Ruman Shana: el tiro con arco, los Juegos Olímpicos y más allá

Ruman Shana, de Bangladesh, durante las finales de arco recurvo en los Mundiales de Tiro con arco de S-Hertogenbosch 2019. (Imagen por Dean Alberga/World Archery Federation via Getty Images)
Ruman Shana, de Bangladesh, durante las finales de arco recurvo en los Mundiales de Tiro con arco de S-Hertogenbosch 2019. (Imagen por Dean Alberga/World Archery Federation via Getty Images)

El arquero de Bangladesh tiene el objetivo de ir a Tokio 2020 y le gustaría que su nación se convirtiera en un equipo más fuerte

En una nación obsesionada con el cricket y el fútbol, el arquero de arco recurvo Ruman Shana ha acaparado gran parte de los focos mediáticos en su Bangladesh natal.

Hizo historia para su nación cuando consiguió una medalla de bronce en los Mundiales de tiro con arco de 2019, que se disputaron en los Países Bajos, tras superar al número 4 del mundo, Mauro Nespoli, de Italia. Fue la primera vez en la que un arquero de Bangladesh ganó una presea mundial.

"Fue un partido importante, un gran paso en mi carrera como arquero", dice Shana para Tokio 2020.

Años antes, Shana se enfrentó a Nespoli en los Mundiales de 2015 en Dinamarca, y perdió. Por aquel entonces, Nespoli era el arquero más experimentado del mundo, se encontraba en el top 10 y había ganado todas las medallas de torneos importantes, mientras que Shana aún se estaba adentrando en el nivel mundial.

Sin embargo, el día en el que todo cambió para Shana llegó en 2019, cuando, de manera convincente, le arrebató la medalla a Nespoli con una impresionante victoria por 7-1. Este fue el sello final de aprobación para el arquero de Bangladesh, a quien ahora se conoce por su religioso estudio de los movimientos y estrategia de los rivales y por la perfección de la suya propia antes de cada competición.

"Estoy agradecido con Alá y con todos los que me apoyan", dice el arquero.

Antes en el mismo torneo, Shana había ganado también al dos veces campeón del mundo y medallista Olímpico Kim Woojin, de la República de Corea, lo que le ayudó a asegurarse una plaza clasificatoria para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

"Cuando superé a Kim Woojin, mi confianza aumentó más y más", dice.

Así Shana se convirtió en el segundo deportista de Bangladesh en clasificarse directamente para los Juegos Olímpicos, después del jugador de golf Siddikur Rahman, que se aseguró su plaza en 2016.

"Siempre ha sido un sueño para mí clasificarme directamente para los Juegos", explica Shana.

Pero, además de esto, Shana se ha convertido en un chico de póster en el tiro con arco de Bangladesh. Su referencia.

"Conocí a la Primera Ministra Sheika Hasina después de clasificarme. Me felicitó. No es fácil conocer a los primeros ministros de los países, así que para mí fue una sorpresa. No lo esperaba".

"Ahora el tiro con arco, día a día, paso a paso, se está convirtiendo cada vez más popular en mi país", afirma Shana.

Tiro con arco: un deporte joven en Bangladesh

El crecimiento de Shana sube en paralelo con la evolución del deporte en Bangladesh.

En 2010, un programa de entrenamiento se lanzó en 15 distritos, y de esta forma el país introdujo el deporte en la nueva generación de ciudadanos. Los ojeadores enseguida pusieron sus ojos sobre Shana, que entonces tenía 13 años, y fue invitado a un campamento de tiro con arco junto a otros adolescentes.

"En mi país, el fútbol y el cricket eran los deportes conocidos en ese momento. Solo unos pocos sabían algo de tiro con arco. En ese momento, el tiro con arco solo tenía seis años de vida en mi país".

"Pero un exarquero nacional y primer poseedor de una medalla de oro vino a nuestro distrito a dar clases de tiro con arco. Introdujo el deporte y el arco en la zona, y por aquel entonces nos enseñaba con un arco de bambú".

Pero a pesar de este entrenamiento rudimentario, el joven Shana vio algo diferente y fascinante en el tiro con arco.

"Estoy enamorado del tiro con arco.

Es un deporte de caballeros y es por eso por lo que me gusta tanto

El atleta mostró un talento innato por el deporte, y fue invitado a formar de la selección nacional para ir a Dhaka, Bangladesh. Sin embargo, le llevó dos años adentrarse definitivamente en el combinado, ya que entonces sus estudios eran una prioridad para él, a instancias de su pare.

