TOKASHIKI Ramu y su aspiración de ser la mejor en Japón y en el mundo

TOKASHIKI Ramu, jugadora estrella del equipo femenino de baloncesto de Japón, aspira a ganar el oro en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.
TOKASHIKI Ramu, jugadora estrella del equipo femenino de baloncesto de Japón, aspira a ganar el oro en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

La estrella japonesa apunta a llevar a su equipo a la victoria en Tokio 2020

El nombre de pila de TOKASHIKI Ramu es simplemente Ramu (escrito en caracteres chinos) y significa “por venir” y “sueño”.

Sus padres le pusieron este nombre con la esperanza de que todos sus sueños se hicieran realidad. Ahora, con 29 años, está cerca de cumplir su sueño de ganar una medalla de oro en los Juegos Olímpicos.

Aunque haya tenido que aplazar la consecución de su sueño por un año debido a la postergación de los Juegos, la jugadora mira el lado bueno de las cosas.

"Considero que el aplazamiento es una gran ventaja para Japón. Ahora estamos cerca de una medalla. El clave es para todos nosotros mantenernos motivados. Espero que todo el equipo sea tan positivo como yo", dice entre risas.

Hablando del lado positivo, ella también se ha teñido el pelo con un color brillante para esta temporada.

"Muchas personas ven nuestros partidos por vídeo, así que me he teñido el pelo de un color llamativo para que me reconozcan al instante. Quería destacar con mi juego, mi altura y mi pelo".

Esto es típico de Tokashiki, que se preocupa mucho por sus fans.

"Estoy muy feliz de jugar en una pista y que la gente me vea. Me he dado cuenta de que esto no es algo que podamos dar por hecho, y estoy extremadamente agradecida con mis fans. También aprecio más al personal administrativo", dice.

Mantenerse positiva

"Siempre estoy completamente motivada", indica la jugadora.

Pero Tokashiki no siempre ha sido así.

"Eres la jugadora en un siglo. Puedes conquistar el mundo", le dijo INOUE Shinichi, el entrenador en el Instituto de Ohkagakuen, cuando le invitó a formar parte de su equipo.

Bajo su tutela en el instituto, Tokashiki desarrolló sus habilidades como pívot. Mientras fue su jugadora, el equipo ganó ocho títulos en nueve competiciones, incluidos los tres eventos más importantes: el meeting Inter-Institutos, el Festival Nacional de Deportes y la Copa de Invierno.

Como una joven prometedora, fichó por el JX-Eneos Sunflowers, de la prefectura de Aichi, el cual se conoce como uno de los equipos de baloncestos más fuertes de Japón. El equipo ha ganado once títulos de la liga nacional consecutivos hasta la fecha.

Al principio, Tokashiki era muy reservada y cayó en el hechizo de jugadoras japonesas, como OHGA Yuko o YOSHIDA Asami, por lo que tenía miedo de cometer errores. Sin embargo, con el apoyo de Tom Hovasse, el seleccionador de la selección femenina de baloncesto de Japón, consiguió cambiar de mentalidad.

Durante su primera año en la WJBL, fue nombrada MVP de la temporada regular y, después de la temporada, Tokashiki se convirtió en parte del equipo nacional por primera vez.

Tokashiki se esfuerza por estar a la altura de los que la consideran una jugadora única en un siglo.
Tokashiki se esfuerza por estar a la altura de los que la consideran una jugadora "única en un siglo".
(c) JBA

De MVP en Asia a la WNBA

Las palabras de su entrenador en el instituto se hicieron realidad en 2013, cuando Japón ganó el campeonato de Asia de la FIBA (ahora Copa de Asia de la FIBA) por primera vez en 43 años. Esta sería la primera de cuatro victorias consecutivas.

Tokashiki recibió el MVP gracias a su asombroso juego y sus impresionantes habilidades anotando dentro de la zona, lo que sobrepasó a las jugadoras chinas y surcoreanas.

"En cada continente, hay un MVP y un equipo que gana. Cuando me dieron el MVP, me di cuenta de que quería jugar contra esa gente, salir de Asia. Pensaba que mi destino era consquistar el mundo, pero no fue hasta este momento que pude decir bien alto que quería jugar en el escenario mundial".

