Marcos Madrid, un mexicano con estilo chino

YOKOHAMA, JAPÓN - 20 DE JUNIO: Marcos Madrid de México sirve contra Adrien Mattenet de Francia durante un partido en el primer día del 2014 ITTF World Tour Japan Open en el Yokohama Cultural Gymnasium el 20 de junio de 2014 en Yokohama, Japón. (Foto por Chris McGrath/Getty Images)
YOKOHAMA, JAPÓN - 20 DE JUNIO: Marcos Madrid de México sirve contra Adrien Mattenet de Francia durante un partido en el primer día del 2014 ITTF World Tour Japan Open en el Yokohama Cultural Gymnasium el 20 de junio de 2014 en Yokohama, Japón. (Foto por Chris McGrath/Getty Images)

El tenismesista de Puebla y raqueta número 1 de su país sigue su preparación en Francia con la mente puesta en Tokio 2020

Cuando tenía 9 años, Marcos Madrid le pidió un deseo a los Reyes Magos: un boleto para asistir a los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996. Tristemente, ese deseo no se cumplió. Pero Madrid tenía claro que algún día iría a los Juegos Olímpicos y puso todo su empeño en ello. Finalmente, su objetivo se cumplió en 2016 cuando participó en los Juegos de Río. Y nadie le regaló el boleto: se lo ganó después de años de esfuerzo entrenando en el deporte al que ha dedicado su vida: el tenis de mesa.

Aunque el tenis de mesa es del deporte con más número de jugadores recreativos en el mundo, no es especialmente popular en México. Actualmente, solo existen unos dos mil jugadores afiliados. ¿Por qué un joven de Puebla decidió dedicar su vida a un deporte tan minoritario? “En mi familia siempre hemos sido muy deportistas. Íbamos a un club donde podía jugar a fútbol, baloncesto o tenis. También hacia gimnasia. Y un día empecé a jugar a ping pong. Alguien me vio jugar ahí y me propuso apuntarme a un club. Empecé a ir, me gustó y la evolución fue rápida”, explica.

Desde que empezó a jugar, Madrid tenía un sueño: ser el número uno de su país y representarlo a nivel internacional. El momento decisivo de su carrera llegó a los 14 años cuando surgió la oportunidad de irse a la República Popular de China a entrenar. “Conocí a un entrenador chino que trabajaba en México. Cuando terminó su contrato y regresaba a su país me dijo que creía en mi potencial y me propuso acompañarle y crear un proyecto conmigo. No fue una decisión fácil, sobre todo para mi mamá, pero me mudé”.

Un año en la República Popular de China

En 2001, Madrid se fue a vivir Nanjing, donde pasó un par de meses antes de mudarse a Shangái, donde residió durante ocho meses más. La experiencia lo cambió para siempre. “Poder entrenar en un club chino con grandes jugadores, ver como son, como invierten su tiempo y su energía, fue una experiencia muy buena. Mí técnica cambió, adquirí una buena base y me convertí en un jugador más rápido y fuerte”.

Después de ese año, decidió regresar a México y aunque los resultados aún tardaron un poco en llegar, en el 2004 se proclamó campeón de su país por primera vez. Desde entonces, no ha dejado de sumar victorias y éxitos deportivos. Según los expertos, el poblano destaca por su “estilo chino”, con una derecha rápida y potente.

Soy un jugador explosivo y de alto riesgo

El sueño Olímpico

Para Madrid, los Juegos Olímpicos siempre estuvieron entre sus objetivos. En 2008, vio frustrada la posibilidad de clasificarse para los Juegos de Pekín. Pero dos años después, sus esfuerzos empezaron a dar frutos. Los Juegos Centroamericanos y del Caribe (JCC) de Mayagüez catapultaron su carrera al conseguir tres medallas: oro en individual, plata en mixtos y bronce en dobles.

El currículum del poblano siguió sumando triunfos, entre otros logros un título en Juegos Centroamericanos y del Caribe en 2014, un tercer lugar en el campeonato Panamericano Cartagena 2017, el campeonato individual de los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018 y dos medallas de oro en el campeonato Centroamericano Mayor de Tenis de Mesa celebrado en Guatemala en 2019.

LIMA, PERÚ - 6 DE AGOSTO: Marcos Madrid de México durante los cuartos de final de tenis de mesa en el día 11 de los Juegos Panamericanos de Lima 2019 en el Centro Deportivo 3 de Villa Deportiva Nacional el 06 de agosto de 2019, en Lima, Perú.
LIMA, PERÚ - 6 DE AGOSTO: Marcos Madrid de México durante los cuartos de final de tenis de mesa en el día 11 de los Juegos Panamericanos de Lima 2019 en el Centro Deportivo 3 de Villa Deportiva Nacional el 06 de agosto de 2019, en Lima, Perú.
2019 Getty Images

Pero, sin duda, el momento más destacado para el tenismesista llegó con la clasificación para los Juegos de Río. “Fue muy especial porque mi espera fue muy larga, después de previos intentos para Pekín y Londres. Pero, por fin, mi sueño se cumplió”, comenta.

