Playback Río: la selección femenina japonesa de tenis de mesa se recupera de una gran derrota para lograr el bronce

RIO DE JANEIRO, BRAZIL - AUGUST 16:  Mima Ito and Ai Fukuhara of Japan celebrate winning a doubles match against Yihan Zhou and Mengyu Yu of Singapore during the Womens Team Bronze Medal match on Day 11 of the Rio 2016 Olympic Games at the Riocentro - Pavilion 3 on August 16, 2016 in Rio de Janeiro, Brazil.  (Photo by Mike Ehrmann/Getty Images)

Japón ganó un total de 41 medallas (12 de oro, 8 de plata y 21 de bronce) en los Juegos Olímpicos de Río 2016, pero ¿qué pensamientos pasaron por la mente de los atletas japoneses cuando aparecieron en el escenario más grande de todos? En esta serie, recordamos los increíbles eventos de Brasil que aún están frescos en la memoria colectiva del próximo país anfitrión

Resultados del partido por el bronce de tenis de mesa femenino por equipos

Japón 3 - 1 Singapur

(FUKUHARA Ai 2 - 3 YU Mengyu)
(ISHIKAWA Kasumi 3 - 0 FENG Tianwei)
(FUKUHARA Ai, ITO Mima 3 - 1 YU Mengyu, ZHOU Yihan)
(ITO Mima 3 - 0 FENG Tianwei)

El objetivo primordial de la selección femenina de tenis de mesa de Japón en los Juegos Olímpicos de Río 2016 era batir al poderoso equipo de la República Popular de China.

Para estar en la cima del mundo, Japón necesitaba superar a un país que -con justificación- se conocía como 'el país del tenis de mesa'. Tras se derrotado por la República Popular de China en las finales de los Juegos de Londres 2012 y en los Mundiales de Tenis de Mesa de 2016, Japón estaba determinado en conquistar su tan soñado trono en el tenis de mesa en Río 2016, solo para enfrentar la dura realidad. Lejos de superar a China, Japón ni siquiera llegó a la final, donde esperaba el gigante, ya que el combinado nipón perdió contra Alemania por 2-3 en las semifinales después de un partido de más de cuatro horas.

Al final, el equipo tuvo que ponerse la meta secundaria de conseguir llevar una medalla a casa.

FUKUHARA Ai, ISHIKAWA Kasumi e ITO Mima, las componentes del equipo nacional de Japón, se motivaron para deshacerse de esta gran decepción que supuso perder en la semifinal. Aunque tenían un día para descansar antes del partido por el bronce, no había dudas de que podrían estar lastrando fatiga física, así como una sensación de vacío después de su derrota en el largo y extenuante partido de semifinales. Pero aún Japón podía ganar de manera consecutiva una medalla, dependiendo de si podía recuperarse o no del daño sufrido en la semifinal.

Entonces llegó el partido por el bronce, en el que Japón empezó con un mal comienzo. Fukuhara, la primera jugadora, perdió el primer partido, lo que le dio alas a su oponente. Sin embargo, Ishikawa dio la vuelta a la situación ganando al as de Singapur FENG Tianwei, que le había ganado en el partido por el bronce de la categoría individual en los Juegos de Londres 2012. La jugadora japonesa quiso voluntariamente enfrentarse a Feng. "Quería demostrar todo lo que he crecido en los últimos cuatro años", dijo entonces.

RÍO DE JANEIRO, BRASIL - 16 DE AGOSTO:  Mima Ito, Kasumi Ishikawa y Ai Fukuhara, de Japón, celebran su victoria en el partido por el bronce contra Singapur en los Juegos Olímpicos de Río 2016.  (Imagen por Mike Ehrmann/Getty Images)
RÍO DE JANEIRO, BRASIL - 16 DE AGOSTO: Mima Ito, Kasumi Ishikawa y Ai Fukuhara, de Japón, celebran su victoria en el partido por el bronce contra Singapur en los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Imagen por Mike Ehrmann/Getty Images)
2016 Getty Images

La victoria de Ishikawa inspiró la racha del equipo. Fukuhara e Ito ganaron el partido de dobles por 3-1, lo que dejó a Japón a un solo partido de asegurar el bronce. El cuarto enfrentamiento era entre Ito y Feng. Ito, la más joven del equipo -con 15 años-, fue derrotada en su primer partido de la semifinal, y se sentía responsable de permitir que sus oponentes ganaran finalmente. Determinada para borrar esa frustración en el partido por el bronce, movió a su oponente por la cancha con su estilo propio de increíble velocidad, para ganar los juegos consecutivos.

"Estos han sido los Juegos más duros que he vivido", dijo Fukuhara con lágrimas sin final en los ojos cuando lograron la medalla de bronce.

Como la más mayor del equipo -con 27 años-, se había prometido a sí misma: "Da igual ganar o perder, no dejaré que pase. No me dejaré a mí misma llorar". Pero a pesar de esta promesa, el alivio que sintió tras lograr la medalla fue demasiado para ella.

Ishikawa era una potencial medallista Olímpica en el evento individual, pero inesperadamente fue derrotada en su primer partido. En el evento de conjuntos, sin embargo, lideró al equipo ganando todos sus partidos. "Para mí, la medalla de bronce que hemos ganado ha sido más difícil de conseguir que la de plata que ganamos en Londres. Estaba un poco abajo tras perder el primer partido de individuales, pero fue esta derrota lo que me dio incluso más determinación para redimirme en el evento por equipos", dijo con una sonrisa. "Nunca sabes qué puede pasar en unos Juegos. Me he dado cuenta de lo difícil que es ganar una medalla Olímpica".

Las tres compañeras de selección, cada una con sus problemas, se animaron mutuamente para salir juntas adelante. Cada partido consolidaba la solidaridad como equipo. Y fue precisamente su trabajo en equipo lo que les permitió quitarse de encima la decepción de las semifinales y lograr el bronce. Aunque el equipo japonés no llegó superar a la República Popular de China, la medalla -conseguida bajo una gran presión- se convirtió en tan valiosa como la de plata en Londres, según atestiguaron las sonrisas y las lágrimas de las tres jugadoras de la selección.