Pablo Abián: “No renuncio a nada en Tokio 2020”

Pablo Abián, de España, compite en la final de los Juegos Europeos de Bakú 2015. (Imagen por Robert Prezioso/Getty Images for BEGOC)
Pablo Abián, de España, compite en la final de los Juegos Europeos de Bakú 2015. (Imagen por Robert Prezioso/Getty Images for BEGOC)

Pablo Abián es un pionero en el bádminton español. A sus 35 años, lejos de contemplar la retirada, busca su clasificación a Tokio 2020, a donde llevaría toda la experiencia que ha ganado en sus tres participaciones anteriores en Juegos Olímpicos

Como algo de familia –su padre es profesor de Educación Física, y sus hermanos también juegan-, a temprana edad Pablo Abián comenzó a practicar el bádminton, un deporte que terminaría convirtiéndose en su vida.

“Para mí el bádminton significa toda una forma de vida. Es algo que he practicado y que llevo dentro desde que era muy pequeño, muy pequeñito, con seis años. Y si tuviera que definirlo de una forma muy breve, es como una forma de vida”, cuenta en una entrevista para el Olympic Channel.

Pero el impacto de su talento para el deporte ha transcendido su vida y su entorno familiar, y ha pasado a crear historia para el bádminton español. En Londres 2012 se convirtió en el primer jugador de España, en la rama masculina, en ganar un partido en Juegos Olímpicos. Además, ha estado en los Juegos de Pekín 2008 y Londres 2012, y está en busca de su billete a Tokio 2020 este verano.

“La verdad es que no renuncio a nada en Tokio 2020. Si consiguiera la clasificación, sumo otros cuatro años de experiencia a mi carrera deportiva. Es cierto, ya tengo 35 años, pero me sigo encontrando físicamente muy bien, con las mismas ganas y la misma ilusión que al principio, creo que esa combinación puede ser importante”, sostiene el campeón de los Juegos Europeos de Bakú 2015.

A Tokio… y, ¿más allá?

Abián tendrá 36 años cuando lleguen los Juegos Olímpicos de la capital nipona. Aunque está enfocado en clasificar a Tokio 2020, su intención de seguir podría incluso acercarlo a París 2024.

“Mi objetivo es ir poco a poco, tener la mente en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, pero sí te puedo adelantar que mi idea no es retirarme en (el ciclo Olímpico) 2020. Veremos qué es lo que pasa, pero sí llevo intención de seguir hasta, mínimo, 2024. Los resultados irán diciendo año a año en el nivel en que me encuentro”, expresa.

Entre sus recuerdos Olímpicos, el actual número uno español y 52° del ranking mundial, señala a Pekín 2008 como los Juegos más “espectaculares y más bonitos en cuanto a organización”. “También fueron mis primeros Juegos, una experiencia completamente nueva, fue algo espectacular”, agrega Abián, recientemente subcampeón del Abierto de Polonia.

Carolina Marín, una referencia internacional

Abián cree que los logros de Carolina Marín han ayudado a la difusión de este deporte en el país ibérico y a posicionar a España como un referente a nivel internacional. Pero no cree que sus éxitos hayan supuesto mayor presión para los demás jugadores.

“Creo que, en un deporte, que haya un campeón, una campeona del mundo, siempre es positivo y es bueno. Y el resto de jugadores, cada uno tiene que mirar con los objetivos que tiene planificados, y a partir de allí conseguir los mejores resultados”.

“Que Carolina (Marín) sea campeona del mundo, campeona Olímpica , para el bádminton es algo muy bueno. Le da mucha visibilidad a este deporte, que en España todavía es minoritario”, dice. “A nivel mundial ha colocado a España como una referencia”.