Reem Al Shammary, o el arte de superar retos

La boxeadora jornada Reem Al Shammary en el torneo de clasificación para Tokio 2020 de Asia y Oceanía disputado en Amán.
La boxeadora jornada Reem Al Shammary en el torneo de clasificación para Tokio 2020 de Asia y Oceanía disputado en Amán.

La boxeadora jordana Reem Al Shammary ha tenido que sobreponerse a muchos obstáculos en su vida: primero, a una comunidad beduina que no apoyaba que las mujeres tomen parte del deporte; después, una lesión en el nervio que le hizo necesitar silla de ruedas. Ahora está apuntando a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Al Shammary fue la única mujer púgil jordana en tomar parte del evento de clasificación Olímpico, que tuvo lugar en Amán unas semanas atrás. "Quiero ser una inspiración para las chicas que desean practicar boxeo, tanto en los países árabes como en todo el mundo", contó al Olympic Channel.

De la silla de ruedas al ring en dos años, la historia de Reem Al Shammari
01:59

Obstáculos

Ahora, con 30 años, entrena durante horas cada día, y, cuando no lo está haciendo, pasa su tiempo entrenando a niños. Comenzó en el boxeo en 2009, lo cual fue en contra de las tradiciones de su comunidad.

"La sociedad beduina es muy conservadora, muy cerrada y sus tradiciones son muy restrictivas. Una de sus tradiciones es que las chicas no tienen permitido practicar deporte. Pero decidí romper con esta tradición", explica.

Al Shammary siguió boxeando y su propio camino, hasta que apareció un nuevo obstáculo. Esta vez, uno físico. En 2018, sufrió un transtorno nervioso, forzándola a utilizar una silla de ruedas. "Sufrí una enfermedad inesperada, pero tenía la fuerza de voluntad suficiente para volver de alguna manera. Quiero que la gente sepa que con fuerza de voluntad y determinación, puedes conseguir tus metas".