Una breve historia del juego limpio en los Juegos Olímpicos

RIO DE JANEIRO, BRASIL - 16 DE AGOSTO: Abbey D'Agostino de los Estados Unidos (D) es asistida por Nikki Hamblin de Nueva Zelanda después de una colisión durante la Ronda 1 de los 5000 m el día 11 de los Juegos Olímpicos de Río 2016 en el Estadio Olímpico el 16 de agosto de 2016, en Río de Janeiro, Brasil.
RIO DE JANEIRO, BRASIL - 16 DE AGOSTO: Abbey D'Agostino de los Estados Unidos (D) es asistida por Nikki Hamblin de Nueva Zelanda después de una colisión durante la Ronda 1 de los 5000 m el día 11 de los Juegos Olímpicos de Río 2016 en el Estadio Olímpico el 16 de agosto de 2016, en Río de Janeiro, Brasil.

En estos tiempos difíciles que estamos viviendo, la solidaridad se ha convertido en una parte esencial de la lucha global contra la COVID-19, con atletas de todo el mundo unidos en su respuesta ante la crisis.

En realidad, esa solidaridad encaja perfectamente con el espíritu Olímpico, tal como lo definió Pierre de Coubertin hace más de un siglo. El propio Barón dijo una vez: "Para cada individuo, el deporte es una posible fuente de mejora interior".

Esta lista no exhaustiva de increíbles momentos de solidaridad de diferentes Juegos Olímpicos muestra lo preciso que fue el padre de los Juegos Olímpicos modernos.

Sé justo

En Los Ángeles en 1932, Judy Guinness buscaba la medalla de oro en esgrima. Liderando en el combate final contra Ellen Preis de Austria, hizo un notable gesto de juego limpio. Guinness indicó a los jueces que se habían olvidado de otorgar a Preis dos puntos por toques exitosos. Al hacerlo, perdió la final, con Preis ganando la medalla de oro.

Un gesto similar, pero mucho más simbólico, de juego limpio se pudo ver cuatro años después en los Juegos Olímpicos de Berlín. En la final del salto de longitud, el legendario atleta estadounidense Jesse Owens había cometido una falta en sus dos primeros intentos. El alemán Luz Long, que luchaba por el oro, aconsejó a su rival que calculase el salto desde varios centímetros antes de la tabla de batida, evitando así realizar un tercer nulo que le hubiese valido la eliminación. El ajuste permitió a Owens clasificarse y eventualmente ganar la medalla de oro. En una historia que desafió la política de la época, los dos hombres siguieron siendo amigos hasta que Long murió durante la Segunda Guerra Mundial.

1936: Jesse Owens compite en el salto de longitud durante una reunión de atletismo entre Estados Unidos y Gran Bretaña en White City. Crédito obligatorio: Allsport Hulton/Archive
1936: Jesse Owens compite en el salto de longitud durante una reunión de atletismo entre Estados Unidos y Gran Bretaña en White City. Crédito obligatorio: Allsport Hulton/Archive

En Los Ángeles, 1984, Yasuhiro Yamashita, de Japón, era el favorito para ganar la medalla de oro en la categoría +95 kg de judo. Sin embargo, en solo su segundo combate, el atleta se desgarró un músculo de la pantorrilla derecha. A pesar del dolor, el atleta japonés logró llegar a la final donde se enfrentó al egipcio Mohamed Ali Rashwan. Increíblemente, el campeón japonés ganó la final, pero solo más tarde se reveló la historia completa de la pelea final. Rashwan explicó que no había atacado deliberadamente la pierna lesionada de su oponente porque hacerlo habría estado en contra de sus principios. Chapeau!

Un lesionado Yamashita pelea por el oro en judo
00:29

Compartir la gloria

En los Juegos Olímpicos de 1936 en Berlín, ocurrió una situación inusual en el evento de salto con pértiga. Los atletas japoneses Sueo Oe y Shuhei Nishida saltaron exactamente la misma altura de 4.25 metros para terminar en segundo lugar detrás de Earle Meadows. Finalmente, Nishida recibió la medalla de plata por haber completado más intentos que Oe, que terminó ganando el bronce. Pero la historia no terminó ahí. Los dos atletas, que eran grandes amigos, se cortaron las medallas por la mitad para crear un par de medallas mixtas únicas, más tarde conocidas como las "Medallas de la Amistad Eterna".