Una vez dentro de la selección nacional, se convirtió en una referencia, tras ganar competiciones locales y nacionales.

Y ganar precisamente siempre ha sido la mayor motivación para el arquero, de 25 años.

"Este deporte es individual. Puedes ganar muchas medallas solo contigo mismo. Si te haces más fuerte, puedes ganar muchas medallas, y eso es lo que me gusta del tiro con arco", dice Shana.

El atleta ganó su primer título grande en el Gran Premio de Asia de Bangkok en 2014, en Tailandia. Tres años después se hizo con su segunda medalla de oro en Bishkek, Kirguistán, en el Torneo Internacional de Tiro con arco de 2017.

El arquero y el entrenador

Con su talento natural con el arco, Shana estaba destinado a irrumpir entre los mejores de este deporte, lo que finalmente logró en 2019.

Shana, preguntado sobre el secreto de su éxito, dice que no es otra cosa que "trabajo duro". "Lo más importante es el trabajo duro".

"Cuando pierdo, no pierdo, sino que aprendo. Estoy aprendiendo las posiciones y áreas de tiro con las que tengo problemas, y después lo discuto con mi entrenador. También veo vídeos para detectar qué posición podría darme buenos puntos".

El emerger de Shana hasta la cima también ha estado marcado por la aparición de Martin Frederick, que fue nombrado seleccionador principal de la Federación de Tiro con arco de Bangladesh.

Cuando Frederick aceptó el trabajo como entrenador en 2018, dijo entonces a World Archery.org: "Soy optimista con el futuro del país en tiro con arco. Primero nos centraremos en alcanzar y mantener un alto nivel entre el continente asiático, y, después, mundialmente".

Con el nuevo estilo de enseñanza de Frederick, el talento de Shana comenzó a brillar aún más fuerte.

"Él es una persona fantástica. Su nivel de entrenamiento está a la altura de un entrenador coreano o estadounidense", remarca Shana.

"Mi selección se ha fortalecido individualmente. Todo es ahora más fuerte. Nuestro programa de talento ahora incluye a unos 200 arqueros profesionales en mi país. Cuando él llegó, recreó muchas competiciones y varias actividades. Nosotros le seguimos en todo esto y conseguimos buenos resultados".

En 2019, tanto el arquero como el entrenador recibieron reconocimiento por su actuación sobresaliente en del deporte. Shana ganó el premio a Mejor Debutante, mientras que Frederick el de mejor entrenador, por World Archery.

Para poner la guinda al pastel, el equipo de tiro con arco de Bangladesh logró 10 medallas en los Juegos Surasiáticos en diciembre de 2019, lo cual fue otro momento histórico para el país.

Es evidente que el tiro con arco de Bangladesh está entrando en otra era, y Shana y Frederick son sus líderes.

Martin Frederick y Ruman Shana.
Martin Frederick y Ruman Shana.
Por cortesía de Ruman Shana

Mi sueño es que mi selección se convierta en la más fuerte del mundo.

El tiro con arco de Bangladesh es una familia

Tokio 2020 y más allá

Shana se encuentra en su ciudad natal debido al confinamiento en Bangladesh, pero continúa con su entrenamiento físico.

"Me mandaron mi arco, pero no puedo disparar porque no tengo espacio. Sin embargo, está bien para mí porque con el arco puedo hacer ejercicios de control. Cuando esta situación con el corona mejore, volveré a entrenar lo antes que pueda".

Tokio 2020 está en su mente, incluso aunque tanto Bangladesh como él individualmente cuenten con mucha presión para terminar con la sequía del país en los Juegos.

"Como es la primera vez que me clasifico para los Juegos, no puedo esperar conseguir una medalla. Así que mi sueño es llegar a los cuartos de final".

En su camino a Tokio 2020, se fijará en los deportistas de élite que han recorrido ya ese camino antes que él.

"Los atletas del top 10 como Kim Woojin, Mauro Nespoli, Brady Ellison u otros tiran muy bien, pero también me recuerdan que son humanos y que, si ellos pueden tirar así, yo también", asegura.

Y, más importante aún, Shana tiene un sueño mayor para Bangladesh.

"Espero que nos convirtamos en una selección más fuerte en el futuro y conseguir medallas en eventos por equipos de la Copa del Mundo, como hacen Corea, Italia, Francia y Estados Unidos".

"Mi sueño es que mi selección se convierta en la más fuerte del mundo. El tiro con arco de Bangladesh es una familia", dice.

View this post on Instagram

Tire go for gold 😍😍😍

A post shared by Md Ruman Shana (@mdrumanshana) on