Annika van der Meer: "En primer lugar soy doctora. Segundo, soy remera"

LINZ, AUSTRIA - 30 DE AGOSTO: Annika van Der Meer, de los Países Bajos, celebra su plata en PR2 sculls individuales en el Mundial de Remo, el pasado 30 de agosto de 2019 en Linz, Austria.
LINZ, AUSTRIA - 30 DE AGOSTO: Annika van Der Meer, de los Países Bajos, celebra su plata en PR2 sculls individuales en el Mundial de Remo, el pasado 30 de agosto de 2019 en Linz, Austria.

La campeona del mundo tiene una vocación más fuerte para trabajar en hospitales que para competir en carreras

Annika van der Meer está a la espera de que la llamen para apoyar al personal sanitario durante la pandemia de coronavirus que retrasó sus sueños Paralímpicos de Tokio 2020.

La remera holandesa ha dejado de lado su identidad de doble campeona del mundo.

Ahora mismo, se identifica como médica. Sí, ella "realmente, realmente quiere una medalla de oro" en los Juegos Paralímpicos. Pero, por ahora, la mujer de 34 años sintió un llamado más fuerte a ayudar en los hospitales que han sido abrumados por el aumento de casos de COVID-19.

"Cuando la pandemia se estaba gestando, me dije: 'Sólo quiero trabajar'", dijo Van der Meer, que se especializa en pediatría y oncología. "Es más grande que ser un atleta profesional. Para mí, primero soy médica. Segundo, soy remera".

Esa revelación fue evidente el 24 de marzo, cuando se pospusieron oficialmente los Juegos Paralímpicos Tokio 2020. Van der Meer estaba en un campo de entrenamiento en España. Ya se habían implementado medidas de distancia social, lo que significaba que no podía remar en el mismo bote junto a su compañero Corne de Koning, el tándem dominante en los remos dobles mixtos PR2 (PR2 Mix2x). En su lugar, tuvieron que remar en botes individuales, con su entrenador dando instrucciones a todo volumen mientras pedaleaban a lo largo de los canales. Los centros de entrenamiento nacionales también estaban cerrando.

Todo se sentía extraño.

Por eso, la mañana del 24 de marzo, "sentía que no tenía motivación".

"Le dije a mi entrenador: 'No tengo ganas de remar'. Me siento como si quisiera trabajar en un hospital", recordó. "Así que no fui a mi barco ese día y volví y me puse en contacto con el hospital oncológico pediátrico (en los Países Bajos). Ellos me habían preguntado previamente si quería ayudar allí, así que me puse en contacto con ellos y les dije: 'Sí'. Y entonces llegó la noticia de que los Juegos fueron pospuestos".

ROTTERDAM, PAÍSES BAJOS - 14 DE JULIO: Las ganadoras del oro Annika van der Meer y Corne de Koning celebran su triunfo en PR2 doble sculls mixtos en la Copa del Mundo de Remo 2019.
ROTTERDAM, PAÍSES BAJOS - 14 DE JULIO: Las ganadoras del oro Annika van der Meer y Corne de Koning celebran su triunfo en PR2 doble sculls mixtos en la Copa del Mundo de Remo 2019.
Dean Mouhtaropoulos/Getty Images

La vida en pausa

Van der Meer se graduó de la escuela de medicina en diciembre y es pediatra residente (ANIOS kindergeneeskunde en holandés). Planeaba jubilarse después de Tokio 2020 y convertirse en médica a tiempo completo, comprar una casa y mucho más.

"Toda la vida se puso en una repentina pausa, y tampoco hay nada (en cuanto al deporte) este año; no hay objetivos. No hay carreras", explicó. "Todavía estamos en la fase de 'Puedes hacer lo que quieras', lo cual es bueno porque es difícil encontrar motivación cuando estás en este punto en el que 'OK, no sé para qué lo estoy haciendo ahora mismo'".

Para mantenerse en forma, monta su bicicleta de mano, se entrena en su máquina de remo de interior y va a las dunas de arena junto al mar cerca de su casa.