En 2015, Tokashiki viajó a Estados Unidos y se convirtió en la tercera jugadora japonesa en la historia en llegar a la Asociación Nacional de Baloncesto Femenino (WNBA, por sus siglas en inglés) después de HAGIWARA Mikiko y Ohga.

“Estados Unidos era el líder mundial en baloncesto y siempre había sentido ganas de estar en ese país. Cuando vi por primera vez un partido de la WNBA con mi equipo, estaba tan emocionada que incluso le dije a OKAMOTO (Sayaka), mi compañera de equipo en Sunflowers, que algún día estaría en esa cancha. La Sra. Ohga también me había dicho lo impresionantes que eran las jugadoras estadounidenses. Decidí asumir el desafío de unirme a la WNBA porque quería ir más allá".

Aunque su estatura de 193 cm no tenga mucha rivalidad en Japón, no es particularmente alta entre las jugadoras de la WNBA, así que le pidieron jugar más fuera del arco, y no tanto dentro o bajo canasta, para lo que era buena. Esto le hizo trabajar más duro los triples y los tiros a media distancias desde fuera. Su experiencia en Estados Unidos amplió su estilo de juego.

TOKASHIKI Ramu aprendió a disparar triples mientras jugaba en Estados Unidos.
TOKASHIKI Ramu aprendió a disparar triples mientras jugaba en Estados Unidos.
(c) JBA

"Tendré mi imposición de medalla en Tokio"

Después de tres temporadas en la WNBA, Tokashiki tuvo su debut Olímpico en los Juegos de Río 2016. Japón hizo un buen torneo, en el que avanzó hasta los cuartos de final. Pero, en vez de emocionarse, se sintió decepcionada por la derrota ante Estados Unidos.

"Cuando perdimos contra Estados Unidos, mis compañeras decidieron ir a ver otros partidos, pero yo me quedé en mi habitación reflexionando".

"Fue una experiencia muy poderosa jugar contra Estados Unidos, una selección a la que solo había visto en vídeos. Perder el partido fue molesto, pero ahora sabemos contra quién nos enfrentamos. Si conseguimos ganarles, seremos capaces de conseguir la medalla de oro. Y este pensamiento nos impulsa. El partido contra Estados Unidos es ahora una ventaja para mí".

En su equipo de la WNBA, cuenta con dos compañeras que forman parte de la selección de Estados Unidos, y que ganaron el oro en Río. Antes de cada partido, se hizo un homenaje (en forma de aplausos o de flores) para celebrar la hazaña de Estados Unidos. Y esto despertó una sensación de rivalidad en Tokashiki.

"Era muy difícil aplaudirles. En una ocasión, una de las medallistas me dijo si quería ponerme la medalla, pero le dije que no. 'No pasa nada, tendré mi imposición de medalla de oro en Tokio'. No quería sucumbir ante Estados Unidos. Nos derrotaron en Río 2016, pero no lo quería admitir. Nuestra batalla aún no ha acabado".

Tokashiki Ramu, #10 de Japón, dispara durante los cuartos de final ante Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Imagen por Alex Livesey/Getty Images) 2016 Getty Images WN
Tokashiki Ramu, #10 de Japón, dispara durante los cuartos de final ante Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Imagen por Alex Livesey/Getty Images) 2016 Getty Images WN
2016 Getty Images

Ser una líder para las jóvenes

En noviembre de 2020, se retomó la concentración de la selección japonesa para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 después de nueve meses. Tras Río 2016, Tokashiki ha estado lejos del equipo debido a sus compromisos en la WNBA y a una lesión en el tobillo, que le mermó en sus actuaciones.

Pero después de tres años de ausencia, volvió al equipo nacional en agosto de 2019.

"Desde que estuve fuera del equipo nacional, cuando volví me di cuenta de lo divertido que es el baloncesto", asegura.

Yoshida, una base con la que Tokashiki había consolidado una sólida dupla, ya no estaba en el equipo, y su compañera de juego OSAKI Yuka (Mamiya) se había retirado. Pero Tokashiki está construyendo proactivamente nuevas relaciones con las jugadoras jóvenes.

