Wilfredo León: "Cuba forjó mi carácter, en Polonia encontré el amor e Italia es mi nuevo reto"

Wilfredo León Venero es probablemente el mejor jugador de voleibol del planeta. En la foto, en un partido con su club en Perugia.
Wilfredo León Venero es probablemente el mejor jugador de voleibol del planeta. En la foto, en un partido con su club en Perugia.

El 'Cristiano Ronaldo del voleibol' explica cómo ha desarrollado su mentalidad ganadora, cómo fue debutar con Cuba con 14 años y por qué se siente diferente al astro portugués.

Wilfredo León Venero es probablemente el mejor jugador de voleibol del planeta.

El rematador exterior del Sir Safety Perugia y de Polonia ha sido comparado con Cristiano Ronaldo, lo que le da un estatus de superestrella en el deporte, un honor mayúsculo.

León mide 2.03 m y, gracias a su poderoso salto vertical y su impresionante eficiencia rematando, puede ser devastador para sus oponentes.

Nacido en Santiago de Cuba, fue un talento precoz, ya que hizo su debut con la selección absoluta cubana con solo 14 años.

'El Rey León' se convirtió en el capitán más joven del combinado con 17 años y ganó una medalla de plata en los Campeonatos del Mundo de Italia junto a otros jugadores con talento, como Yoandi Leal y Robertlandy Simón, a quienes se les conoció como la 'Generación de los Milagros'.

En 2012, León abandonó Cuba y el equipo nacional después de recibir ofertas para jugar en el extranjero, antes de unirse al Zenit Kazan de Rusia.

En 2015 recibió la nacionalidad polaca y debutó con su nuevo país en 2019, ganando un bronce en el Campeonato de Europa del CEV y finalizando segundo en la Copa del Mundo de la FIVB.

Como las competiciones de voleibol se han suspendido en todo el mundo debido a la crisis del coronavirus, el cuatro veces campeón de la Champions League CEV (y dos veces MVP) se encuentra en estos momentos en su casa en Varsovia, con su mujer y dos hijos.

La superestrella del voleibol habló en exclusiva con el Olympic Channel.

Wilfredo León: agradecido por ser comparado con Cristiano Ronaldo
03:00

Olympic Channel: ¿Cómo se encuentra en estos tiempos tan desafiantes?

Wilfredo León: Es un momento muy difícil porque no podemos entrenar de manera apropiada. El voleibol es un deporte de equipo y ahora no podemos practicar juntos. En casa estoy tratando de seguir los planes de entrenamiento de mi entrenador físico, pero la carga de trabajo es significativamente diferente. Puedo hacer algunos ejercicios isométricos, pero no puedo hacer sentadillas con mucho peso. En cuanto a la pelota, básicamente no la he tocado porque en Polonia tengo un limitado espacio en el garaje. Debido a la cuarentena, no puedo salir de casa en dos semanas y no puedo jugar con el balón dentro de casa, ya que corro el riesgo de romper algunas cosas de valor. Además tengo una hija y un hijo pequeños, por lo que es muy difícil.

OC: Mucha gente echa de menos practicar deporte en este momento. ¿Cómo fueron sus inicios?

WL: Era un niño muy activo, me encantaba jugar, ¡no vivía una vida sedentaria como lo hago ahora! Mis padres estaban trabajando y cada vez que volvían a casa, veían que todavía tenía mucha energía para jugar y hacer otras cosas. Se dieron cuenta de que necesitaban encontrar una manera de desgastarme un poco. Mi madre (Alina Venero Boza) fue jugadora de voleibol y decidió hablar con su ex entrenador y me llevó a entrenar con un equipo femenino. Tenía seis o siete años y pensé que era una buena oportunidad para conocer a niños mayores.

OC: ¿Cómo lograste debutar en la selección cubana con tan solo 14 años?

WL: A los nueve años, comencé a entrenar con otros atletas masculinos de más o menos mi edad, comencé a entrenar con pelotas adecuadas, competí en torneos locales y luego, cuando tenía 11 años, representé a Cuba por primera vez en un torneo en el extranjero, en Venezuela, en 2005 o 2006. Ganamos ese torneo y pude jugar bien y destacar.

