Sincronía por un sueño: una hazaña Olímpica hecha documental

RÍO DE JANEIRO, BRASIL - 2 DE MARZO: Estefania Alvarez Piedrahita y Mónica Sarai Arango Estrada de Colombia compiten en la rutina técnica de duetos durante el Torneo de Calificación de Natación Sincronizada de los Juegos Olímpicos de FINA para los Juegos Olímpicos de Río 2016 el 2 de marzo de 2016 en Río de Janeiro, Brasil. (Foto por Matthew Stockman/Getty Images)
RÍO DE JANEIRO, BRASIL - 2 DE MARZO: Estefania Alvarez Piedrahita y Mónica Sarai Arango Estrada de Colombia compiten en la rutina técnica de duetos durante el Torneo de Calificación de Natación Sincronizada de los Juegos Olímpicos de FINA para los Juegos Olímpicos de Río 2016 el 2 de marzo de 2016 en Río de Janeiro, Brasil. (Foto por Matthew Stockman/Getty Images)

La Federación Colombiana de Natación presenta un film con la historia de las nadadoras Estefanía Álvarez y Mónica Arango

La natación colombiana hizo historia hace cuatro años al clasificar para unos Juegos Olímpicos en nado sincronizado. Estefanía Álvarez y Mónica Arango fueron las primeras nadadoras en conseguir una gesta que para todos parecía imposible debido a la corta trayectoria del país en este deporte. La Federación Colombiana de Natación lo ha querido celebrar con la presentación del documental ‘Sincronía por un sueño’, estrenado hace unos días en su canal de YouTube.

El documental relata en poco más de 30 minutos el viaje de Estefanía y Mónica para clasificarse para los Juegos de Río 2016, un trayecto lleno de esfuerzo.

En la película dirigida por la realizadora Stephanie Montero podemos ver la dura preparación para lograr su objetivo y la historia de todas las personas que hubo detrás de esta hazaña a través de videos inéditos y declaraciones de fisioterapeutas, médicos y dirigentes.

“Esta iniciativa es hermosa, es la forma de reconocer ese esfuerzo tan grande que hicimos un equipo gigante de personas por lograr un sueño para Colombia. El ciclo a Río 2016 es algo que guardaré siempre en mi memoria y mi corazón”, dice Mónica, quien desde los cuatro años ha estado involucrada con la Liga de Natación de Antioquia, en Medellín. Esta empresa no gubernamental sin ánimo de lucro, fundada en 1966, es la entidad rectora de los deportes acuáticos en Antioquia, uno de los 32 departametnos de Colombia. En esta entidad, Mónica conoció a su compañera Estefanía y a su entrenadora Paula García, otro de los personajes claves en el proyecto Olímpico.

En el documental queda reflejado que las dos deportistas son muy distintas, a nivel físico y en su carácter. “Completamente opuestas en su forma de ser, solo las unía el talento en el agua. Estefanía es fuerte en brazos y flexibilidad, mientras que Mónica es más sólida en piernas”, explica García. Pero justamente, esas diferencias las convierte en un dueto que se complementa a la perfección.

“Monica es energía, todo el tiempo está feliz, está pendiente de todo, de ayudar, de lo que se necesita y Estefa es prudente, piensa mucho lo que va a decir y cómo lo va a decir, por eso se necesitaban las dos, eran las mejores de Antioquia y se complementaban muy bien”, apunta Margalida Crespi, la encargada de la coreografía que clasificó al dúo.

Precisamente, un elemento clave para conseguir su clasificación para los Juegos Olímpicos fue la coreografía y la música que eligieron para su rutina libre, un mapalé. “Se trata de un ritmo afrocolombiano de danza con movimientos muy rápidos. Eso hizo que nuestros ensayos fueran agotadores. Yo sentía que me iba a quebrar con las clases”, explica Estefanía. Pero esa elección fue un éxito. “Sonaban los tambores y la piscina se rodeaba de gente de otros países viendo la velocidad de Estefanía y Mónica con la música. ¿Y estas niñas, de dónde salieron?, la gente se preguntaba”, recuerda la entrenadora.

Objetivo cumplido

Aunque lo vivieron con muchos nervios, Estefanía y Mónica brillaron en el agua en el Clasificatorio Olímpico que se disputó en Brasil en marzo de 2016. En Brasil, las deportistas cumplieron el sueño de la clasificación, siendo las primeras nadadoras artísticas de Colombia en lograr un cupo en los Juegos Olímpicos. La pareja se convirtió en parte de los 147 deportistas de la delegación de Colombia en Río de Janeiro.

Una vez en Rio, su participación siguió el guión previsto y fue discreta. En su segunda salida en el Centro Acuático de Río de Janeiro, la pareja quedó decimoséptimas en su presentación en rutina técnica y decimosextas en la clasificación general. Los jueces calificaron a las colombianas con una puntuación de 80.3363 sin penalidades. Por la Ejecución recibieron 24.2000 unidades, por la Artística 24.3000 y por la Dificultad 31.8363. Lamentablemente, no pudieron acceder a las finales ya que solo doce duetos se clasificaban.

RÍO DE JANEIRO, BRASIL - 14 DE AGOSTO: Estefania Alvarez Piedrahita y Mónica Sarai Arango Estrada de Colombia compiten en la ronda preliminar de la rutina de natación sincronizada en duetos el día 9 de los Juegos Olímpicos de Río 2016 en el Centro Acuático Maria Lenk el 14 de agosto de 2016 en Rio de Janeiro, Brasil. (Foto de Clive Rose/Getty Images)
RÍO DE JANEIRO, BRASIL - 14 DE AGOSTO: Estefania Alvarez Piedrahita y Mónica Sarai Arango Estrada de Colombia compiten en la ronda preliminar de la rutina de natación sincronizada en duetos el día 9 de los Juegos Olímpicos de Río 2016 en el Centro Acuático Maria Lenk el 14 de agosto de 2016 en Rio de Janeiro, Brasil. (Foto de Clive Rose/Getty Images)
2016 Getty Images

De todas formas, para su país, las nadadoras hicieron historia y en Rio 2016 brillaron por su simpatía y alegría en escena. Unos años más tarde, Estefanía y Mónica siguen compitiendo y esperan volver a los Juegos Olímpicos. En estos momentos siguen preparándose desde sus casas para el momento en que lleguen nuevamente los procesos clasificatorios para Tokio. Los Juegos Olímpicos siguen siendo el objetivo principal para esta pareja que a pesar de sus diferencias supo sincronizarse por un sueño.