Rommel Pacheco, el clavadista eterno

BARCELONA, ESPAÑA - 22 DE JULIO: Rommel Pacheco de México compite en la final masculina de trampolín el día tres del 15° Campeonato Mundial FINA en la Piscina Municipal de Montjuïc el 22 de julio de 2013, en Barcelona, España.
BARCELONA, ESPAÑA - 22 DE JULIO: Rommel Pacheco de México compite en la final masculina de trampolín el día tres del 15° Campeonato Mundial FINA en la Piscina Municipal de Montjuïc el 22 de julio de 2013, en Barcelona, España.

Uno de los atletas más famosos de México conversa con Tokio 2020 sobre sus desafíos dentro y fuera de la alberca

La estrella mexicana de los clavados Rommel Pacheco adora los desafíos.

Durante una carrera que abarca más de 20 años ha participado en tres Juegos Olímpicos y ha ganado tres medallas en los campeonatos mundiales. El nativo de Mérida también ha tenido que lidiar con polémicas con su federación y se ha expuesto a condiciones muy duras en populares programas de la televisión mexicana.

A pesar de ser un deportista tan multifacético, es en la alberca donde sigue brillando de forma especial y donde esperar volver pronto para seguir preparándose para los Juegos Olímpicos de Tokio. El atleta ve el aplazamiento de los Juegos como una oportunidad para mejorar.

"La noticia de los Juegos Olímpicos pospuestos para el verano del próximo año me dejó un poco más tranquilo, sabiendo que tendré más de un año para prepararme para llegar a la competencia de la mejor manera", dijo el deportista de 33 años a Tokio 2020.

“Estoy seguro de que todos esperan la fiesta Olímpica. Seguramente será la línea divisoria para decirles a todos que el mundo está bien y que estamos unidos. Esto es algo que el deporte puede hacer", opina.

View this post on Instagram

#Tokio2021 la mejor decisión. Hoy nos despertamos con una difícil noticia para todos los deportistas, el aplazamiento de los Juegos Olímpicos, que aunque ya lo veíamos venir por la presión de las distintas federaciones deportivas de varios países, no deja de ser algo impactante. Por primera vez en la historia se pospone esta justa por un motivo que no sea guerra; hoy la pandemia del coronavirus nos tiene en jaque a nivel mundial, hoy no tenemos que luchar por conseguir una medalla, tenemos que luchar por seguir las indicaciones de las autoridades sanitarias para mantenernos a salvo y mantener a salvo a los demás. Hoy después de años de preparación y con las metas y objetivos establecidos tenemos que replantearnos todo; pero saben qué, lo vamos a lograr, porque el Espíritu Olímpico va mucho más allá de ir a los Juegos Olímpicos o de ganar una medalla, el Espíritu Olímpico es una filosofía que enaltece los valores de igualdad, justicia, imparcialidad y respeto a todas las personas sin distinción. Siempre hemos escuchado la frase de “el deporte es salud” pues hoy llego el momento de entender que “sin salud no hay deporte”. Ánimo a todos mis compañeros deportistas de todo el mundo, pongamos nuestro granito de arena dando el mensaje correcto en nuestras comunidades y nos vemos en el próximo año para demostrarle al mundo que si se pudo.

A post shared by Rommel Pacheco (@rommel_pacheco) on

Un sentimiento familiar

Pacheco está viviendo la actual pandemia del coronavirus desde su casa en Mérida, en el estado de Yucatán. Encerrado en su casa y sin poder entrenar en la alberca, el clavadista se entretiene de distintas formas y sigue haciendo ejercicios para mantener su forma física.

"Estoy leyendo libros y viendo series de televisión. También paso una hora y media haciendo ejercicio todos los días, ya que lo más importante para los clavadistas es mantener la fuerza de las piernas. ¡También hago cardio para que mis abdominales no desaparezcan!", comenta en un indicio de que para él mantener su imagen en las redes sociales es casi tan prioritario como su forma atlética.