En Cuba, logré ganar seis torneos nacionales consecutivos en diferentes clases de edad y eso me dio la oportunidad de ser notado por los entrenadores de la selección nacional junior. Me ofrecieron entrenar en La Habana, en el Centro Nacional de Deportes, que es el hogar de los mejores atletas del país. Yo era muy joven y algunas personas cuestionaron si era la edad correcta.

Mis padres se sentaron conmigo, me preguntaron si realmente quería eso y les dije que el mayor sueño para un atleta era representar a su nación e ir a los Juegos Olímpicos. Entonces dijeron que sí y me recordaron que tenía que quedarme solo allí porque soy de Santiago de Cuba, que está a más de una hora en avión.

En el equipo junior, entrené muy duro. Jugué por segunda vez en un torneo internacional, aunque fue un desastre y terminamos en la posición 13. Aprendí mucho de esa experiencia y volví a la liga cubana mucho más fuerte, anoté muchos puntos y el entrenador de la selección nacional decidió llamarme a pesar de mi corta edad. Yo era un niño y, por supuesto, estaba muy feliz de recibir esa llamada. Todos sueñan con jugar con el equipo nacional... No podía creerlo, era un niño, pero no tenía miedo y dije que sí.

Cuando tenía 14 años, mi entrenador me dijo que estaba listo para jugar. Tuvimos algunos juegos a puertas cerradas, contra Serbia, China... Jugué muy bien, tuve un índice de toque de más del 40%, nada mal para un chico de 14 años. Hice mi debut en la Liga Mundial [FIVB] en 2008 contra Rusia y creo que anoté 13 puntos. Todos decían que era un muy buen comienzo para un niño tan joven. Incluso si no nos fue bien en esa campaña, me sentía bien. Fue mi primera experiencia con el equipo senior y terminé convirtiéndome en un habitual, lo que fue todo un logro.

C: ¿Cómo ayudó esa experiencia a formar su carácter?

WL: Esa experiencia me permitió desarrollar y crecer mentalmente muy rápido. Cuando tenía 13-14 años, mis compañeros de equipo tenían 23, 24, 27... algunos veteranos tenían incluso 29 años. Tuve que aprender a vivir con eso, incluso con algunos chistes demasiado pesados para un niño de mi edad en ese momento. Fortaleció mi carácter, me dio la disciplina y las herramientas para vivir en este mundo, y me hizo comprender cuál era el camino correcto a seguir.

OC: ¿Qué tan fuerte es la tradición del voleibol en Cuba y quién fue su ídolo cuando era pequeño?

WL: Mi ídolo era el ex jugador de la selección cubana Joel Despaigne, uno de los mejores "bomberos" de la historia. El voleibol siempre ha sido muy popular en Cuba. En mi caso, mi madre era una ex jugador. Ella me dio consejos y le mostré que tenía potencial para este deporte.

OC: En 2010, un equipo cubano joven contigo, Leal y Simon ganó plata en el Mundial. ¿Qué tan fuerte era ese equipo?

Ese equipo era bastante joven pero muy sólido y determinado a pesar de la falta de experiencia. Cuando salimos a la cancha, nuestro primer pensamiento fue ganar sin importar cuánto pudiéramos entrenar juntos y lo que teníamos que soportar en Cuba en ese momento. Estábamos listos para superar todos los obstáculos. Es cierto que si hubiéramos tenido más oportunidades, ese equipo podría haber sido muy competitivo en el escenario internacional.

Al mismo tiempo, debo decir que pude debutar con el equipo nacional cuando era muy joven porque algunos de los jugadores más experimentados abandonaron el equipo y tuve la oportunidad de mostrar lo que podía hacer.

OC: ¿Qué tan difícil fue salir de Cuba?

WL: Realmente no se trataba de mis preferencias personales... Digamos que no fue muy fácil continuar con el equipo nacional. Incluso Simon reveló en una entrevista la cantidad de sacrificios que los atletas cubanos tuvieron que enfrentar, especialmente en el centro nacional. Recuerdo que hubo un momento en que cada vez que necesitaba un poco de agua para lavar, tenía que cargar un balde desde el cuarto piso hasta un estanque y luego recuperarlo. No era fácil después de una intensa sesión de entrenamiento de al menos tres horas.

