Mutaz Barshim, de ser "el peor" a saltar a los libros de récords 

La reacción de Mutaz Essa Barshim, de Catar, mientras compite en la final de salto de altura en el Campeonato del Mundo de Atletismo de la IAAF 2019, en Doha, Catar. (Imagen por Michael Heiman/Getty Images)
La reacción de Mutaz Essa Barshim, de Catar, mientras compite en la final de salto de altura en el Campeonato del Mundo de Atletismo de la IAAF 2019, en Doha, Catar. (Imagen por Michael Heiman/Getty Images)

Alguna vez se preguntó cómo eran sus deportistas favoritos antes de ser súper-mega-famosos? Cada semana, Tokio 2020 le ofrecerá un atisbo de cómo era la vida de algunos de los mejores atletas del mundo antes de convertirse en estrellas

Sus datos

  • Nombre: Mutaz Essa Barshim
  • Edad: 29
  • Nacionalidad: catarí
  • Profesión: atleta (salto de altura)

¿Qué ha conseguido?

El deporte moderno a veces nos brida historias de cuento, protagonizadas por atletas relativamente desconocidos que llegan a los titulares internacionales por conseguir éxitos sin precedentes para sus naciones.

Entre ellos está el saltador de altura Mutaz Essa Barshim.

Catar no cuenta con una larga historia en el podio en los deportes de velocidad o de saltos y lanzamientos. Pero Barshim consiguió grabar su nombre en los libros de récords.

Barshim ha conseguido elevarse como uno de los mejores saltadores de altura del mundo, gracias a obtener dos medallas Olímpicas (bronce en Londres 2012 y plata en Río 2016) y dos títulos mundiales (2017 y 2019), los cuales le acreditan como uno de los más grandes saltadores, junto a Javier Sotomayor -que posee el récord del mundo-, la leyenda germana Dietmar Mogenburg y el sueco Stefan Holm.

Barshim, que inicialmente quería ser marchador, ahora posee el récord nacional catarí y el récord asiático al aire libre (2.43 metros), y en un país desprovisto de héroes deportivos en atletismo, ha dado un vuelco a esa situación y es uno de los deportistas más venerados de su país.

El atleta, de 29 años, elevó su estado icónico en 2019 cuando labró una actuación increíble en Doha -frente a su público- para defender su título de campeón del mundo, a pesar de que sufrió una lesión antes de la competencia.

Algo sorprendente

Con lo que ha logrado hasta ahora en su carrera de salto de altura, la mayoría podría asumir que era un niño prodigio.

Sin embargo, el Barshim adolescente le contaría una historia completamente diferente.

Nacido en una familia de origen sudanés, Barshim se inició en el atletismo a una edad temprana, siguiendo los pasos de su padre, que era marchador.

Además de a la marcha, Barshim se interesó por el salto de longitud y el triple salto, pero decidió especializarse en el salto de altura.

Sin embargo, no consiguió el éxito de manera instantánea y admite que "siempre era el peor" cuando comenzó a saltar.

Barshim dijo para Sport 360: "Hasta los 17 años siempre era el peor. Había mucha gente en mi grupo que era mucho mejor que yo. Nunca sentí que fuera alguien especial. Pero mi padre siempre me dijo 'Sigue haciendo lo que haces, trabaja duro, sé paciente. Eso es lo que marcará la diferencia'. Así que seguí, sin importar lo demás".

Y eso hizo.

¿Qué hace ahora?

Un récord asiático, dos campeonatos del mundo y dos medallas Olímpicas serían un sueño para cualquier atleta, pero no para Barshim, que buscará más gloria en Tokio 2020.

Actualmente está entrenando en Malmo (Suecia), pero con la mirada puesta en Tokio. Tras ganar el bronce en Londres 2012 y la plata en Río 2016, sus expectativas son altas y espera poder mejorar los resultados y ganar el oro en los Juegos del próximo año.

Queda por ver si logra o no estar en medio del podio en Tokio, pero para alguien que pensó que era el peor a la edad de 17 años, seguramente está viviendo el sueño en la cima de su carrera.