Entrenamiento de asistencia para la diversidad y la inclusión 

El orador enseña los aspectos básicos del lenguaje de señas.
El orador enseña los aspectos básicos del lenguaje de señas.

Esta es una introducción a la "Formación de asistencia para la diversidad y la inclusión" llevada a cabo por Tokio 2020 para su personal.

Los miembros del personal con discapacidad actúan como oradores

Los miembros discapacitados del personal hablan en las sesiones de capacitación, señalando las barreras físicas que experimentan y la actitud básica y el enfoque de D&I. El propósito es aumentar la conciencia y el apoyo hacia la D&I a diario, no sólo durante los Juegos. 

La formación se divide en tres partes: visual, auditiva y en silla de ruedas. Por ejemplo, los participantes usan máscaras oculares y tratan de intercambiar tarjetas de visita, se comunican por escrito y en lenguaje de señas, intentan usar una silla de ruedas y aprenden conocimientos básicos e información sobre la comunicación y los diferentes impedimentos.

Actividades realizadas a diario

Para dar información a personas con discapacidad visual, esta se imprime y se proporciona en formato PDF o texto, accesible a través de un lector de pantalla, o bien en formato de audio. 

Por otro lado, al ofrecer información a personas con discapacidad auditiva, los empleados vocalizan de manera clara o utilizan la función "Memo" de su teléfono para comunicarse por escrito.  

Además, los mostradores, que normalmente son demasiado altos para los usuarios con sillas de ruedas, se han instalado a una altura más baja. Aún así, si es difícil entregar un artículo a través del mostrador, los empleados lo harán directamente a la persona.  

Tokio 2020 seguirá mejorando su entorno de trabajo aprendiendo de estas sesiones de formación para que sus instalaciones sean lo más accesible posible. 

Participarán muchas personas discapacitadas en los Juegos de Tokio 2020 como espectadores, atletas, personal y partes interesadas. Los Juegos acogerán a todos por igual y aceptarán a todas las personas, independientemente de su edad, etnia, nacionalidad, sexo, orientación sexual, creencias religiosas o discapacidad intelectual o física.  

Los organizadores seguirán educando y formando al personal de Tokio 2020 para poder ofrecer unos Juegos inclusivos que todos puedan disfrutar.