Sophie McKinna, lanzadora de peso y agente de custodia

GLASGOW, Escocia - 01 de marzo: Sophie McKinna de Gran Bretaña en acción durante la ronda de clasificación de lanzamiento de peso femenino en el primer día de los Campeonatos Europeos de Atletismo en pista cubierta de 2019 en el Emirates Arena el 1 de marzo de 2019, en Glasgow, Escocia. (Foto de Bryn Lennon/Getty Images)
GLASGOW, Escocia - 01 de marzo: Sophie McKinna de Gran Bretaña en acción durante la ronda de clasificación de lanzamiento de peso femenino en el primer día de los Campeonatos Europeos de Atletismo en pista cubierta de 2019 en el Emirates Arena el 1 de marzo de 2019, en Glasgow, Escocia. (Foto de Bryn Lennon/Getty Images)

Lejos del brillo y el glamour de los Juegos Olímpicos, decenas de atletas subvencionan sus rutinas de entrenamiento diarias con otros trabajos. Tokio 2020 analiza a varios deportistas dispuestos a triunfar el próximo verano y qué roles tienen fuera de la competición. Esta semana presentamos a la as del lanzamiento de peso del equipo británico, quien trabajó como oficial de custodia mientras entrenaba para los Juegos Olímpicos

Los detalles

  • Nombre: Sophie McKinna
  • Edad: 26
  • País: Gran Bretaña
  • Deporte: Atletismo (lanzamiento de peso)

Su vida de atleta

En el Campeonato Mundial de Atletismo de 2019 en Doha, Sophie McKinna hizo algo que ninguna otra mujer británica había hecho en 36 años. Llegó a la final de lanzamiento de peso.

La actuación no solo fue histórica, sino que también se puso a poca distancia de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Su lanzamiento en la ronda de clasificación de 18,61 m no solo fue su mejor marca personal, sino que también superó el estándar de clasificación Olímpica.

La atleta nacida en Norfolk disfrutó de una carrera juvenil estelar que incluyó medallas de plata en el Campeonato Mundial Juvenil 2011 y el Campeonato Europeo Juvenil 2013.

También es dos veces campeona británica al aire libre, habiendo ganado la corona en 2019 y 2020.

Después de su lanzamiento en el Campeonato Mundial, un evento en el que finalmente terminó en el puesto 11, McKinna señaló que sería necesario realizar algunos cambios en su rutina de cara al año Olímpico.

Como explicó en ese momento a Athletics Weekly: "Ahora que obtuve la clasificación Olímpica tenemos que ser un poco más frugales con lo que hacemos porque ese debe ser el enfoque principal. Todo tiene que centrarse en eso".

Y aunque esa frugalidad no tenía la intención de invadir su vida profesional, McKinna inicialmente rechazó 15 mil libras en fondos del Equipo GB que le habrían permitido entrenar a tiempo completo para Tokio 2020. Desde entonces ha cambiado de opinión y dejó su trabajo temporalmente hasta después de los Juegos Olímpicos.

Porque hasta marzo de este año, McKinna no solo era una de las atletas más exitosas de Gran Bretaña: también trabajaba a tiempo completo como agente de custodia.

Su vida profesional

"Somos como los porteros de un club. Si la gente se anima, nos ocupamos de eso, así que es un trabajo interesante", dijo McKinna a CNN Sport al describir su trabajo diario. "Hace que la sangre bombee a veces cuando tienes a alguien difícil".

Hasta el confinamiento en marzo, McKinna trabajaba en el centro de investigación de la policía de Norfolk, cuidando a los detenidos. Como le dijo a la emisora ​​británica ITV en febrero de este año, "básicamente me preocupo por los detenidos que ingresan mientras están siendo procesados ​​y los casos están siendo investigados, así que sí, mi trabajo es principalmente brindar atención y asegurarme de que estén bien".

Pero a pesar de tener un horario de trabajo intenso, también se tuvo que adaptar a un régimen de entrenamiento dos veces al día, seis días a la semana, que incluía sesiones de lanzamiento, ejercicios pliométricos, levantamiento de pesas, ciclismo y carreras de velocidad.

Increíblemente para alguien que lleva una vida tan agitada, McKinna también encontró tiempo para otra cosa: ofrecer sesiones de entrenamiento dos veces por semana a los aspirantes a atletas.

"También ayudo a entrenar a un pequeño grupo de atletas un lunes antes de mi sesión de lanzamientos", dijo a Athletics Weekly. "A veces se quedan para verme lanzar cuando terminan. Me encanta, y me alegra mucho cuando hacen su mejor marca personal".

Originalmente, McKinna había planeado continuar trabajando con la policía en los meses previos a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, pero la pandemia del COVID-19 hizo que reconsiderara sus planes.

"Es un riesgo que no vale la pena correr", explicó al Eastern Daily Press. "Decidí que tenía que dejar de trabajar porque necesitaba priorizar mi carrera deportiva y los Juegos Olímpicos, así que no he estado haciendo ninguno de los dos trabajos desde marzo".

Ahora, con los fondos disponibles, McKinna puede concentrarse al 100% en sus sueños deportivos mientras espera los Juegos del próximo año. Y está ansiosa por empaparse de toda la experiencia de Tokio 2020, incluso si es posible que necesite cambiar de opinión cuando se trata de un elemento importante de la vida japonesa.

"Me encanta aprender sobre diferentes culturas, así que estaré ansiosa por ver cómo es, aunque mi principal razón para ir allí es centrarme en los Juegos Olímpicos... En cuanto a la comida, el sushi no es algo que me guste mucho, ¡pero probaré cualquier cosa una vez!"