (Foto de Harry Engels/Getty Images)
Peter Rosenmeier de Dinamarca sirve durante su partido por la medalla de bronce de singles masculino clase 6 contra Bastien Grundeler de Francia en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012. (Foto de Harry Engels/Getty Images)

El reinante campeón Paralímpico ve aspectos positivos en el aplazamiento de los Juegos Olímpicos

Con una mesa de tenis de mesa en casa, el danés Peter Rosenmeier aún puede practicar su deporte durante la pandemia del coronavirus. De todas maneras, de vez en cuando, el deportista desearía tener a su alrededor decenas de mesas rodéandolo.

El múltiple campeón Paralímpico, mundial y europeo, extraña jugar en un estadio lleno de mesas y con varios partidos jugándose al mismo tiempo. La crisis del COVID-19 postergó los Juegos Paralímpicos Tokio 2020 al año próximo y borró completamente el calendario de tenis de mesa. Además, en su caso, al igual que para otras muchas personas alrededor del mundo, lo forzó al aislamiento.

Rosenmeier, quien trabaja en Dinamarca pero vive en Suecia, ha estado cumpliendo el aislamiento en su casa de Malmo. Sus hijos han estado yendo al colegio en Suecia, donde las restricciones son menores, y su esposa continúa trabajando como comadrona en un hospital local.

El dos veces medallista de oro Paralímpico admite sentirse solo. "He instalado una mesa de tenis de mesa en mi casa así puedo seguir tocando la pelota, sirviendo y entrenando", dice el deportista, quien compite en el singles masculino clase 6. "También he tenido sesiones de pilates por internet y estoy en contacto todos los días con mi entrenador".

"Trato de estar tan activo como es posible, pero echo de menos el gran espacio de entrenamiento con 16 mesas y mucha gente".

Pero Rosenmeier también entiende la decisión de posponer los Juegos.

"Fue un poco frustrante saber que en el próximo par de meses tendrías que estar en tu nivel más alto cuando no puedes seguir realmente con tu horario y con el plan que has establecido", explica.

"Sé cuánta logística y cuánto dinero se pone en esto. Tomar la decisión sobre la equidad y la salud en lugar de la logística y la economía, creo que es extremadamente importante y estoy muy orgulloso de esa decisión".

Según explica, la situación en Suecia no es tan preocupante en comparación con Dinamarca. Los dos países tienen diferentes enfoques para contener el virus, con Dinamarca implementando medidas tempranas y estrictas como el cierre de escuelas, restaurantes, oficinas e incluso sus fronteras.

"La gente está reaccionando a esos mensajes y es algo (interesante) estar en ambos países porque es completamente diferente", dice.

Pero el atleta, de 36 años, también piensa en sus oponentes de Italia y España, dos países muy afectados por el virus y que han aplicado medidas de bloqueo más estrictas.

"No habría sido justo y no habrían habido los ganadores correctos si lo hubiéramos logrado (los Juegos Paralímpicos)", dice. Y añade un punto más ligero: "Lo positivo para mí es que soy uno de los pocos en la historia que será campeón reinante durante cinco años. No mucha gente puede decir eso".

Rosenmeier utilizará el aplazamiento como una oportunidad para ser aún mejor cuando los Juegos lleguen en 2021; las nuevas fechas han sido fijadas del 24 de agosto al 5 de septiembre.

"Si lo ponemos a mayor escala, hacemos esto porque es divertido", comenta. "Todo el mundo debe dejar de lado la diversión durante algún tiempo, y con suerte podremos volver todos a la normalidad y podremos continuar con toda la diversión y lo que queramos hacer".

"Normalmente en un año postParalímpico, tenemos un poco más de descanso y todo es un poco más lento, pero tomaremos ese año este año".

Siendo el campeón defensor, a Rosenmeier no le falta motivación. Desde que ganó en Río 2016, también conquistó el título europeo de 2019 y el Mundial 2018.

"No importa lo que sea, es más difícil cuando estás defendiendo el campeonato porque los chicos que llegaron en segundo, tercero o cuarto lugar están de alguna manera más motivados que tú", apunta.

"Tienes que concentrarte en esa parte para conseguir ese último dos por ciento, y es difícil".

"Ahora tengo un año extra para estar más preparado y está bien, creo que puedo pasar ese año mejor que mis oponentes", concluye.

Por Paralympic.org