En Brasil, Madrid cayó en la primera ronda ante el eslovaco Yang Wang. “Fue una dura competencia. Creo que di todo lo que puede, pero tal vez faltaron pequeños detalles que fueron la diferencia final. Pero también estoy contento porqué disfrute la experiencia”, añade. Entre los mejores momentos que recuerda, el poder compartir charla en el comedor de la Villa Olímpica con deportistas que admira como el nadador norteamericano Michael Phelps o el tenista español Rafael Nadal.

Un latino en Francia

Otro momento importante en la vida de Madrid se produjo hace diez años cuando se mudó a Francia, para formar parte de un equipo profesional. “En México no existen ligas profesionales para mi deporte, así que me tuve que mudar a Europa para poder competir”, explica.

Al jugador azteca el estar en una liga de elite, como la francesa, le ha ayudado a adquirir un mejor nivel competitivo. “Me ayuda a foguearme, el jugar en una liga que tiene ese nivel, hay que saber cómo aprovecharlo”.

En los últimos años, Madrid ha jugado con el equipo CaenTTC, con el que estuvo ocho años. A principios de abril anunció que dejaba este club y que pronto anunciaría su siguiente destino.

De momento, Madrid, con 33 años, piensa quedarse en Francia.

“Estamos ultimando los detalles, pero tengo un par de ofertas y la idea es quedarme aquí, en un club cerca de donde vivo, en París”. Precisamente, es en esta ciudad donde ahora mismo se encuentra confinado en un pequeño departamento de 35 metros cuadrados después que el gobierno francés instaurar el estado de emergencia sanitaria.

Durante estos días, se intenta mantener activo, haciendo todo tipo de ejercicios.

“Al principio del encierro conseguí una bicicleta estática para hacer cardio. Eso lo combino con otros ejercicios, clases de yoga y entrenamientos mentales. Es muy importante visualizar partidos, momentos de tensión o victorias”, explica. Además, está aprovechando para hacer cosas para las que normalmente no tiene tiempo como un curso de cocina en línea.

“Siempre me ha gustado cocinar, compartir recetas con mi madre. Es algo a lo que no importaría dedicar más tiempo en el futuro”, dice.

Al igual que para otros muchos deportistas, el anuncio del aplazamiento de los Juegos Olímpicos para el año que viene debido a la situación provocada por la pandemia del coronavirus fue un alivio. “Fue la mejor decisión que se puedo tomar, ya que todos los atletas estamos sin poder entrenar, a muchos nos saca totalmente de forma el estar sin trabajar uno o dos meses. Al menos, ahora sabemos que tenemos más tiempo para prepararnos”.

De acuerdo con la Federación Internacional de Tenis de Mesa, el poblano se ubica en la posición 75 del ranking mundial. Aunque aún no está clasificado para los Juegos de Tokio, su objetivo era clasificarse en un torneo que se iba a celebrar este mes en Argentina y donde se iban a repartir cuatro plazas para América latina. Debido a la pandemia mundial es muy probable que este torneo no se celebre hasta la primavera del próximo año.

“Uno de los problemas derivados de toda esta situación provocada por el coronavirus es el económico. Muchos atletas de deportes minoritarios dependemos de becas y es probable que a partir de ahora se reduzcan el número de apoyos”, comenta. En su caso, cuenta con un aporte financiero del Centro de Investigación en Docencias Económicas (CIDE) de México. A pesar de este apoyo y el de algunos patrocinadores, vive principalmente de sus ingresos por competir. Pero con las ligas paradas hasta septiembre, sus ingresos como jugador de club también se pueden ver afectados.

Seguir jugando hasta París 2024

Sobre el futuro más inmediato, Madrid piensa que es mejor no hacer muchos planes hasta que todo lo relacionado con el coronavirus esté más claro.

“Después de Tokio, había planeado bajar un poco el ritmo, al menos unos seis meses, porque el que llevaba hasta ahora era muy intenso, con muchos viajes y competiciones internacionales. Me apetece tomar un poco de tiempo para mí, para mi pareja y mi familia”, apunta.

Sea como sea, su futuro más próximo sigue pasando por Francia, donde espera seguir entrenando y viviendo hasta los Juegos Olímpicos del 2024 en París.

“Creo que sería una buena forma de, tal vez, poner punto final a mi carrera deportiva y a mi etapa en Europa”, explica. De momento, seguirá esperando en su hogar francés a que las cosas se calmen mientras sigue extrañando jugar al deporte al que ha dedicado toda su vida y al que espera regresar lo más pronto posible.