Renaud Lavillenie pone en pausa sus ambiciones sobre dos ruedas... por ahora

BERLÍN, ALEMANIA - 12 DE AGOSTO:  Renaud Lavillenie, de Francia, reacciona en la final de pértiga durante el día seis del Campeonato Europeo de Atletismo, en el Olympiastadion, el 12 de agosto de 2018, en Berlín, Alemania.  (Imagen por Matthias Hangst/Getty Images)los
BERLÍN, ALEMANIA - 12 DE AGOSTO: Renaud Lavillenie, de Francia, reacciona en la final de pértiga durante el día seis del Campeonato Europeo de Atletismo, en el Olympiastadion, el 12 de agosto de 2018, en Berlín, Alemania. (Imagen por Matthias Hangst/Getty Images)los

El campeón Olímpico cuenta a Tokyo2020 que tiene una cuenta pendiente con el salto con pértiga, pero que después quiere correr sobre dos ruedas y competir en el épico rally Dakar

El saltador con pértiga (también conocida como garrocha) Renaud Lavillenie ha gando prácticamente todo en atletismo.

Con 33 años, se puede entender que ponga un ojo en el futuro, pero el francés ha revelado en una entrevista en exclusiva que todavía no ha acabado con sus objetivos en los estadios.

Lavillenie consiguió el oro Olímpico en Londres 2012, antes de perder contra el favorito local, Thiago Braz, en Río cuatro años despuées.

El francés logró incluso romper el récord absoluto del mundo de Sergei Bebka, que tenía 20 años de vigencia, en Donetsk (Ucrania), en 2014, tras superar un listón de 6.16 metros.

Esta marca siguió vigente hasta el pasado febrero, cuando la nueva super estrella del momento, Mondo Duplantis, realizó un salto de 6.17 metros en Torun (Polonia), antes de romperlo con un centímetro más de nuevo en Glasgow.

El único agujero en la colección de Lavillenie es un título mundial, ya que sufrió una desesperada desilusión el pasado año en Doha, cuando falló en tres ocasiones en la altura de 5.70 metros, lo que le hizo perderse la final.

Este año ha vuelto a estar en forma, terminando solo por detrás de Duplantis en Clermont-Ferrand antes de ser votado como mejor atleta masculino de marzo, gracias a su victoria en los Campeonatos de Francia de pista cubierta.

Con Tokio 2020 aplazado un año debido a la pandemia COVID-19, y con el próximo Campeonato del Mundo de Atletismo pospuesto, como resultado, a 2020, Lavillenie tiene un poco más de tiempo para conseguir sus objetivos más inmediatos.

Pero, en una entrevista exlusiva para el Olympic Channel, ha revelado que ya está esperando a, al final de su carrera, poder cambiarse de deporte al motociclismo.

Al contrario que para el resto de sus rivales, el entrenamiento del francés prácticamente no se ha visto interrumpido.

Lavillenie tiene todo lo que necesita para practicar en el jardín de su casa. Su hermano pequeño, Valentin, que finalizó sexto en salto de pértiga en Doha, realiza las tareas de comentarista.

Y él cree que aún sigue siendo rival para Duplantis y compañía en el entorno de máxima presión de una gran competición.

Sé que sigo siendo competitivo tácticamente.

Todavía soy capaz de hacer el salto certero en el momento adecuado bajo presión

Ponerse al día con Mondo

Duplantis es sin duda el hombre a batir actualmente en salto de pértiga, y Lavillenie está lejos de sorprenderse por su ascenso.

De hecho, ambos han sido grandes amigos desde hace tiempo

Lavillenie dice al respecto: "Conozco a Mondo desde 2013. Lo conocí en una competición en Nevada, Estados Unidos, en la que había unos 1.000 pertiguistas. Él solo tenía trece años entonces y ya saltaba 3.80 metros".

"Hubo una conexión instantánea entre nosotros. Fue muy amable, mantuvimos el contacto y seguí sus actuaciones. Cuando llegó a los 5.80 m por primera vez en el invierno de 2017, le mandé un mensaje preguntándole qué pértiga había utilizado. Hablamos un poco y después, sí, comenzamos a acercanos. Vino a entrenar a Clermont-Ferrand durante unos días", continúa.

"Esto es algo que lo valoro mucho y es una relación humana en la que tenemos un vínculo personal, no solo un vínculo por el salto de pértiga. Podemos hablar cada día, no solo sobre nuestro deporte. Podemos hablar un poco de todo. Es algo que sucedió de manera natural, una conexión genuina".

Cuando vi los progresos de Mondo en 2018, sabía que solo era cuestión de tiempo

-quizá unos años- que lo consiguiera

Así que, ¿cómo se sintió Lavillenie cuando Duplantis superó su récord del mundo?

"No te voy a decir que me puso feliz perder el récord, eso sería estúpido. Pero me puse contento por él porque él me gusta. Sé lo que significa este récord, la cantidad de trabajo que requiere, así que al final me sentí orgulloso por él y por el modo en el que lo batió", explica.

El suizo es ya campeón de Europa, y ahora está llevando el salto de pértiga a nuevas alturas, ¿el título Olímpico ya es suyo?

En esto Lavillenie no está seguro.

"Si vuelves atrás seis meses al Campeonato del Mundo de Doha, estaban Mondo, Piotr Lisek, y Sam Kendricks, que saltaron 6 metros en dos ocasiones cada uno durante la sesión. Todo el mundo esperaba que hubiera que saltar 6 metros para estar en el podio".