“La verdad es que los deportistas estamos acostumbrados a la rutina, a estar en un mismo espacio. Te despiertas, estás en tu casa o en una concentración, te desplazas al centro de entrenamiento y regresas otra vez a tu casa. Es una vida monótona".

El popular atleta también está aprovechando la oportunidad para relajarse y descansar, algo que asegura que normalmente no hace.

"Normalmente combino entrenamientos y competencias con reuniones de negocios y generar contenido para mis redes sociales, además de conferencias".

Estrella en las redes sociales

Pacheco no exagera cuando asegura que crear contenido en las redes sociales es una tarea importante para él. El deporte de los clavados es muy popular en México gracias a deportistas históricos como Fernando Platas, dos veces abanderado mexicano de la delegación nacional en los Juegos de Sídney 2000 y Atenas 2004.

Precisamente, fueron los Juegos en Grecia donde Pacheco debutó en las Olimpiadas y donde empezó a hacerse conocido, una fama que en los últimos años se ha incrementado gracias a su participación en diversos programas de televisión.

Actualmente, el tres veces campeón Panamericano suma más de un millón de seguidores en sus redes sociales. El deportista incluso hizo una aparición especial en el canal de YouTube de la celebridad de los clavados Tom Daley. Más tarde, el británico le devolvió el favor, participando en una particular competencia en el canal de Pacheco.

En 2018, el clavadista participó en Exatlón México, uno de los reality shows más populares de su país. En este programa, los participantes compiten en diversos circuitos de pruebas físicas y mentales, algo que puso a prueba al deportista.

“En verdad, el reality show me hizo sufrir mucho. Había poca comida y agua, no había luz eléctrica, no había baño... realmente las condiciones eran bastante precarias y extremas".

Aunque su participación en el programa no se puede comparar con la situación que estamos viviendo debido al coronavirus, Pacheco asegura que esa experiencia televisiva le ayudó a ver las cosas con perspectiva. "El programa me ayudó a valorar las pequeñas cosas, lo que damos por hecho y a lo que no le damos la importancia adecuada, ya sea poder abrazar a alguien, ir a cenar con amigos o salir a tomar un café. De manera similar, creo que esto es algo que está experimentando mucha gente ahora. Creo que después de superar esta problemática, todos seremos un poco más humanos de lo que éramos antes", argumenta.

El año pasado, Pacheco abandonó momentáneamente los trajes de baño por las lentejuelas para participar en la versión mexicana de otro popular programa de televisión, 'Mira quién baila'. Este desafío le resultó mucho más comparable a su ocupación normal.

“Lo pasé bien porque no me faltaban las comodidades. Vivía en mi casa, comía... Fue un entrenamiento bastante fuerte porqué entrenaba casi diez horas al día para aprenderme las rutinas. Pero lo pasé bien".

“No soy muy ágil bailando, así que me fue difícil aprender las rutinas. Pero el desafío de hacerlo frente al público me hizo tener más confianza como clavadista. Después de enfrentar este desafío, cuando regresé a la fosa de clavados estaba más tranquilo y relajado".

Superando la decepción

En la trayectoria de Pacheco no todo han sido éxitos y buenos momentos.

A pesar de haber ganado tres medallas en los campeonatos mundiales, todavía tiene que lograr un podio en los Juegos Olímpicos después de tres intentos.

Sus finales Olímpicas más angustiosas se produjeron en Río 2016. El veterano clavadista buscaba la medalla en el evento individual y en el sincronizado de 3 m pero en ambas pruebas se le escapó el podio en las rondas finales.

“Estaba un poco triste y enojado porque las dos medallas que casi tenía en mis manos se escaparon", recuerda.

“Después de los Juegos de Río, la verdad es que no sabía si continuar o no. Pero me emocioné con la Ceremonia de Clausura cuando comenzó la entrega a Tokio, y vi los personajes de videojuegos con los que crecí, incluidos Dragon Ball y Mario Bros. Otra vez sentí la emoción."

