Michelle Kroppen busca la gloria Olímpica

Michelle Kroppen de Alemania compite durante el evento de prueba de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en el campo de tiro con arco del parque Yumenoshima el 14 de julio de 2019 en Tokio. (Foto por Matt Roberts/Getty Images)
Michelle Kroppen de Alemania compite durante el evento de prueba de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en el campo de tiro con arco del parque Yumenoshima el 14 de julio de 2019 en Tokio. (Foto por Matt Roberts/Getty Images)

La principal fuerza impulsora de la arquera alemana son los Juegos Olímpicos

La arquera alemana Michelle Kroppen es un nombre muy conocido en el circuito internacional desde su debut en 2013, y puede estar en camino de convertirse en una sólida candidata para Tokio 2020.

El año pasado, la arquera de 24 años se convirtió en una de los 10 mejores arqueras del mundo, la única alemana y europea que ha podido ingresar en este grupo de élite.

"No era mi objetivo estar en el top 10 del ranking mundial", dice. "Logré muy buenas clasificaciones en algunas de las competiciones y terminé con un décimo lugar en 2019".

Si bien parece minimizar su estatus en el top 10, Kroppen también formó parte del equipo que consiguió la cuota completa de clasificación de Alemania para los Juegos Olímpicos el año pasado, la primera vez que un equipo femenino de su país lo consigue en 20 años.

Esta cuota completa le da a tres arqueras alemanas la oportunidad de ir a los Juegos -más un equipo-, algo que no sucedía desde Atenas 2004.

"Es uno de mis momentos de mayor orgullo en el tiro con arco", explica Kroppen a Tokio 2020.

Michelle Kroppen de Alemania durante el evento de prueba de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en el campo de tiro con arco del parque Yumenoshima.
Michelle Kroppen de Alemania durante el evento de prueba de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en el campo de tiro con arco del parque Yumenoshima.
Matt Roberts/Getty Images

Con el equipo alemán listo para ir a los Juegos, Kroppen confía en que una medalla Olímpica podría estar en el horizonte para su país.

“El año que viene tenemos algunas clasificaciones internas para decidir los mejores miembros del equipo para los Juegos. Si me clasifico para Tokio, tenemos el objetivo de obtener una medalla por equipos. Creo que en equipos definitivamente podemos competir con las mejores".

Si Kroppen consigue un lugar en el equipo Olímpico femenino, estará lista para luchar contra los titanes del deporte, especialmente las atletas de la República de Corea que han dominado la competición durante décadas.

"Siempre es bueno competir contra las atletas coreanas y debo admitir que es aún mejor ganar, porque son conocidas como las mejores arqueras del mundo".

También puede encontrarse cara a cara con la número 9 del mundo, Deepika Kumari de India, quien la derrotó en la lucha por la medalla de oro en la Copa del Mundo de Tiro con Arco Salt Lake City 2018, una experiencia que Kroppen ahora mira con perspectiva.

"La Copa del mundo en Salt Lake City fue una competición con altibajos, porque hacía mucho viento y era difícil de manejar. La final por la medalla de oro fue muy difícil, pero también estuve feliz con la medalla de plata", dice.

Un juego mental

Gane o pierda, Kroppen cree que es importante ser paciente.

"Mi lema favorito es 'la paciencia es poder'. El deporte significa tener mucha paciencia porque no eres la campeona mundial el primer día cuando comienzas en tu deporte".

"Hay que ser paciente y los buenos resultados llegarán. Ese es el poder", agrega.

Y con sus primeros Juegos Olímpicos al alcance, Kroppen planea enfrentarse a todo con calma.

"Solo espero divertirme mucho, utilizar todo mi potencial y tal vez pueda regresar a casa con un buen resultado".

No sorprende que Kroppen parezca tan tranquila sobre las perspectivas de los próximos Juegos. La deportista tiene nervios de acero, al igual que las otras arqueras de élite en el mundo. Los tiene que dominar para sobrevivir a los brutales torneos de selección año tras año.