"Al final, tenías a dos atletas en el 5.97 m [Kendricks and Duplantis] y Lisek en tercer lugar con 5.87m, lo cual fue inesperado. Pero es un campeonato, la presión es diferente, la manera de afrontar la competición es diferente. Cuando estás en un meeting de atletismo, sobre todo compites contra ti mismo. El objetivo es saltar más alto que normalmente. En un campeonato, tu actuación no importa demasiado. Lo que importa es tu posición final", prosigue.

"En Tokio hay muy pocas opciones de ganar el oro sin superar los 5.90 m, como más o menos en cualquier competición actualmente. Pero, ¿serán los 6 m necesarios para llegar al podio? Razonablemente podría pensar eso, pero no hay certezas. Estará más cerca de la medalla de oro quien consiga la competición perfecta, sin intentos fallidos y poniendo presión al resto".

LONDRES, INGLATERRA - 10 DE AGOSTO:  Renaud Lavillenie, de Francia, compite en la final de pértiga el día 14 de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 en el Estadio Olímpico, el 10 de agosto de 2012, en Londres, Inglaterra.  (Imagen por Michael Steele/Getty Images)
LONDRES, INGLATERRA - 10 DE AGOSTO: Renaud Lavillenie, de Francia, compite en la final de pértiga el día 14 de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 en el Estadio Olímpico, el 10 de agosto de 2012, en Londres, Inglaterra. (Imagen por Michael Steele/Getty Images)
2012 Getty Images

¿En busca de más éxitos antes de una carrera en deportes de motor?

Lavillenie se está acercando al final de su carrera en salto con pértiga, aunque podría seguir hasta París 2024, para competir en casa.

Tras el retraso de los Juegos de Tokio 2020, ¿piensa que todavía puede luchar por una medalla o los mejores días de 'Air Lavillenie' han terminado?

"Creo que hemos visto una buena parte de lo mejor. Dicho esto, me he sorprendido mucho a mí mismo por ser capaz de seguir saltando mucho y con un nivel alto de intensidad. Me desilusionó mucho mi actuación en Doha y quiero compensarlo. Probablemente no vaya tan alto como en el pasado, pero sé que soy todavía competitivo tácticamente. Todavía soy capaz de hacer el salto certero en el momento adecuado bajo presión", sigue.

En un campeonato la presión, y por lo tanto los saltos, son diferentes. Tú saltas diferente, la meta es diferente.

Así que todavía puedo revolucionar un poco un campeonato, ¡al menos eso quiero!

Él además insiste en que el hecho de que Duplantis le batiera el récord del mundo no le ha afectado a sus ansias por ganar de ningún modo.

"Nunca he tenido falta de motivación a lo largo de mi carrera. La fuerza de la competición, o la falta de ella, o estar compitiendo bien o mal, nunca ha afectado a mi motivación".

"Mondo dio un gran paso adelante el pasado año, pero otros tres o cuatro atletas también han mejorado. Hay muchísimo respeto mutuo y felicidad por poder compartir momentos increíbles juntos. Todo esto solo trata de buenas vibraciones, y es genial ir a una competición con una sonrisa porque, uno, soy capaz de hacer lo que me gusta, y dos, lo hago junto a personas que verdaderamente aprecio", dice.

Aunque la retirada no está entre sus pensamientos inmediatos, Lavillenie ya sabe lo que hará después del atletismo. Cambiará los estadios para complacer su amor por los deportes de motor.

En 2013 finalizó en 25ª posición en Las 24 horas de Le Mans, donde participó en una moto, pero estuvo forzado a abandonar al año siguiente.

Las dos ruedas son definitivamente su pasión.

"Lo que me gusta es la adrenalina, la sensación velocidad, siempre presionando tus propios límites. Este sentimiento me parece increíble sobre una moto. Y luego tomar curvos con tu cuerpo prácticamente fuera de la moto a gran velocidad, es simplemente de locos. Una vez que pruebas esto, se queda contigo", define.

"El salto con pértiga es una disciplina con la que tienes que estar comprometido tanto mental como físicamente. También hay algún riesgo, la polea se puede romper, y es mi rutina diaria. Básicamente no soy típico al que le gusta quedarse en el sofá haciendo cosas traquilas".

Lo que me gustan son las actividades con sensaciones, adrenalina, en las que puedas poner a prueba tus límites.

Con el motociclismo, ¡pongo el tick en todas estas cosas!

"Cuando acabe con el salto con pértiga, uno de mis sueños sería hacer una temporada en un campeonato. No sé si en enduro o en velocidad. No lo sé todavía. Pero tendría que entrenar mucho para ser rápido", cuenta Lavillenie.

"No lo haré para ganar. No tengo la habilidad. Lo haría por placer propio. Pero quiero probarlo en buenas condiciones así que será duro. Ahora mismo simplemente amo pilotar, en un circuito o en senderos, pero no hay ningún plan concreto para mí. Tengo la suerte suficiente de tener buenos contactos en el mundo del motociclismo por lo que esperaré hasta que se acerque el final de mi carrera como saltador con pértiga para poder hacer todo esto y tener al menos una temporada de diversión".

Una de estas conexiones es su amigo Cyril Despres, cinco veces ganador del rally Dakar, y esta carrera épica sobre el desierto está entre sus ideas.

Lo primero que ya estoy preparando es hacer las 24 Horas de Le Mas en coche, y esto es algo que llevará algún tiempo organizar.

Después, el Dakar estaría genial. Lo bueno de los deportes de motor es que puedes practicarlos incluso si eres mayor

"En atletismo, entre los 35-38, te encuentras al final de tu carrera. En los deportes de motor es incluso quizás cuando comienzas a ser mejor".

Por el Olympic Channel.