También aplicó para ayudar en diferentes hospitales y recientemente asistió a una sesión de capacitación. En este momento, la mayor demanda es de enfermeras y ha habido pocos niños con COVID-19.

"En Holanda los niños no están realmente afectados", describió. "Hay, por supuesto, unos pocos casos pero no es más de lo que pueden manejar".

Van der Meer sigue estando estrechamente relacionada con la comunidad médica y es consciente de cómo el virus está afectando a su país de origen. Dijo que la UCI (unidad de cuidados intensivos) está funcionando cuatro veces más de lo habitual, pero comparativamente parece estar en mayor control que otras naciones duramente afectadas.

"Creo que el virus aún no se entiende bien y creo que es muy razonable que tengamos estas reglas (de distancia social) y que tratemos de ser cuidadosos", dijo. "Es un nuevo virus. Tenemos que entenderlo mejor y no creo que estemos ahí todavía para entenderlo realmente".

ROTTERDAM, PAÍSES BAJOS - 13 DE JULIO: Annika van der Meer compite en la final de sculls individuales PR2 W1x en la Copa del Mundo de Remo 2019, en Rotterdam, Países Bajos.
ROTTERDAM, PAÍSES BAJOS - 13 DE JULIO: Annika van der Meer compite en la final de sculls individuales PR2 W1x en la Copa del Mundo de Remo 2019, en Rotterdam, Países Bajos.
Dean Mouhtaropoulos/Getty Images

Convertirse en médico es más difícil que convertirse en atleta

Van der Meer quería un libro de anatomía para Navidad cuando tenía seis años y desde entonces sabía que quería ser médica. También quería ir a los Juegos Olímpicos.

"Esos eran mis sueños de infancia", recordó van der Meer. "Me gustaba el esquí alpino y, como holandesa, probablemente no me habría llevado a los Juegos. Pero en ese momento todavía tenía esperanzas."

Un accidente de esquí y las complicaciones posteriores empañaron sus esperanzas olímpicas. Intentó practicar el esquí alpino y en 2015 se pasó al Para remo, donde ella y de Koning ganaron consecutivamente los títulos mundiales de PR2 Mix2x en 2017-2018. En 2019 no lograron el triple, donde quedaron detrás de las británicas Lauren Rowles y Laurence Whiteley.

Van der Meer admitió que no se compara con su viaje para convertirse en médica.

"Tuve que superar más obstáculos que para convertirme en un atleta profesional", dijo. "Terminé mi licenciatura, y eso no fue un problema porque la mayoría de las veces estaba en la escuela y dando conferencias. Luego empecé mi pasantía, y ahí tienes rotaciones y especialidades. El departamento de cirugía habría sido mi segunda rotación, pero dijeron que no podía ir. Y si no puedes venir, no puedes pasar. Y si no puedes pasar, entonces no puedes graduarte. Eso me enfureció mucho".

Hicieron falta conversaciones difíciles y formales con el departamento de cirugía para convencerles de que, a pesar de estar en silla de ruedas, podía hacer lo que necesitaba en la rotación para aprender sobre cirugías. De todas formas, ella no quería ser cirujana. Quería trabajar con niños y en oncología.

"Les convencí de que podía hacerlo y acabé consiguiendo un 8/10", dijo. "Aprendí todo lo que necesitaba aprender de esa especialidad. Necesitaba ser creativa".

"Me gusta cómo los niños manejan las enfermedades y miran a las enfermedades, especialmente los niños más pequeños", continuó. "Tan pronto como se sienten mejor, se van".

"Los niños, me quieren. Les gusta empujarme en mi silla de ruedas. Me ven y me dicen: "¿Por qué estás en una silla de ruedas?" Yo les digo: "Bueno, mis piernas no funcionan realmente". Y dicen "OK". Y eso es todo."

"Creo que es lo más importante que hay que decirle a los niños - en lugar de ganar medallas, es más importante llegar a lo más alto y lograr sus sueños".

"Si tienes una discapacidad, no debes aceptar un 'no' fácilmente. Deberías pensar, ¿hay alguna otra forma en que pueda hacerlo?"

Por Paralympic.org