Las sesiones eran realmente exigentes. A veces trabajábamos duro ocho horas al día y no obteníamos suficientes calorías por día para un atleta. Además, cuando tenía 16-17 años tuve una lesión en el hombro y necesitaba un tratamiento adecuado para evitar una cirugía que hubiera sido mala para mí. No recibí ese tratamiento en Cuba ya que todos decían que tenía que seguir jugando. Hubo una mezcla de razones, incluido el hecho de que mi esposa (Malgorzata), mi novia en ese momento, es polaca y no podía verla fuera de Cuba. No podía continuar con esas condiciones. Además de eso, necesitaba jugar en el extranjero para mejorar mi nivel, así que si quería subir el listón, tenía que tomar esa decisión.

OC: ¿Por qué eligió representar a Polonia?

WL: En primer lugar, porque mi esposa es de Polonia. Mi manager (Andrzej Grzyb) también es polaco y supuso una buena opción para mí. Fue uno de los pocos países que tuve la oportunidad de visitar en dos o tres ocasiones mientras jugaba para Cuba. Cuando decidí irme de Cuba, Polonia era un destino natural. Decidí comprar un apartamento en Polonia y pensé que era un buen movimiento representar a ese país.

Amo todo sobre este país. Mi vida aquí es agradable, nunca he tenido ningún tipo de problema. La comida es simplemente increíble... Me gusta salir con la gente de aquí, aunque no salgo todas las noches. Me gustan los aficionados polacos, son cálidos y apasionados y aquí el voleibol es tan popular como el fútbol. Entonces vi que tenían un buen equipo y que el país ama a sus jugadores. Tengo ciudadanía polaca, tengo pasaporte polaco. Soy y me siento polaco.

OC: ¿Cómo es su comprensión del idioma?

WL: Creo que puedo hablar polaco lo suficientemente bien como para que la gente me entienda, pero sigo aprendiendo nuevas palabras todos los días mientras hablo con mi esposa y veo la televisión. Además del español, también puedo comunicarme en italiano, inglés y ruso.

OC: Cuba, Polonia, Italia: ¿qué representan estos tres países para usted?

Cuba es donde crecí, tengo muchos amigos allí, mi familia... Es donde me he desarrollado como hombre y como jugador y siempre tendrá un lugar en mi corazón.

Italia es el lugar donde trabajo y trato de dar lo mejor de mí para hacer felices a mis seguidores. Polonia es mi presente y mi futuro. Todo lo que hago en este momento es para este país.

OC: ¿Por qué elegiste jugar para un club en Italia?

La liga italiana es actualmente la mejor del mundo y quería ponerme a prueba y cambiar mi rutina en Rusia.

"Solo me preparo para ganar oro, no para la plata o el bronce. Entreno para ganar y ganar te lleva al oro".

Leon lanza el balón con su equipo, el Sir Safety Conad Perugia, contra Itas Trentino en un partido en diciembre de 2019.
Leon lanza el balón con su equipo, el Sir Safety Conad Perugia, contra Itas Trentino en un partido en diciembre de 2019.
© 2019 Michele Benda

OC: ¿Qué se siente al ser una superestrella del voleibol?

WL: En realidad, no pienso en mí de esa manera. Trato de ser la persona más humilde y simple que puedo ser y, si puedo, siempre trato de satisfacer las peticiones. Me gusta estar con otras personas y hacer bromas. Intento olvidar mi posición en el mundo del voleibol y quiero demostrar que puedo mantener la misma personalidad con la que crecí.

OC: ¿Cómo se siente al ser llamado el Cristiano Ronaldo del voleibol?

WL: Es una buena comparación. Me alegra que se reconozca todo el trabajo que he realizado dentro y fuera de la cancha. Esto me motiva a continuar esforzándome.

OC: ¿Qué tan similar o diferente se siente en comparación con él?

