Santiago Grassi: nadador profesional y graduado en Marketing

Santiago Grassi compite en una reunión del Arena Pro Swim Series en Atlanta, Georgia. (Imagen por Mike Comer/Getty Images)
Santiago Grassi compite en una reunión del Arena Pro Swim Series en Atlanta, Georgia. (Imagen por Mike Comer/Getty Images)

Lejos del brillo y el glamour de los Juegos Olímpicos, decenas de atletas subvencionan sus rutinas de entrenamiento diarias con otros trabajos. Tokio 2020 analiza a varios deportistas dispuestos a triunfar el próximo verano y qué roles tienen fuera de la competición. Esta semana, presentamos al argentino Santiago Grassi, quien da sus primeros pasos en el marketing

Los detalles

  • Nombre: Santiago Grassi
  • Edad: 24
  • País: Argentina
  • Deporte: natación

Su vida de atleta

A los 18 años, Santiago Grassi saboreó la gloria en el plano internacional y la categoría Absoluta por primera vez, cuando ganó la medalla de plata en los 100 m estilo mariposa en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. Cronometró 52,09 (nuevo récord argentino) para terminar solo detrás del récord panamericano registrado por el estadounidense Giles Smith (52,04).

Pero esta no era la primera vez que Grassi había advertido sobre su potencial al mundo de la natación. Pocos meses antes de los Panamericanos, el nacido en Santa Fe rompió uno de los récords más antiguos de la natación argentina, los 52,93 que la leyenda José Meolans había establecido en 2003.

Como una figura emergente de la natación Sudamericana, Grassi hizo su debut Olímpico en Río 2016, donde, pese a su impresionante tiempo de 52,56 segundos, no pudo avanzar de las eliminatorias. Luego, en el camino a los Juegos Panamericanos de Lima 2019, se convirtió en el primer nadador argentino en bajar la barrera de los 52 segundos, al registrar 51,88 en una competición universitaria.

Lima 2019 tuvo un sabor agridulce para Grassi. Si bien no pudo volver a llegar al podio, sus 51,92 de las eliminatorias le aseguraron un boleto a Tokio 2020.

En su palmarés también cuenta con dos medallas panamericanas en relevos y ocho medallas en Campeonatos Sudamericanos. Además, participó en dos Mundiales Absolutos y posee cuatro récords argentinos de mayores.

Ahora, con el boleto a Tokio asegurado, Tokio 2020 podría ser el escenario ideal para que dé el siguiente paso.

Su vida profesional

Aunque el 2020 fue un año de planes interrumpidos para muchos, Santi fue capaz de sacarle provecho tanto en lo personal como en lo profesional.

No solamente se volvió una nadador profesional, al sumarse al equipo Los Angeles Current, de la Liga Internacional de Natación (ISL por sus siglas en inglés), sino que también se graduó de la Universidad de Auburn con un título en Marketing y Gestión del Sistema de Información.

En una entrevista reciente con Argentina Amateur Deporte, Grassi explicó que, si bien no está en sus planes actuales buscar un trabajo de tiempo completo, comenzó a trabajar en el departamento de marketing del negocio de su padre, para ir ganando experiencia.

“Está en mis sueños lograr una estabilidad económica que me permita nadar tantos años como yo pueda disfrutar y querer hacerlo”, expresó para este medio.

Pero uno de los grandes aspectos de la ISL es que da a los nadadores la oportunidad de seguir compitiendo, sin la necesidad de buscar otro empleo.

“Mi sueño es poder vivir de la natación, amo este deporte. No lo hago por el dinero, pero hoy en día siendo un adulto y viviendo solo y realmente viviendo de la natación no es tan fácil”.

“Es algo que disfruto y espero poder hacerlo durante muchos años más. Por el momento voy a ir por cuatro años más y después veré en qué situación me encuentro”, prosiguió en la entrevista.