En 2018, la Federación Mexicana de Natación omitió polémicamente a Pacheco y a su pareja de sincronizados Jahir Ocampo de la FINA Diving World Series, a pesar de que los clavadistas cumplían con todos los criterios de calificación.

Esto fue seguido por otra omisión para los Juegos Panamericanos de 2019, a pesar de que el clavadista y su pareja ocupaban el primer puesto en la calificación de su país.

Sin embargo, el dúo estaba decidido a enfrentarse al desafío. Y lo hicieron con estilo.

Pacheco y Ocampo volvieron a la cima de los clavados en 2019 y obtuvieron la medalla de plata en la categoría de 3 m sincronizados en la Serie Mundial de Clavados, de la Federación Internacional de Natación (FINA) 2019, realizado en Pekín, China.

Además, Pacheco selló su regreso con una inesperada medalla de plata en el campeonato mundial en el evento de trampolín individual no Olímpico de 1 m en Gwangju 2019, antes de llegar a la final del trampolín individual de 3 m y conseguir una plaza Olímpica para México.

BEIJING, CHINA - 11 DE MARZO: Jahir Ocampo y Rommel Pacheco de México compiten en la final masculina de trampolín sincronizado de 3 m durante el primer día del FINA/NVC Diving World Series 2016 en el centro acuático nacional-Water Cube el 11 de marzo de 2016, en Beijing, China.
BEIJING, CHINA - 11 DE MARZO: Jahir Ocampo y Rommel Pacheco de México compiten en la final masculina de trampolín sincronizado de 3 m durante el primer día del FINA/NVC Diving World Series 2016 en el centro acuático nacional-Water Cube el 11 de marzo de 2016, en Beijing, China.
2016 Getty Images

El camino a Tokio 2020

A los 33 años, Tokio 2020 probablemente será el cuarto y último intento de Pacheco de ganar el único premio que no está en su colección: la medalla Olímpica.

A pesar de conseguir la plaza de México para los Juegos, aún no se ha confirmado si la Federación Mexicana de Natación lo seleccionará para participar en los eventos individuales y sincronizados de trampolín de 3 m.

"Me encantaría participar en ambas disciplinas", dice.

“Es cuestión de esperar. Estoy en contacto con Jahir y, al igual que yo, se está manteniendo físicamente. Cuando sea la hora de competir, lo volveremos a hacer juntos".

Pero a falta de más de un año para los Juegos en Tokio, Pacheco se apresura a resaltar lo rápido que podría cambiar el sistema de calificación, especialmente después de la pandemia mundial.

“Hoy alguien puede estar en su mejor nivel, pero en un año no sabemos cómo van a ser las cosas".

“No sabemos qué país se recuperará más rápido, qué países podrán volver a entrenar adecuadamente. Imagino que habrá menos competiciones, lo que traerá muchos cambios. Los que mejor se adapten a lo que está sucediendo son los que tendrán el mejor resultado", apunta.

El futuro

Si bien los Juegos Olímpicos parecerían una conclusión natural para la carrera del veterano deportista, Pacheco se está desafiando a sí mismo para seguir compitiendo más allá de Tokio 2020.

“No soy un niño. Tengo 33 años, en julio cumpliré 34 y tendré 35 años en los Juegos Olímpicos. Pero la idea es continuar".

“Estos son mis últimos años. Seguramente, mis últimos Juegos Olímpicos. Pero mi período en el deporte se ha extendido debido al aplazamiento. Tal vez sea una señal de que aún no era mi momento de retirarme".

"Tenemos que tomarnos el retraso de una manera positiva, en lugar de solo lamentarnos por qué no se puede entrenar. Creo que nuestra apreciación del deporte aumentará después de todo esto. Por ahora, continuaré persiguiendo mi sueño Olímpico y, por lo tanto, estoy feliz. Seguiré siendo un clavadista. Mi sueño continúa".