Yannick Agnel, un campeón Olímpico apasionado por Japón

Yannick Agnel, de Francia, celebra su victoria en la final masculina de 200 m estilo libre en el Mundial de la FINA, disputado en el Palau Sant Jordi el 30 de julio de 2013 en Barcelona, España.  (Imagen por Al Bello/Getty Images)
Yannick Agnel, de Francia, celebra su victoria en la final masculina de 200 m estilo libre en el Mundial de la FINA, disputado en el Palau Sant Jordi el 30 de julio de 2013 en Barcelona, España. (Imagen por Al Bello/Getty Images)

El francés, dos veces campeón Olímpico de natación y que se retiró de las piscinas después de Río 2016, tiene pasión por Japón. El deportista hablado con Tokio 2020 sobre su nueva vida y sobre por qué adora el país que albergará los Juegos el próximo año

Los próximos Juegos Olímpicos tendrán lugar en Japón. Es un país único, que estimula la curiosidad, especialmente de aquellos atletas que ya se han enamorado de su cultura y de sus tradiciones.

Yannick Agnel, el doble campeón Olímpico en natación, que ganó el oro en los 200 m estilo libre y en el relevo 4x100 m estilo libre en Londres 2012, es uno de ellos. Se retiró con 24 años tras los Juegos Olímpicos de Río 2016. Pero, a pesar de llevar una vida muy activa, también ha encontrado tiempo para cultivar su pasión por Japón.

Este interés tiene su origen en una temprana edad, cuando empezó con "el manga, los videojuegos y las películas de dibujos de Hayao Miyazaki", cuenta en una entrevista exclusiva para Tokyo2020.org.

Del manga a los haikus

Para ex nadador francés, que fue entrenado por el legendario entrenador americano Bob Bowman (también entrenador de Michael Phelps), Japón no se puede comparar con ningún otro país.

"Es un país de isleños que han conseguido mantener la singularidad del lugar", dice Agnel, que también fue doble campeón del mundo en 2013.

"Visité Japón por primera vez en 2015. Fue un descubrimiento fantástico. Cuando aterrizas en Japón, instantáneamente te desorientas. Incluso las cosas más pequeñas se hacen de manera diferente".

Más allá del amor por el país en sí mismo, Agnel también adora su cultura. Comenzó con el manga, y ahora incluye clásicos de la literatura nipona y haikus -los pequeños poemas japoneses de tres líneas que capturan momentos del presente o evocan tiempos pasados-.

"Gracias al videojuego 'Ghost of Tsushima', que jugaba con un amigo, descubrí clásicos de la literatura japonesa y los haikus", explica. "Y después leí algunos poemas de Matsuo Bashō, Yosa Buson, y otros monjes nómadas que son considerados como los Victor Hugos o Emile Zolas de Japón".

View this post on Instagram

2016 ⛩📸 @joris_agnel

A post shared by Yannick Agnel (@yannick.agnel) on

Meditación y deporte

Agnel también está interesado en el budismo y en alcanzar el estado Zen, una disciplina espiritual de origen oriental que pretende ayudarnos a alcanzar un estado de paz y consciencia en el momento presente. Según el nadador, hay muchas similitudes con el deporte.

"Hay una parte de meditación en el deporte que también podemos encontrar en la filosofía Zen. El objetivo es concentrarte en algo específico y hacer desaparecer el resto. En deportes lo llamamos 'la zona' cuando nos enfocamos en algo tanto que el resto de cosas parecen fáciles y fluidas".

“Momentos absolutamente maravillosos”

Dejó de nadar muy pronto, y el campeón, que ahora tiene 28 años, no vivirá Tokio 2020 más que como un mero espectador.

"Estos Juegos tendrán un sabor especial para mí debido a mi interés global por Japón y mi pasión por el deporte", dice el lector de Yasunari Kawabata y Haruki Murakami.

Pero aunque no esté compitiendo, estará en Tokio como comentarista para la televisión francesa - una de las nuevas actividades que ha tomado tras la retirada.

