Unos recién casados japoneses se convierten en embajadores Olímpicos de Cabo Verde

Como embajadores Olímpicos, Rikiya y Ayumi Kataoka recibieron el uniforme Olímpico oficial de Cabo Verde y una bandera nacional como regalo del Comité Olímpico Nacional.
Como embajadores Olímpicos, Rikiya y Ayumi Kataoka recibieron el uniforme Olímpico oficial de Cabo Verde y una bandera nacional como regalo del Comité Olímpico Nacional.

La pareja estaba de viaje alrededor del mundo cuando la suspensión de los vuelos a causa del COVID-19 los dejó varados en el país africano, donde llevan cinco meses

La historia de la pareja japonesa Rikiya y Ayumi Kataoka es bastante peculiar. En plena luna de miel, su viaje se vio interrumpido por culpa de la pandemia del COVID-19 cuando estaban en Cabo Verde. Pero después de pasar unos meses ahí, se han acabado convirtiendo en embajadores Olímpicos del país, tal y como han contado a Tokio 2020.org.

Los Kataokas estaban viajando alrededor del mundo cuando tuvieron que detener sus planes al suspenderse los vuelos de larga distancia mientras estaban en el archipiélago frente a las costas senegalesas.

Sin posibilidad de salir del país, la pareja decidió dedicar su tiempo a promover los negocios locales a cambio de comida y alojamiento.

Sus esfuerzos fueron recompensados por el Comité Olímpico Nacional del país, que les ofreció la oportunidad de convertirse en embajadores de su equipo Olímpico en Tokio 2020 después saber sobre su estadía forzada de cinco meses.

"Me siento muy honrado porque no mucha gente puede hacer algo así, incluso si se lo propone", explica Rikiya.

View this post on Instagram

【カーボベルデ・サル島】 . 秘境度★4.0 絶景度★4.8 写真映え度★4.8 僕らがいるサル島は今も平和です。ここは家から徒歩5分のビーチ。毎日この景色が見られる贅沢。 . #アフリカ旅行 #スナップ写真 #新婚生活 #カップル旅行 #旅の思い出 #映像制作 #新婚旅行 #ハネムーン #世界一周中 #バックパッカー旅 #夫婦旅 #セネガル #木 #夫婦 #夫婦生活 #夫婦デート #カップル #カップルさんと繋がりたい #海外移住 #海外旅行 #旅行 #バックパッカー #旅行好きな人と繋がりたい #ダレカニミセタイケシキ #旅写真 #旅行好き #結婚 #夫婦旅行 #海 #島

A post shared by クレイジーハネムーン/世界一周中@Caboverde🇨🇻 (@rikiya_trip) on

Ganarse la confianza de la comunidad local

Rikiya explica que el punto clave de esta experiencia ha sido "ganarse la confianza de los locales".

Sin el apoyo de los lugareños, la pareja no habría podido convertir su difícil situación en algo positivo.

Cuando se quedaron atrapados en Cabo Verde, Rikiya y su esposa se ofrecieron a crear videos promocionales para hoteles y complejos turísticos a cambio de alojamiento y comida.

Gracias al apoyo de los ciudadanos de Cabo Verde, los Kataokas han podido subsistir en el archipiélago al mismo tiempo que están ayudando a promover el país, especialmente en Japón.

"Actualmente estamos creando una serie de videos promocionales para ayudar a las empresas turísticas y alimentarias de Cabo Verde. Gracias a eso, muchos japoneses comenzaron a decir que querían ir al país africano", comenta.

Rikiya dice que para ganarse la confianza de los locales lo que hizo fue mostrar lo mejor de los valores japoneses a la gente de Cabo Verde.

"Simplemente hay que comportarse como un japonés", apunta. "Hay que ser humilde, no llegar tarde a las reuniones y tampoco romper las promesas. Esa es la gran razón por la que obtuvimos la confianza de los locales", opina.

La pareja lleva cinco meses en Cabo Verde.
La pareja lleva cinco meses en Cabo Verde.
Cortesía de Rikiya Kataoka

De Cabo Verde a los Juegos Olímpicos

La historia de la pareja varada convertida en embajadora Olímpica ha capturado la atención de muchos medios de comunicación. Y también del Comité Olímpico del pequeño país africano.

"Estamos muy contentos de que la historia haya recibido tanta atención", comenta el jefe de misión de Cabo Verde para Tokio 2020, Leonardo Cunha.

"Los Juegos Olímpicos deben establecerse como un faro de esperanza para la humanidad, y su historia comienza con lucha e incertidumbre para terminar en el mayor evento mundial que marcará la voluntad de la humanidad frente al mayor desafío que se enfrenta en este siglo", argumenta.

"Realmente creemos que este símbolo de amistad y hospitalidad de Cabo Verde basado en el ideal Olímpico puede servir como ejemplo de la importancia del Movimiento Olímpico a nivel mundial", añade el directivo.

Cunha dice que los Kataokas desempeñarán un papel importante como embajadores el próximo año.

"Serán nuestros embajadores locales. Queremos llevar la 'morabeza' de Cabo Verde (la forma típica de recibir invitados en el país africano) a Japón".

"Estamos muy agradecidos por todo el apoyo que los japoneses brindaron a nuestro país a lo largo de los años con la Agencia de Cooperación Internacional del Japón -JICA- y también con la Embajada Local. Es importante para nosotros que alguien más de Japón cuente su experiencia sobre nuestro país".

Cabo Verde en los Juegos Olímpicos

Cabo Verde ha enviado atletas a todos los Juegos Olímpicos de Verano celebrados desde 1996, aunque el país nunca ha ganado una medalla Olímpica. El próximo año planea enviar un puñado de atletas. Aunque todavía no se han clasificado, los nadadores Troy y Jayla Pina y la judoka Djamila Silva están en la carrera por estar en Tokio 2020.

Mientras que los atletas de Cabo Verde siguen preparándose, a los Kataokas toda esta experiencia les ha dado la oportunidad de reflexionar sobre lo que significan los Juegos Olímpicos.

"Como se puede ver en el emblema Olímpico, los Juegos Olímpicos no son solo una competición sino también son un símbolo de unidad. Creo que podemos ayudar a mucha gente a entender esto ahora que somos Embajadores de Cabo Verde", concluye Rikiya. La pareja aun no sabe cuando podrá volver a Japón pero tienen claro que el año que viene estarán en Tokio 2020 para ayudar a sus nuevos amigos.

Rikiya y Ayumi Kataoka con la bandera de Cabo Verde.
Rikiya y Ayumi Kataoka con la bandera de Cabo Verde.
Cortesía de Rikiya Kataoka