WL: No sé mucho sobre su vida privada y solo lo sigo como deportista. He leído que es muy estricto con respecto a su tiempo para dormir y su consumo de alimentos. Diría que me gusta tener más libertad y no me impongo muchas restricciones. Me siento más "liberal", lo que no significa que no sea profesional.

OC: Cristiano puede saltar 2.65 m con su cabeza, puede tocar 3.74 m con su mano: ¿quién ganaría en un concurso de saltos?

WL: Si se trata de tocar algo alto, ganaría al 100 por ciento. Si observamos qué tan alto podemos saltar del suelo, creo que seríamos similares.

OC: Ambos pueden permanecer en el aire más tiempo que otros atletas. ¿Cómo ha desarrollado esta habilidad?

WL: A veces soy consciente de esa "pequeña pausa" mientras estoy en el aire y veo que la pared baja antes de golpear la pelota... Realmente no sé cómo explicarlo. Parte de esto se debe a mi arduo trabajo en el gimnasio, pero probablemente sea un regalo natural y realmente no puedo estudiarlo.

OC: Javier Sotomayor sigue siendo el poseedor del récord mundial de salto de altura, Juan Miguel Echevarría se describe como el primer hombre en romper los nueve metros en el salto de longitud. ¿Cómo explica la destreza de Cuba al saltar?

WL: Sí, es cierto, los cubanos son reconocidos en todo el mundo como grandes saltadores. Creo que es mitad y mitad, un poco de genética y un poco de trabajo duro. En Cuba, las sesiones de entrenamiento son realmente intensas. Cuando tenía 16-17 años, estaba haciendo sentadillas de 180-200 kg, que es mucho para un adolescente. También recuerdo algunas sesiones agotadoras con series de saltos en cajas de diferentes alturas.

"Mi objetivo es ser el jugador con más victorias en la Liga de Campeones a nivel de clubes. En cuanto a mi equipo nacional, apunto a obtener todas las medallas de oro que pueda".

OC: Ha igualado el récord de servicio más rápido de Ivan Zaytsev (134 km/h). ¿Cuál es el secreto?

WL: Realmente no tengo un secreto, solo trato de lanzar bien la pelota y luego golpearla tan fuerte como pueda. Esta temporada en el entrenamiento grabé 135 km/h y en el pasado también alcancé 136. Mi promedio está entre 125 y 132 y puedo alcanzar altas velocidades con frecuencia, incluso cuando no extiendo mi brazo por completo.

OC: ¿Qué es lo que más disfruta: anotar un punto directo o anotar un punto con un remate ganador?

WL: Siento que anotar un punto directo es algo muy personal porque solo se trata de ti mismo: cómo lanzas la pelota, la carrera, el salto, cómo golpeas la pelota... Todo depende de ti. Cuando haces un remate, debes confiar en el pase de otra persona, ¡pero a todos les gusta anotar un punto con remate!

OC: Ya ha ganado mucho, con clubes y la selección nacional. ¿Cual es su meta?

WL: Mi objetivo es ser el jugador con más victorias en la Liga de Campeones a nivel de club. En cuanto a mi equipo nacional, apunto a tantas medallas de oro como pueda.

OC: ¿Cuáles son las posibilidades de Polonia en Tokio?

WL: Tenemos grandes posibilidades Con un año más para prepararnos, tendremos más tiempo para conocernos mejor y creo que mis compañeros de equipo y yo nos beneficiaremos de tener más tiempo el uno con el otro. El Campeonato de Europa hace un año fue mi primera vez con el nuevo equipo nacional y obtuvimos una experiencia valiosa para los próximos torneos. Los Juegos Olímpicos en 2021 nos brindan la oportunidad de reagruparnos y nos ayudarán a estar mejor preparados. Tenemos un buen equipo que puede luchar por una medalla de oro.

OC: 'Only Gold' es el título de una canción que un rapero le dedicó: ¿puede explicar su obsesión con este metal?

WL: Solo me preparo para ganar el oro, ni la plata ni el bronce. Entreno para ganar y ganar te lleva al oro.

Por el Olympic Channel.