Saúl Craviotto, un 'héroe normal' en todos los sentidos

Saul Craviotto de España gana la medalla de bronce en la final de 200 metros individuales de kayak masculino en los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Foto de Ryan Pierse/Getty Images)
Saul Craviotto de España gana la medalla de bronce en la final de 200 metros individuales de kayak masculino en los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Foto de Ryan Pierse/Getty Images)

Tiene cuatro medallas Olímpicas en su haber, pero eso no le ha impedido haber vuelto a su trabajo como policía en Asturias (España) para ayudar en la lucha contra la COVID-19

Un camino de gloria

El piragüista Saúl Craviotto es una leyenda viva en el deporte español, para el que ha conseguido cuatro medallas en tres Juegos Olímpicos. Es el segundo deportista de esta nación con más preseas ganadas en el mayor escenario deportivo mundial, solo por detrás de quien fuera también piragüista David Cal (cinco medallas), y empatado con el ciclista Joan Llaneras, la nadadora Mireia Belmonte, Andrea Fuentes en natación sincronizada y Arantxa Sánchez Vicario en tenis.

Su camino en la gloria Olímpica comenzó en Pekín 2008, cuando logró el oro en K2 500 m. Cuatro años después, en Londres 2012, se hizo con una plata en K1 200 m. En Río 2016 consiguió su mayor gesta: un oro en K2 200 m y un bronce en K1 en la misma distancia. Además, es diez veces campeón del mundo. En definitiva, no hay duda de que cuenta en sus espaldas con una de las carreras más importantes del deporte español... y encima aún no ha acabado. Tiene en el horizonte los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 para los que, después de que se rebajaran las medidas de confinamiento en España, ya está en el agua de nuevo preparándolos.

Tokio 2020, para las víctimas por COVID-19

Estos Juegos Olímpicos de Tokio 2020 tienen un aliciente especial para Craviotto. Según explicó recientemente en una entrevista para RTVE, sus resultados en Tokio ya tienen una dedicatoria especial: "Desde luego que lo que yo haga en Tokio va a ir dedicado a toda la gente que ha perdido a sus familiares en estos momentos".

"Nosotros no dejamos de ser espectáculo. Valemos para alegrar a la gente. Me consta que el resto de mis compañeros deportistas españoles y yo nos vamos a dejar la piel para ver si el año que viene podemos traer muchas medallas para España y, si podemos alegrar a los españoles, bienvenido sea. Si yo consigo que alguien se ponga de pie y se ilusione y llore de emoción, yo creo que es algo que nos lo merecemos porque están siendo días muy complicados", siguió explicando en la misma entrevista para el medio público español.

En primera línea

Él está especialmente concienciado con la situación actual en España a causa del COVID-19 porque, además de ser deportista profesional, forma parte del cuerpo de Policía Nacional en Asturias. Cuando comenzó el Estado de Alarma en España, volvió a su puesto de trabajo para velar por la seguridad de los españoles en un momento en el que el deporte está en un segundo plano.

Esto fue aclamado por los medios y la sociedad española en general, pero Craviotto se ha quitado méritos. "No me ha gustado mucho que se me haya puesto como un héroe por volver a mi trabajo, porque al final es mi trabajo. Hago lo que toca, como el resto de mis compañeros", dijo en su entrevista para RTVE.

Sin embargo, la vuelta a la policía no ha sido el único gesto de Craviotto en estas circunstancias. A través de dos videollamadas, en los últimos días ha mandado apoyo a los sanitarios de dos residencias de ancianos de Madrid. "Daros las gracias de corazón por el trabajazo que estáis haciendo. Es una labor increíble que jamás olvidaremos", les alabó.

Además, Craviotto ha formado parte de varias campañas de búsqueda de apoyo económico en la lucha contra el coronavirus. Por ejemplo, #NuestraMejorVictoria, campaña promovida por Rafa Nadal y Pau Gasol en línea con Cruz Roja Española.