Este nuevo rol es en parte lo que hizo que Agnel se diera cuenta de que echaba de menos algunas cosas de su vida anterior como atleta. Particularmente los momentos íntimos antes de una carrera, lejos de la atención del público, cuando se encontraba ahí, con el resto de nadadores en un cuarto, con la presión subiendo por momentos mientras esperaban que sus nombres fueran anunciados.

"Como comentarista me doy cuenta de que echo de menos esos momentos previos a la carrera, cuando estamos en la sala de espera y la emoción va creciendo a medida que escuchar el ruido ensordecedor del público. Esos momentos son absolutamente maravillosos. Pero hay un tiempo para todo".

Francia gana el oro en el relevo 4x100m libres (M) | Reviviendo Londres 2012
08:59

La búsqueda del placer

La razón por la que Agnel dejó de nadar nada tuvo que ver con sus actuaciones. El nadador ya había tomado esta decisión antes de competir en Río 2016, aunque anunció su retirada oficialmente después de los Juegos. Ahora ha explicado su decisión para Tokyo2020.org, empezando por que parcialmente fue porque quería encontrar más placer en su vida y, por otra parte, debido a la trágica muerte en 2015 de Camille Muffat, su compañera en la selección Olímpica francesa y amiga.

"Siempre he dicho que mi interés pasaba por pasármelo bien, por divertirme. Tuve la suerte de que todo [refiriéndose a sus títulos] llegó muy rápido".

"Tras la muerte de Camille Muffat, que descanse en paz, las cosas se empezaron a complicar. Me di cuenta de que quería algo diferente. Era lo suficientemente joven como para no quedarme atascado en el deporte y quería explorar nuevos campos".

Aunque sigue comprometido con la natación a través de 'Nageurs et citoyens' (Nadadores y ciudadanos, en español), un programa lanzado por la exnadadora Olímpica Sophie Kamoun que trabaja en áreas sin recursos para luchar contra los ahogamientos entre los jóvenes, Agnel está ahora inmerso en un área completamente diferente: los deportes electrónicos.

Me di cuenta de que quería algo diferente.

Era lo suficientemente joven como para no quedarme atascado en el deporte y quería explorar nuevos campos

Líder de equipo en Esport

Desde 2019, Agnel es uno de los dos directores deportivos que trabajan para el equipo de deporte interactivo MCES (Mon Club Sport), con base en Marsella. Este club de élite quiere tomar la inspiración de los clubes para conseguir mejores resultados a nivel internacional. Agnel, que juega a videojuegos desde que era un niño, es responsable de utilizar esta experiencia única para mejorar la actuación de los jugadores.

"La idea es establecer una metodología de actuación. Todo lo que está fuera del juego en sí mismo, como la preparación física y psicológica, la nutrición, el apoyo médico, el espíritu de equipo, etc. Cada uno de los componentes que influyen en las actuaciones deportivas y que pueden parecer que son solo detalles. Pero cuando se compite a alto nivel, los detalles son los que marcan la diferencia".

Un viaje completo a Japón en 2021

"Queremos llevar las mejores experiencias de los deportes a los deportes electrónicos, para mostrar a la gente que es la manera en la que deportistas online pueden conseguir mejores actuaciones".

Las competiciones interactivas de deportes tuvieron lugar durante los Juegos Asiáticos de 2018 en Indonesia, y Tokio 2020 también contará con un torneo de deportes interactivos. Intel, el Socio Patrocinador Mundial Olímpico, organizará competiciones de 'Rocket League' y 'Street Fighter V' durante el tiempo en el que se tengan lugar los Juegos. Esto es "un punto de partida" para Agnel, que piensa que el deporte online -cuyas competiciones internacionales son seguidas por cientos de millones- es "tan apasionado como del deporte, emocionalmente hablando".

Con los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, las experiencias culturales en Japón y la competición interactiva de deportes, parece que el viaje de Agnel a Japón el próximo año será bastante completo.