Recordando Tokio 1964

Remembering Tokyo 1964

El día de hoy, pero hace 55 años, todos los ojos estaban puestos en Tokio, lugar que recibía al mundo entero durante la Ceremonia de Apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio 1964.

Fue la primera vez en la que los Juegos tenían como sede una ciudad asiática, y este evento ayudó a mostrar el Japón moderno al mundo.

5.133 atletas de 93 naciones y regiones se congregaron en Tokio y demostraron sus habilidades excepcionales en 163 eventos olímpicos derivados de 20 deportes diferentes. Judo y voleibol hicieron su primera aparición en unos Juegos Olímpicos, mientras que el pentatlón femenino se incluyó en las pruebas de atletismo.

Haciendo historia

Los Juegos de 1964 fueron históricos ya que Tokio se convirtió en la primera ciudad asiática en acoger unos Juegos, que no solo tuvieron un profundo impacto en el panorama deportivo de Japón, sino también en múltiples aspectos de la vida del país.

La Ceremonia de Apertura fue un evento emocionante, con fuegos artificiales, globos y exhibiciones de la cultura japonesa, y uno de sus momentos más memorables llegó cuando el último portador de la antorcha, Yoshinori Sakai, escaló hasta las estrellas para iluminar el Caldero Olímpico

International Olympic Committee

Sakai nació en la ciudad de Miyoshi, el mismo día en que la bomba atómica explotó en Hiroshima, tan solo a 60 kiómetros al norte de su ciudad natal.

Sin embargo, el talentoso atleta, que se alzó con el oro en los Juegos Asiáticos de 1966, nunca llegaría a participar en unos Juegos Olímpicos.

Los de 1964 fueron unos exitosos Juegos para Japón, y una de sus victorias más grandes fue la de combinado femenino de voleibol, que logró una histórica medalla de oro tras ganar a la formidable selección de la URSS. También destacó la actuación Osamu Watanabe, en lucha libre, que fue oro tras una trayectoria impoluta, ya que se mantuvo invicto en toda la competición.

Por otro lado, Takehide Nakatani también hizo historia convirtiéndose en el primer ganador de una presea dorada en judo en unos Juegos Olímpicos.

Aquellos que siguieron aquel evento recordarán también al maratoniano Abebe Bikila, que revalidó la medalla de oro de Roma 1960 y al americano Billy Mills, que, a pesar de que no esperara ser corredor, consiguió la primera y única presea de Estados Unidos en 10.000 metros en unos Juegos Olímpicos.

International Olympic Committee

Aún queda por hacer historia en Tokio

Los Juegos de 1964 transformaron completamente a Japón y, a menos de 300 días hasta que comiencen los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, el país está preparado para otros Juegos históricos y transformadores.

Tokio albergará por segunda vez los Juegos Olímpicos de Verano, convirtiéndose en la primera ciudad asiática que lo consigue.

Desde 1964 la participación de los atletas y de las naciones ha crecido significantemente y se espera que lleguen a Tokio el próximo verano 11.000 atletas de 206 naciones.

Los deportistas competirán en 339 pruebas de 33 deportes diferentes, contando los cuatro que han sido añadidos al programa olímpico: karate, escalada, skateboard y surf, mientras que el béisbol y el softball volverán a ellos después de una larga espera tras 12 años de ausencia.

Los Juegos serán también los más igualitarios en historia, ya que el 49 por ciento de los deportistas serán mujeres.

Los aficionados que acudan el próximo año a los Juegos no tendrán que irse lejos para encontrar recuerdos a los de 1964, ya que cinco de sus sedes serán utilizadas por Tokio 2020: el Yoyogi National Gymnasium, Nippon Budokan, el Parque Ecuestre, Tokyo Metropolitan Gymnasium y el puerto de Enoshima.

Además, Tokio ofrecerá una bienvenida única a los atletas, cuerpos técnicos, familias y aficionados que lleguen a la ciudad. Omotenashi es como es definida la hospitalidad japonesa y algo que difícilmente hayan experimentado los visitantes antes de ver cómo los ciudadanos japoneses les tratan y reciben con los brazos abiertos.

Tokio 2020 quiere iniciar cambios para el futuro del mundo y dejar un legado positivo para las próximas generaciones.