Luvsanlkhündegiin Otgonbayar: el lento proceso de hacer historia

Luvsanlkhundeg Otgonbayar, de Mongola, en los últimos metros del maratón femenino de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. (Imagen por Scott Barbour/Getty Images)
Luvsanlkhundeg Otgonbayar, de Mongola, en los últimos metros del maratón femenino de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. (Imagen por Scott Barbour/Getty Images)

Los Juegos Olímpicos están llenos de campeones, récords e historias fascinantes, pero son también una enciclopedia increíble de momentos extraños, graciosos, emotivos y tristes. Nos adentraremos en ellos un poco cada semana para conseguir ponerle una sonrisa en la cara o una lágrima en la mejilla. Esta semana: la historia de la 'finisher' de maratón más lenta de los Juegos

Los antecedentes

Luvsanlkhündegiin Otgonbayar no solo tiene uno de los mejores nombres de la historia Olímpica, sino que también tiene un récord. Quizá no el más impresionante, pero récord de todos modos.

Lo consiguió en Atenas 2004, pero su historia como atleta comenzó mucho tiempo atrás.

Otgonbayar nació en Mongolia en 1982 y se enamoró de la larga distancia. Cuando solo tenía 16 años, participó en su primera competición importante, ya que corrió los 3.000 y los 5.000 metros en los Mundiales Júnior de 1998 disputados en Annency, Francia.

Seis años después, Otgonbayar dio el mayor paso de su carrera cuando se clasificó para la competición deportiva más grandel del mundo: los Juegos Olímpicos. Pero esta vez correría en el legendario evento de maratón.

La final

Cuando la atleta de Mongolia se encontraba terminando la prueba en Atenas 2004, el público estaba pendiente de cada paso que ella daba.

No porque Otgonbayar luchara por una medalla, sino por una razón más modesta: la simple meta de acabar la carrera.

Esto le llevó 3:48:42, más de media hora por encima de la penúltima clasificada. Se mantiene como el récord de finisher más lenta en un maratón Olímpico.

Otgonbayar sufrió con el intenso calor de Atenas pero, gracias al apoyo del público, consiguió acabar.

El después

Si piensa que este resultado haría que Otgonbayar se rindiera, vuélvalo a pensar. Continuó corriendo maratones al máximo nivel. Así, participó en el Mundial de la IAAF de 2007, acabó sexta en el Maratón de Pekín de 2008, fue quinta en el de Shangái de 2009; y octava en el de Praga de 2011.

Entonces llegaron sus segundos Juegos: Londres 2012. Otgonbayar destruyó su pasado marca Olímpica, y llegó a meta en 2:52:15, lo que le hizo acabar en 102ª posición de 107 finishers.

Pero lo mejor estaba por llegar. En marzo de 2016, la atleta consiguió su mejor marca personal (2:35:50) en el Maratón de Zhengzhou, en la República Popular de China.

Esto ocurrió solo unos meses antes de tomar parte en sus terceros Juegos Olímpicos, los de Río 2016. Completó los 42 km en 2:45:55, y fue 85ª. Esto fue su mejor resultado y mejor marca en los Juegos.

Ese mismo año Otgonbayar se retiró. No podría haber habido una mejor manera de terminar su carrera.