Maïva Hamadouche: "Quiero ser la primera profesional campeona del mundo en ganar el oro Olímpico"

Thi Vuong (rojo), de Vietnam, pelea contra Maiva Hamadouche (azul), de Francia, en el combate preliminar de 57 kg durante el Mundial AIBA el 14 de mayo de 2012, en Qinhuangdao, República Popular de China. (Imagen por Feng Li/Getty Images)
Thi Vuong (rojo), de Vietnam, pelea contra Maiva Hamadouche (azul), de Francia, en el combate preliminar de 57 kg durante el Mundial AIBA el 14 de mayo de 2012, en Qinhuangdao, República Popular de China. (Imagen por Feng Li/Getty Images)

La boxeadora francesa Maïva Hamadouche quiere convertirse en la primera atleta en poseer un cinturón de campeona del mundo y un oro Olímpico. El desafío será difícil, ya que los dos estilos de boxeo son muy diferentes

Su meta no tiene precedentes.

"Quiero convertirme en la primera profesional vigente campeona del mundo en ganar un oro Olímpico", dice la boxeadora francesa en una entrevista exclusiva para Tokyo2020.org.

"Si sigo trabajando como lo estoy haciendo, no veo que ninguna chica pueda pararme. Por su puesto, hay muchas adversidades y es cierto que en nueve minutos puede pasar cualquier cosa. Pero no sé quién puede ganarme".

Una meta sin precedentes para unos Juegos sin precedentes. ¿Hay un lugar mejor para escribir la historia?

"Estoy tomando riesgos y mirando hacia adelante"

Las primeras líneas de esta historia se escribieron en la primavera de 2019. Hamadouche había hecho ya cinco defensas de su título de peso ligero júnior de la IBF (una de las cuatro federaciones internacionales de boxeo), tras haber ganado el cinturón en 2016.

El mismo año, la Asociación de Boxeo Amateur (AIBA) dio permiso a los boxeadores profesionales a competir en los Juegos Olímpicos, en los que cambiaron varian normas.

En Río 2016, tres boxeadores de la categoría masculina intentaron cumplir la meta que Hamadouche se había puesto a sí misma, pero todos ellos fallaron. Así que se pueden hacer una idea del desafío al que se enfrentó Hamadouche cuando la Federación Francesa de Boxeo contactó con ella para hacerle la proposición de volverse a unir a la selección para ganar el oro Olímpico. La intención estaba allí, pero ella tenía que considerar muchas cosas.

"Necesitaba probar que estaba en la selección francesa de manera legítima, y eso no fue fácil", admite. "Me hacía a mí misma muchas preguntas. Si vuelvo a los amateurs, me verán y me esperarán. No puedo volver y que me destruyan en el primer combate".

"Es un camino peligroso, pero al mismo tiempo es una oportunidad. Si queremos movernos hacia adelante, necesitamos tomar riesgos. Y eso es lo que hago: moverme hacia adelante".

Boxear en dos frentes

Aunque el boxeo profesional y el amateur se parecen, de hecho son muy diferentes entre sí.

"Es como comparar en atletismo los 200 m y los 800 m", explica La Veneno, tal y como llaman a la púgil.

En el boxeo Olímpico, las peleas duran tres rondas de tres minutos tanto para hombres como para mujeres. Los combates profesionales pueden durar hasta 10 rondas de dos minutos para las mujeres y 12 rondas de tres minutos para los hombres.

"En los Juegos no hay mucha estrategia. Tienes que mantener un ritmo alto y no puedes forzar mucho los pies cuando golpeas. Esto es diferente al boxeo profesional, en el que tenemos diez rondas y todo va de la eficiencia que tengas y de cansar a tu oponente", explica.

Por ello, Hamadouche cambió su entrenamiento drásticamente cuando continuó con su carrera profesional. Hace malabares para combinar los dos tipos de preparación, y especifica así lo que necesita: "Dos grandes semanas de adaptación antes de pelear como amateur o como pro".

Mi entrenador no solo espera que me clasifique.

Espera que gane el clasificatorio para poner mi nombre en la cabeza de la gente.

Plata en el Europeo Amateur

El camino de Hamadouche para los Juegos Olímpicos empezó en 2019, y un par de meses después estaba peleando ya en los Campeonatos de Europa de Boxeo Amateur. Fue un duro campeonato, en el que competían algunas de las mejores boxeadoras del mundo -como la finlandesa Mira Potkonen, quien consiguió el bronce en peso ligero en Río 2016.

Aunque Hamadouche estaba convencida de sus habilidades, esto no significaba que no tuviera presión en su regreso.

"Tenía mucha presión en mi primera pelea. He sido campeona del mundo en seis peleas diferentes, ¿qué pasa si pierdo en mi primera pelea? Pondría en duda mi estatus como campeona. ¡Sudé mucho durante aquella primera pelea!", explica la púgil.

Después de solo tres semanas de preparación, llegó a la final, en la que perdió por puntos contra Potkonen. Pero la medalla de plata no hizo más que legitimar su lugar en la selección francesa. "Gracias a la medalla, recuperé mi lugar en el equipo".

El siguiente paso será en Clasificatorio Olímpico Europeo, en 2021, en el que buscará conseguir su billete para Tokio 2020. Sin embargo, la presión no la tiene solo por clasificar, sino conseguir una actuación que deje a la gente hablando de ella.

"Anthony Veniant, que entrena a las boxeadoras de la categoría femenina en el equipo francés, no solo espera que me clasifique. Espera que gane el clasificatorio para poner mi nombre en la cabeza de la gente. Quiere que me convierta en la próxima campeona Olímpica".

Un trabajo de orfebrería

Con el objetivo de llegar a este nivel, Hamadouche ha estado trabajando duro para asimilar los conocimientos y el ritmo requerido para tener éxito en el boxeo profesional. "Al principio era complicado. Algunas veces pensé que no era posible".

Pero con el paso del tiempo, ella ha dado muestra de que es capaz de hacerlo. Ahora se siente cómoda en los dos estilos de boxeo y ha encontrado que el boxeo amateur tiene incluso algunos beneficios en el boxeo profesional.

"Trabajé muy duro durante un año... y ahora estoy encontrando el equilibrio. Mis habilidades como boxeadora están convirtiéndose en muy interesantes en las dos disciplinas y estoy empezando a conseguir cierta ventaja de la mezcla".

"En boxeo amateur, aprendemos muchos aspectos ténicos. Es un trabajo de precisión, de detalles. Es como un orfebre: un pequeño desplazamiento del pie, un puñetazo preciso con un objetivo del tamaño de una moneda, una ejecución oportuna... El boxeo Olímpico me enseña mucho sobre ese lado de las cosas".

Con una trayectoria en el boxeo profesional que ya es de por sí impresionante, el oro Olímpico en Tokio 2020 representaría un éxito increíble para Hamadouche, además de una revolución en el mundo del boxeo. Un logro sin precedentes para una campeona versátil que hace poco ha aceptado su posición como la orfebre Olímpica.