"Taku (apodo de Tokahiki) se ha convertido en una verdadera líder. Ahora es la hermana mayor de todo el mundo. Enseña a las jugadoras jóvenes durante los entrenamientos, trabaja para el equipo. Estoy feliz por ella. Al ser una jugadora experimentada, se puede adaptar a todo lo que haga la base y también le puede apoyar, así que no estoy nada preocupado", dice el seleccionador, Hovasse.

El equipo de baloncesto femenino japonés durante un partido.
El equipo de baloncesto femenino japonés durante un partido.
(c) JBA

Se niega a perder dentro de la zona

El baloncesto japonés se centra en la velocidad, la ejecución y el juego en equipo. Este equipo es conocido por su excelente lanzamiento de triples y por su uso de sus ofensivas pick-and-role (una maniobra en la que el jugador se queda frente a un defensa para lograr hacer una pantalla), además de realizar grandes jugadas dentro de la zona, que es lo más destacado de cualquier partido de baloncesto.

"Todo el mundo en el equipo de Japón es capaz de anotar triples. Esta es la impresión que la gente tiene de nosotras. Pero nosotras también queremos realizar buenas jugadas cerca de la canasta. Esta es la clave para mantener una buena balanza entre jugadoras dentro y fuera del arco. Esperamos así poder entretener a la audiencia, tanto que los equipos de otros países quieran imitarnos", dice Hovasse.

Tokashiki piensa lo mismo, y por eso quiere "dominar la zona pintada (la restringida)" con su velocidad, algo de lo que está orgullosa por ser insuperable en el mundo.

"He asumido como norma disparar un triple cada vez que consigo el balón y no estoy marcada. Aprendí a hacer esto con fluidez natural, así que también me gustaría trabajar más duro para jugar dentro del arco como jugadora fundamental del equipo. En la ofensiva, busco ampliar mis habilidades usando mi velocidad de manera selectiva, como moverme lentamente al principio cuando recibo la pelota de espaldas al aro y luego girar a máxima velocidad. En defensa, la clave es cuánto puedo molestar a los oponentes usando mi juego de pies. Creo que soy bastante buena en esto".

Tokashiki es una de las mejores en Japón a los rebotes, y sus rebotes son claves para ganar. Los triples pueden sumar puntos, pero solo si acaban bien.

"Los rebotes son un factor clave. Los lanzamientos son humanos. Puedes fallarlos. Me esfuerzo por ganar la pelota para que la tiradora pueda disparar tanto como quiera. Les digo: 'Podéis fallar el lanzamiento, yo recibiré los rebotes'".

Si una lanzadora falla sus lanzamientos, es importantes que otras asistan y logren el rebote tan rápido como sea posible para ofrecerle más posibilidades de lanzar a su compañera. Dominar en los rebotes es la mejor manera de llegar hasta la medalla de oro.

La jugadora mostrando un excelente desempeño dentro del arco con una ofensiva rápida.
La jugadora mostrando un excelente desempeño dentro del arco con una ofensiva rápida.
2016 Getty Images

Tokio 2020 y más allá

"Realmente amo el baloncesto. No lo puedo evitar. Así que no quiero acabar derrotada por ninguna jugadora en ningún partido. Si podemos ganar una medalla en los Juegos de Tokio, podremos generar expectación para el baloncesto, tanto femenino como masculino, y motivas a los jugadores. Realmente quiero que este equipo gane una medalla".

Su apodo en la pista, Taku, viene de la palabra takumashii (fuerte y poderosa) y takusu (confiar), lo que implica que el baloncesto de Japón "confía" su futuro a Tokashiki.

Tokashiki confía también en cumplir su sueño de ganar una medalla de oro y convertirse así en la mejor jugadora del mundo.

Tokashiki tiene como objetivo ganar la medalla de oro en Tokio 2020 y hacer del baloncesto femenino un deporte importante en Japón.
Tokashiki tiene como objetivo ganar la medalla de oro en Tokio 2020 y hacer del baloncesto femenino un deporte importante en Japón.
(c)JBA