Tomi Poikolainen, el finlandés más joven en ganar el oro

El finlandés Tomi Poikolainen tras ganar el oro en tiro con arco en Moscú 1980.
El finlandés Tomi Poikolainen tras ganar el oro en tiro con arco en Moscú 1980.

Los Juegos Olímpicos están llenos de campeones, récords e historias fascinantes, pero son también una enciclopedia increíble de momentos extraños, graciosos, emotivos y tristes. Nos adentraremos en ellos un poco cada semana para conseguir ponerle una sonrisa en la cara o una lágrima en la mejilla. Esta semana: el arquero Tomi Poikolainen, de Finlandia, que logró su hazaña en Moscú 1980.

Los antecedentes

Exactamente hace cuatro décadas, el arquero finlandés Tomi Poikolainen debutó en el evento individual masculino de tiro con arco en los Juegos Olímpicos de Moscú 1980, con solo 18 años de edad.

Con los Estados Unidos -la fuerza dominante entonces en este deporte- fuera de los Juegos de Muscú, era la oportunidad de cualquier nación y atleta en subir al podio.

Poikolainen fue entrenado por Kyosti Laasonen, un Olímpico que había conseguido el bronce en Múnich 1972. Pero para un atleta joven como Poikolainen, que no había competido mucho a nivel mundial, las cosas podían ir de dos formas opuestas: lograr una victoria histórica o una derrota devastadora.

Pero no era solo Poikolainen quien buscaba una medalla Olímpica. Un total de 25 naciones y 38 atletas masculinos y 29 femeninos participaron en los Juegos en este deporte, y todos soñando con ganar.

En cuanto al tiro con arco, Moscú 1980 fue enormemente significativo, ya que en estos Juegos regresó al programa Olímpico por tercera vez desde Múnich 1972, después de una ausencia de 52 años.

Para señalar su importancia: los Juegos habían sido el único gran evento de tiro con arco celebrado en la Federación de Rusia hasta la final de la Copa del Mundo del año pasado.

El momento

El evento de tiro con arco Olímpico tuvo lugar en el Centro Deportivo Olímpico Krylatskoye, en Moscú, y se disputó durante cuatro días, entre el 30 de julio y el 2 de agosto. Cada arquero en la categoría masculina disparaba 36 flechas en las cuatro distancias (90, 50, 70 y 30 metros) en dos rondas, y, con 10 siendo la máxima puntuación por cada disparo, se podían llegar a conseguir hasta 2.880 puntos.

En los dos primeros días de competición, Pokolainen había estado por detrás de sus oponentes. Pero en el tercer día, el finlandés comenzó a ser imparable.

Tal y como worldarchery.org reportó, Boris Isachenko, que ganó la plata para la extinta Unión Soviética, dijo: “No estaba considerado como el rival principal. Su rápida ascensión tuvo lugar en el tercer día de competición, y, depués de los 50 metros, su resultado ya preocupaba".

En el último día de competición llovía mucho, pero Poikolainen siguió dominando, gracias a sus 2.455 puntos del total. Así ganó la medalla de oro por un pequeño margen de solo tres puntos sobre Isachenko.

Qué vino después

Hasta el día de hoy, Poikolainen será recordado como el finlandés más joven en ganar una medalla de oro en los Juegos.

Aunque no fue capaz de igualar este éxito, él participó en un total de cinco Juegos Olímpicos hasta Atlanta 1996. Fue quinto en Los Ángeles 1984 y 11º en Seúl 1988, pero en Barcelona 1992 logró la medalla de plata, quedándose solo a dos puntos del equipo de España.

Su carrera duró 26 años. Además de ser un arquero competitivo, Poikolainen también trabajó por casi 35 años en su ciudad natal, Hyvinkää.

En 2014, Poikolainen volvió a competir y rompió un récord nacional.