De hecho, el entrenamiento mental es sinónimo de ser un gran arquero. El tiro con arco es mucho más un juego mental que físico, ya que requiere precisión, concentración y controlar los nervios, especialmente en una competición Olímpica donde el objetivo está a 70 metros de distancia.

Es por eso que Kroppen dedica su tiempo, una vez a la semana, a la visualización mental.

"No hago ejercicios mentales todos los días, solo una vez por semana. A veces es establecer un puntaje sobre 36 flechas en mi cabeza, por ejemplo, 335. Y luego disparo 36 flechas y anoto. Si consigo 335, lo dejo. Si no lo hago, lo vuelvo a hacer hasta que lo consigo".

Pero además del entrenamiento mental, el lado físico del tiro con arco también es importante para Kroppen.

"Por el momento, solo me concentro en mi técnica. Aprovecho el tiempo que tengo para hacer algunos cambios y trabajo mucho con video para ver mis tiros".

Como muchos grandes arqueros, Kroppen estudia su propia actuación religiosamente y mantiene un registro de sus entrenamientos.

"Utilizo un pequeño cuaderno para escribir el contenido de mis sesiones".

"Tenemos que documentar cuántas flechas disparamos por día y utilizo este pequeño cuaderno para recordar todo. También escribo mis ajustes de arco y ajustes visuales. A veces escribo algunas frases motivadoras para mantener la cabeza en el juego".

Me encantó desde el primer segundo.

Pasión por el tiro con arco

Kroppen se encuentra actualmente en extenuantes sesiones de entrenamiento en un centro Olímpico nacional, mientras cumple las reglas de distanciamiento social.

“Solo se nos permite disparar solos y mantener la distancia el uno del otro. Podemos usar el gimnasio, pero no más de cuatro arqueros al mismo tiempo", apunta.

"No podemos usar fisioterapia en este momento, lo que hace que los días de entrenamiento sean aún más difíciles".

“Nuestro entrenamiento se divide en diferentes categorías. Por supuesto, tenemos entrenamiento de tiro con arco "normal", lo que significa disparar, disparar y ... por supuesto, más disparos. Pero también tenemos contenidos especiales, por ejemplo, capacitación en coordinación".

Además de las prácticas de tiro en una plataforma de equilibrio, Kroppen también realiza entrenamientos de estabilidad que combina con actividades como correr, nadar y andar en bicicleta.

Y es este entrenamiento completo, la combinación de lo mental y lo físico, lo que ha llevado la carrera de Kroppen a donde está ahora: la cima.

A principios de este año, antes de los confinamientos, Kroppen se convirtió en la campeona del equipo alemán por segunda vez consecutiva en la Bundesliga Finale y también fue campeona en el Vegas Shoot 2020. Su estrella brillará aún más cuando participe en los Juegos Olímpicos.

Su amor y pasión por el tiro con arco es lo que ha destacado a lo largo de su carrera. Desde que comenzó a practicar el deporte cuando tenía ocho años en su club de tiro con arco local, Kroppen ha disfrutado cada minuto.

"Me encantó desde el primer segundo", recuerda.

"Lo que me gusta más es que soy 100% responsable de mis acciones y mis resultados, y que recibo comentarios inmediatos después de cada tiro".

Con Kroppen ahora a la vanguardia del tiro con arco alemán, el deporte despierta un gran interés. El año pasado, la Copa Mundial de Tiro con Arco en Berlín fue seguida por más de 1,5 millones de alemanes.

Según el secretario general de la Federación de Tiro con Arco, Jorg Brokamp, ​​las cifras de audiencia no tenían precedentes. Solo "el atletismo y la natación tuvieron mejores cifras", explicó a WorldArchery.org.

Con este creciente atractivo, Kroppen espera que el tiro con arco "se vuelva más popular en el mundo".

Como pionera del deporte y con Tokio 2020 en el horizonte, la deportista está ahora en una posición privilegiada para ayudar a convertir en realidad ese deseo.