Queralt Casas y un esperado debut Olímpico

Queralt Casas, de España, antes de un partido del Clasificatorio Olímpico de baloncesto femenino.
Queralt Casas, de España, antes de un partido del Clasificatorio Olímpico de baloncesto femenino.

La escolta de la selección española ha logrado medallas tanto en Europeos como en Mundiales, y ahora tiene la opción de competir y luchar por ellas en Tokio 2020

La selección española femenina de baloncesto logró su mejor resultado en unos Juegos Olímpicos en los pasados, Río 2016, gracias a una medalla de plata. En Tokio 2020 volverá a ser uno de los combinados favoritos al subir al podio, tras hacerlo en los tres últimos Mundiales (bronce en 2010 y 2018 y plata en 2014) y alzarse con el oro en los dos pasados Europeos (2017 y 2019).

Con estos credenciales, solo las mejores podrán entrar en la convocatoria Olímpica de Lucas Mondelo, su seleccionador. Y una de las jugadoras que opta a liderar al equipo será la escolta Queralt Casas, que podría de este modo vivir sus primeros Juegos Olímpicos.

"Para mí, yo siempre lo he dicho, aunque sea a repartir agua o secar el sudor, yo quiero vivir los Juegos Olímpicos. Yo creo que para todos los deportistas es lo máximo", reconoce Casas en una entrevista para Tokio 2020.

La escolta considera a los Juegos Olímpicos un sueño, sean como sean. Ya que, debido al coronavirus, Casas sabe que los de Tokio 2020 no serán nada parecido a lo que se ha visto hasta ahora.

"Es verdad que este año no se sabe cómo van a ser porque unos Juegos es todo lo que envuelve, el ambiente, el público… Creo que no va a ser como otros años", sostiene.

Sin embargo, precisamente todo lo vivido en 2020 hace que Tokio 2020 tenga un significado diferente. “Ojalá eso signifique que se están encontrando realmente soluciones y que todo va para adelante porque es verdad que ya llevamos un año y se está haciendo largo y es súper complicado a nivel de salud, a nivel mental, incluso a nivel económico porque hay gente que lo está pasando muy mal. Disputar unos Juegos es como que ya están cambiando o yendo a mejor las cosas. Creo que poder jugar en unos Juegos es todo”, prosigue Casas.

La escolta Queralt Casas durante un partido con la selección española de baloncesto.
La escolta Queralt Casas durante un partido con la selección española de baloncesto.
@albertonevado / Real Federación Española de Baloncesto

Un 2020 complicado...

Esa esperanza es necesaria tras un 2020 difícil debido a la pandemia por coronavirus.

“En mi caso ha sido muy complicado. Yo nunca había estado cinco meses parada, sin competir, sin entrenar aunque sea un 2x2. Sí que tiraba y hacía pesas, pero no es lo mismo. Estaba hasta nerviosa al principio de temporada por jugar un partido, cuando llevo toda mi vida jugando a baloncesto", reconoce Casas, que juega este deporte desde los 7 años.

Sin embargo, aunque haya podido volver a practicar su deporte y hayan regresado las competiciones, Casas sigue acostumbrándose a la nueva realidad.

"El hecho de jugar sin público también es complicado, parece un entreno. Y, aunque vayas a tope, es mucho más complicado coger la motivación porque el público siempre te motiva. Desde finales de diciembre volví a ser yo mentalmente y me siento súper bien jugando, pero hay aspectos en los que aún es complicado", sostiene.

...pero con premio

Sin embargo, el 2020 no fue un año negativo en todos los aspectos. Casas fue elegida como MVP Nacional de la temporada 2019-2020 de la LF Endesa -la máxima categoría del baloncesto español-, por su labor en el Valencia Basket.

“No fue como lo esperaba porque habría podido dar mucho más, quizás yo también me ponía otro nivel. Y con el hecho de que empezó el covid en la segunda vuelta… En el momento decía que no estaba tan contenta [de recibir el premio] por no poder aportar lo que el grupo me aportó a mí. Pero ahora, viéndolo con el tiempo, estuvo bien”, explica la escolta.

El premio lo recibió tras su regreso a la liga española, después de haber jugado en Turquía y Francia.

“En los años en los que he estado fuera, he aprendido muchísimo. De hecho el año más duro para mí estando fuera fue el primero, en Turquía, pero es verdad que es en el que más he aprendido, tanto fuera como dentro del campo. Mis años en Francia fueron para mí los mejores de mi carrera deportiva e incluso fuera del campo, donde también he estado más feliz”, cuenta.

“De hecho, no tenía pensado volver a España tan pronto. Estaba tan bien fuera que no me lo había planteado. Lo que pasa es que Valencia tenía un proyecto súper ambicioso y con una oferta así no me lo pensé mucho la verdad”, prosigue la escolta.

El cara a cara de Queralt Casas y Valériane Ayayi

Queralt Casas (España) y Valériane Ayayi-Vukosavljević (Francia) se enfrentan a un duelo (de preguntas) fuera de la pista para revivir los mejores duelos y hablar de las cualidades de ambos equipos.

Las opciones de medalla en Tokio y en el EURO

La selección de España ha sido la otra gran aventura en la carrera de Queralt Casas.

Su primera gran competición fue el EuroBasket de 2013, donde ganó la medalla de oro ante Francia. Entonces ella era una joven jugadora con pocos minutos en pista. Ahora es una de las líderes del equipo, y consiguió en 2019 repetir hazaña con otra presea dorada.

“Desde entonces hasta ahora he cambiado muchísimo, pero no en cuanto a juego -aunque los años te dan mucha experiencia y lees mucho más el juego-, sino también personalmente. Para mí fue un sueño en 2013 compartir pista con Laia Palau, Amaia Valdemoro, Elisa Aguilar… yo estaba ahí para alucinar y poco más”, recuerda.

Antes de alucinar de nuevo con sus primeros Juegos Olímpicos, en Tokio 2020, Queralt Casas tendrá otro gran desafío: el EuroBasket femenino, que tendrá lugar del 17 al 27 de junio de 2021.

“Quiero estar dentro del equipo, pero no solo para Tokio, sino también para el Europeo", remarca la escolta.

“Sinceramente, y con los pies en el suelo, creo que en Europa somos la selección más fuerte. Lo hemos demostrado en los últimos años. Obviamente hay selecciones como Francia o Serbia que siempre están ahí y que a un partido te pueden ganar, eso está claro. Pero considero que somos la selección más dura. Si yo fuera Francia o Serbia no querría nunca cruzarme con España”, explica.

Por su parte, también ve opción de subir al podio en los Juegos Olímpicos de Tokio, como hicieron sus compañeras en Río 2016.

“Ojalá se pueda repetir el éxito de 2016, pero es muy complicado. Los Juegos Olímpicos son el mayor sueño de cualquier deportista. Me imagino que es espectacular”, expresa.

“En los Juegos siempre está ahí Estados Unidos, que es obvio que es la mejor selección. Eso es lo que hay. Comen aparte. Y luego hay selecciones muy buenas, como Australia, que es súper buena y nos ganaron en el último mundial, pero nosotras estamos ahí. Si depende de nosotras y lo hacemos como debemos y sabemos, deberíamos de estar entre las dos o tres primeras en el Europeo y entre las cinco primeras en los Juegos. Pero no quiero meter mucha presión”, finaliza entre risas.

De hacerse realidad sus predicciones, Queralt Casas podría culminar su mejor año a nivel de selección, con debut incluido en los Juegos y, por lo tanto, un nuevo sueño hecho realidad.