Derek Derenalagi elige Fiyi para romper barreras

Derek Derenalagi de Fiyi compitió en la prueba de lanzamiento de disco en silla de ruedas en los Juegos Arafura 2019, donde ganó el oro.
Derek Derenalagi de Fiyi compitió en la prueba de lanzamiento de disco en silla de ruedas en los Juegos Arafura 2019, donde ganó el oro.

"Será un gran honor llevar los colores de Fiyi y ver la bandera en los Juegos Paralímpicos. Será una gran manera de terminar y creo que podría marcar la diferencia"

El Paralímpico británico Derek Derenalagi ha prometido su lealtad a su país natal, Fiyi, en un esfuerzo por romper el tabú de la discapacidad en las islas del Pacífico.

Derenalagi, quien perdió ambas piernas por encima de la rodilla mientras estaba de servicio en Afganistán, cuenta sus estrellas de la suerte por los privilegios que ha recibido en su vida.

Sobrevivió a una explosión de un artefacto explosivo improvisado, a pesar de haber sido declarado muerto en una mesa de operaciones. Ha sido capaz de vivir y prosperar en un país del primer mundo, e incluso llegó a ganar el oro para el Team GB en el Campeonato Europeo de Para Atletismo 2012 en Stadskanaal, en los Países Bajos.

Con su amplia experiencia que le da perspectiva, cree que no hay mejor momento que el presente para animar a las personas con discapacidad en su país de origen a luchar por una vida mejor.

"Después de mis lesiones, mi esposa y yo volvimos a Fiyi y quedó claro que las personas con discapacidad son clasificadas como ciudadanos de segunda clase. Todos están discriminados", dice Derenalagi.

Habiendo vivido en el Reino Unido por más de dos décadas, Derenalagi ha sido testigo del cambio social que los Juegos Paralímpicos trajeron allí y quiere ver el cambio cultural que se produce en el pequeño estado insular.

"La gente en Fiyi no ve la discapacidad de la misma manera que la gente en Australia o el Reino Unido. Los fiyianos necesitan ser educados sobre la discapacidad", explica.

Según el Centro de Desarrollo de Asia y el Pacífico para la Discapacidad, la incidencia de la discapacidad es un 10% más alta en Fiyi que en los países desarrollados, pero la percepción de las personas con discapacidad sigue siendo muy negativa.

"Las personas que nacen con discapacidad no están incluidas en las escuelas ordinarias de Fiyi. Se les reserva para ir a una escuela especial para niños con discapacidad, y ahí es donde comienza el problema".

"Cuando los niños con discapacidad crecen, se ven a sí mismos como los parias, apartados de los demás niños. No creen que puedan conseguir un empleo o que les vaya bien en el futuro, porque no ven que sea posible".

"Quiero concienciar y animar a las personas con discapacidad en Fiyi. Quiero que sepan que pueden vivir una vida mejor si no ven su discapacidad como un muro o un límite para conseguir cosas".

Derek Derenalagi de Gran Bretaña compite en el lanzamiento de disco masculino - Final F57 / 58 en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012. (Foto de Julian Finney/Getty Images)
Derek Derenalagi de Gran Bretaña compite en el lanzamiento de disco masculino - Final F57 / 58 en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012. (Foto de Julian Finney/Getty Images)

Luchando por su causa

Aunque cambiar los colores de su país fue una decisión fácil de tomar, el reto para Derenalagi fue la financiación a la que tuvo que renunciar para luchar por su causa.

"En el Reino Unido, un atleta financiado básicamente tiene un trabajo. No importa si tienes o no una discapacidad. Se te cuida bien y se te trata con igualdad", dice.

"Pero en Fiyi y en la región del Pacífico, hay un problema enorme. Hay una brecha enorme".

La brecha, dice, no sólo pone de relieve las percepciones culturales de la discapacidad, sino lo lejos que está la región del Pacífico de los países más desarrollados en cuanto a dar a las personas con discapacidad oportunidades de competir en el más alto nivel.

"En el Reino Unido, puedes ir a cualquier parte y competir. No sólo me cuidan a mí, sino también a mi esposa, que también es mi cuidadora. Alojamiento, subsidio de viaje, todo".

"Se encargan del entrenamiento, del programa de fisio, del programa de dieta, todo. Un atleta que va a competir por Gran Bretaña puede concentrarse en competir y en obtener lo mejor de su capacidad para ser el mejor atleta del mundo".

"Comparando eso con un atleta de la región del Pacífico, la diferencia es abismal, y eso no es correcto. Tienen que preocuparse por su propio servicio, preocuparse por el billete de avión, el alojamiento, la comida. Se añade al estrés de un atleta".

El impulso de la comunidad

Con un mayor aprecio por el apoyo que ha recibido hasta ahora en sus esfuerzos deportivos, recuerda la primera vez que compitió para Fiyi en los Juegos Arafura en Darwin, en Australia, en 2019.

Comprendiendo más que la mayoría el orgullo que supone llevar los colores y el uniforme de su país, Derenalagi se sorprendió de que Fiyi no pudiera proporcionar el uniforme a los nuevos miembros de su equipo.

"Terminamos usando el uniforme pero sólo porque tuvimos suerte. Hay una comunidad fiyiana en Darwin, y un hombre llamado Sunia hizo todo lo posible para comprar nuestros uniformes", dice el atleta.

"Compró los chalecos para que los usáramos y los imprimió porque tenían una imprenta en Darwin. Fue un gran impulso y puso una sonrisa en nuestras caras y realmente animó al equipo".

Pero primero antes de la financiación, viene la participación y la creación de programas, dice Derenalagi.

"Creo que esos atletas de la región del Pacífico pueden ser atletas de élite, con el programa adecuado detrás de ellos".

"Pero si no hay un programa adecuado, sin entrenadores adecuados, sin financiación adecuada, entonces será lo mismo que en el pasado".

Por ahora, Derenalagi está trabajando duro para asegurarse un lugar en los Juegos de Tokio el año que viene.

"Será un gran honor llevar los colores de Fiyi y ver la bandera en los Juegos Paralímpicos. Será una gran manera de terminar y creo que podría marcar la diferencia en Fiyi".

El equipo Paralímpico de Fiyi estuvo formado por dos atletas en los Juegos Paralímpicos de Río 2016, con la esperanza de aumentar este número en Tokio.

Por Paralympic.org