Oe y Nishida: la historia detrás de las 'medallas de la amistad'
00:36

De otra manera, Shawn Crawford también compartió su medalla de plata en Pekín 2008. El velocista estadounidense terminó cuarto en la final de 200 metros, pero Churandy Martina (que había terminado segundo) fue descalificado por haber salido de su carril. Como consecuencia, y debido al hecho de que el atleta en tercer lugar también había sido descalificado, Crawford recibió la medalla de plata. Pero, en una demostración pura de juego limpio, el estadounidense envió la medalla por correo a Martina unas semanas más tarde, con una nota que decía: "Sé que esto no reemplazará el momento, pero quiero que tengas esto, porque creo que es legítimamente tuyo".

Nunca te rindas

El siguiente es uno de los momentos icónicos de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992. En la final de 400 metros, Derek Redmond sufrió una lesión en los isquiotibiales en la mitad de la carrera, lo que lo obligó a detenerse en la pista en un torrente de lágrimas. Al ver a su hijo angustiado, el padre de Redmond (que estaba sentado en las gradas) acudió al rescate de su hijo, lo acompañó hasta la línea de meta y creó un momento de ternura que se ha convertido en una de las imágenes más duraderas de los Juegos Olímpicos.

La inspiradora carrera de Derek Redmond | Barcelona 1992
06:51

El tanzano John Stephen Akhwari vivió una experiencia similar cuando corrió el maratón Olímpico de 1968. Se cayó durante la carrera y se lastimó gravemente la rodilla. Al negarse a abandonar su objetivo, finalmente completó la carrera unos 20 minutos después de cualquiera de los otros corredores, mientras que obviamente todavía sufría mucho. Cuando los periodistas le preguntaron por qué no se había dado por vencido, su respuesta fue una de las más inspiradoras en la historia Olímpica: "Mi país no me envió a un viaje de más de 8.000 km para comenzar la carrera, sino para terminarla".

Un lesionado Akhwari logra una hazaña en la maratón
00:48

Ayudarse unos a otros

A veces, pequeños detalles pueden arruinar la experiencia Olímpica de un atleta. Ese fue el caso de la nadadora sueca Therese Alshammar, que se estaba preparando para competir en la prueba de estilo libre de 50 metros en Pekín 2008. En un golpe de mala suerte, su traje de baño se rasgó antes de que comenzara la carrera y a pesar de la ayuda de Dara Torres (quien era la favorita para el oro) no pudo arreglarlo. Pero Torres no se rindió. Ella suplicó a los técnicos que pospusieran el inicio de la carrera para darle la oportunidad a Alshammar de cambiarse. Los técnicos aceptaron debidamente la solicitud y la sueca pudo nadar su semifinal.

En la carrera de Río 2016 de 5.000 metros, ocurrió otro evento desafortunado pero relativamente común: Nikki Hamblin, de Nueva Zelanda, colisionó con la estadounidense Abbey D'Agostino, enviando a esta última al suelo. Lo que es menos común es lo que sucedió después. Hamblin se detuvo y ayudó a D'Agostino a ponerse de pie, antes de correr a su lado hasta la línea de meta, con D'Agostino logrando completar la carrera a pesar de desgarrarse el ligamento cruzado anterior y el menisco.

Marcando la diferencia - el espíritu humano prevalece en Río
02:59

En Pekín 2008, en la clase de vela 49er, el equipo danés (Jonas Warrer y Martin Kirketerp) definitivamente debe su medalla de oro a las acciones del equipo croata, Pavle Kostov y Petar Cupac. Justo antes de la carrera final, el mástil del barco danés se rompió. Los croatas, que ya estaban fuera de la competición, prepararon rápidamente su bote para prestárselo a los daneses, quienes comenzaron la carrera cuatro minutos después de cada equipo. El equipo danés finalmente terminó séptimo, lo que fue suficiente para asegurar una medalla de oro en la clasificación general.

Aún más dramática es la historia del canadiense Lawrence Lemieux en Seúl 1988. En la quinta de sus siete carreras en la clase Finn, ocupó el segundo lugar. Pero al ver que los tripulantes singapurenses Joseph Chan y Shaw Her Siew habían caído al agua y estaban en peligro real, cambió de dirección y subió a Chan a su bote antes de rescatar a Siew. Lemieux terminó la carrera muy por detrás de todos los líderes, y finalmente acabó la competición en el puesto 11 de la general.