Mirada al pasado: la calle que tiene nombre de héroe italiano

Dorando Pietri, de Italia, al borde del colapso, es ayudado en la línea de meta en el evento de maratón de los Juegos Olímpicos de Londres, el 24 de julio de 1908. Fue descalificado y el título fue para John Hayes, de Estados Unidos. (Imagen por Hulton Archive/Getty Images)
Dorando Pietri, de Italia, al borde del colapso, es ayudado en la línea de meta en el evento de maratón de los Juegos Olímpicos de Londres, el 24 de julio de 1908. Fue descalificado y el título fue para John Hayes, de Estados Unidos. (Imagen por Hulton Archive/Getty Images)

Los Juegos Olímpicos están llenos de campeones, récords e historias fascinantes, pero son también una enciclopedia increíble de momentos extraños, graciosos, emotivos y tristes. Nos adentraremos en ellos un poco cada semana para conseguir ponerle una sonrisa en la cara o una lágrima en la mejilla. Esta semana: un héroe italiano en la maratón de Londres 1908

Los antecedentes

En 1908, por primera vez en unos Juegos Olímpicos, se corría la maratón en una distancia de 42.195 km, que se corresponden aproximadamente a la distancia que hay entre Maratón y Atenas, en Grecia. La carrera comenzó en el Castillo de Windsor, para que los niños de la familia real pudieran ver el comienzo, y finalizó en el Estadio White City - la verdadera razón por la que el recorrido de la carrera era de exactamente 42.195 km. En total, 55 competidores de 16 naciones comenzaron la carrera. Solo 27 la acabaron.

La carrera

Como era la primera vez que se corría esta distancia, los competidores tenían poca idea de lo que tenían por delante. El grupo comenzó rápido -probablemente demasiado- y varios atletas lideraron la carrera, como Thomas Jack, Frederick Lord y Charles Hefferon. Estos dos últimos fueron adelantados por Dorando Pietri hacia la marca del kilómetro 39. Pietri, un corredor italiano y asistente en una pastelería, había empezado a correr en 1904, después de haber presenciado una carrera que había pasado por su ciudad.

Pero en aquella maratón, cuando entró al estadio, Pietri se comenzó a sentir deshidratado y empezó a tambalearse por toda la pista. Exhausto, finalmente se cayó y los oficiales tuvieron que ayudarle a ponerse de pie. De nuevo se cayó, y volvieron a tenerle que levantar del suelo. Al mismo tiempo, un atleta americano, John Hayes, se estaba acercando a él. Sin embargo, Pietri consiguió llegar a meta en primer lugar, pero la delegación estadounidense presentó una queja basada en que Pietri había recibido ayuda ilegal por parte de los oficiales.

Qué vino después

Pietri fue descalificado y Hayes fue declarado como ganador, con el sudafricano Charles Hefferon (que finalizó tercero) premiado con la segunda posición. Sin embargo, la leyenda de Pietri estaba solo tomando forma. La Reina Alexandra reconoció su coraje premiándole con una copa dorada, mientras que el resto de participantes recibieron un Diploma de Mérito. En muchos medios se han referido a la maratón de 1908 como "la carrera del siglo". Además, el atleta italiano, que se convirtió en un héroe en todo el mundo, fue después honrado con una calle en Londres con su nombre: White City's Dorando Close.

Bizarro maratón de Londres consigue el estatus de legendario
05:21