Los monumentos para la recuperación de Tokio 2020: un símbolo de esperanza

Los mensajes de los estudiantes de Tohoku se enmarcaron en los monumentos para la recuperación de Tokio 2020.
Los mensajes de los estudiantes de Tohoku se enmarcaron en los monumentos para la recuperación de Tokio 2020.

Los estudiantes involucrados en la producción de los monumentos reflexionan sobre la resiliencia del pueblo de Tohoku

El proyecto de los “Monumentos de Tokio 2020 para la recuperación” simbolizará la gratitud de la gente de Tohoku por el apoyo que han recibido de todo el mundo al mismo tiempo que tratarán de inspirar a los atletas que compiten en los Juegos de Tokio 2020.

Es este mensaje combinado de aprecio, el poder del deporte a través de los atletas y las emociones profundas que resultan de todo esto, lo que se transmitirá a las áreas afectadas por el desastre en forma de unos monumentos que tienen el objetivo de levantarles el ánimo.

Los mensajes de estudiantes de secundaria y preparatoria en tres prefecturas de Tohoku que fueron afectadas por el Gran Terremoto del Este de Japón de 2011 serán enmarcados y montados en los monumentos por estudiantes de la Universidad Nacional de Bellas Artes y Música de Tokio o Geidai y exhibidos en algunas sedes de la competición durante los Juegos.

Después de los Juegos, los monumentos se exhibirán en las respectivas prefecturas de Iwate, Miyagi y Fukushima. Con el trabajo final de la producción del monumento que tuvo lugar en septiembre de 2020, mientras se montaban las placas con los mensajes, los estudiantes involucrados compartieron sus pensamientos y sentimientos.

Los monumentos vincularán las zonas afectadas con el mundo

Los monumentos, cada uno de más de 2 metros, se han construido con aluminio reciclado de ventanas y marcos inicialmente hechos para unidades de vivienda temporal instaladas en las áreas afectadas después del desastre. Los estudiantes de las escuelas intermedias y secundarias en las tres prefecturas de Tohoku escribieron mensajes de esperanza y buenos deseos en las placas, que incluían "gracias" y "superemos esto juntos".

Los mensajes de los atletas se agregarán a los monumentos, que finalmente se conservarán en la región de Tohoku como legado de los Juegos.

Los monumentos para la recuperación

Se crearon dos monumentos de "diamantes", uno para Iwate y otro para Miyagi, y un monumento "cara en el agujero" para Fukushima. Los estudiantes de Geidai presentaron varios diseños y, en el verano de 2019, se organizó un taller en las tres prefecturas de Tohoku donde los estudiantes de secundaria y preparatoria votaron para determinar qué diseño representaría a sus prefecturas.

Los diseños seleccionados fueron presentados por OKA Tsukushi y FUKUI Shione, ambas estudiantes de último año en Geidai. Oka diseñó el monumento "cara en el agujero" y Fukui el monumento "diamantes".

“Fue una experiencia emocionante para mí participar en un proyecto tan importante por primera vez en mi vida”, dice Oka.

"No fue una tarea fácil, pero finalmente la terminé", agrega Fukui.

Los pensamientos que entraron en cada diseño

El diseño de "cara en el agujero" de Oka tiene una sección en el medio de la parte superior del monumento por donde la gente puede poner la cara. La idea surgió de otros monumentos similares donde se puede poner la cara que se ven a menudo en destinos turísticos de todo el mundo.

"Es como si pudiera ser otra persona, unirme con el personaje en el tablero, y eso es lo grandioso de esto", dice Oka. "Espero que todos puedan simpatizar con los mensajes de aliento montados en el monumento y que se unan para apoyar a los atletas, así como a las comunidades afectadas por el desastre".

OKA Tsukushi y su diseño de cara en el agujero.
OKA Tsukushi y su diseño de "cara en el agujero".

Cuando Fukui inicialmente imaginó la creación de un monumento con muchas superficies, instantáneamente pensó en un diamante. También quería que los mensajes del monumento "brillaran como un diamante, atrayendo la atención de todos". Su concepto y diseño fueron elegidos por estudiantes de Iwate y Miyagi.

"Me sorprendió. Cuando mi diseño fue elegido por una prefectura, quedé muy satisfecha. Pero cuando otra prefectura también eligió mi diseño, me asombré. Saber que tantos estudiantes votaron por mi diseño me hace sentir decidida a llevarlo hasta el final”, afirma.

FUKUI Shione y su diseño de diamantes.
FUKUI Shione y su diseño de "diamantes".

Al principio, los diseños originales de los monumentos que se habían dibujado en el taller no eran los mismos que el objeto tridimensional construido. Tanto Oka como Fukui sintieron que llevar los diseños de modelos bidimensionales a monumentos tridimensionales era el proceso más difícil.

“La imagen en papel y el objeto tridimensional no era lo mismo. Fue necesario un gran esfuerzo para acercar los dos”, dice Fukui reflexionando sobre la dificultad de dar vida al diseño original.

Ante el desafío, Oka intentó usar su imaginación para encontrar la mejor solución.

“Traté de imaginarme a personas tomando fotografías del monumento. Cada vez que asomaba mi cara, trataba de pensar en qué podía mejorar”, dice Oka.

El taller realizado en Fukushima en 2019.
El taller realizado en Fukushima en 2019.

Una experiencia inolvidable

Los talleres realizados en las tres prefecturas de Tohoku se convirtieron en un punto de inflexión en el proceso de producción. Durante los talleres, se organizaron visitas al museo de arte de Kesen-Numa, que exhibía objetos encontrados después del terremoto y tsunami, y a un edificio de apartamentos en Rikuzen-Takata que resultó dañado. Fukui dijo que conocer a personas que se vieron afectadas por el desastre y saber cómo se sentían realmente la cambió.

“Antes de hacer mi primera visita a Tohoku, sabía que muchas personas se vieron afectadas por el gran terremoto, pero realmente no podía identificarme con ellas. Sin embargo, estar allí y conocer a muchas personas me hizo sentir más cerca. Mi deseo de ayudarlas de alguna manera mediante la creación de este monumento se hizo cada vez más fuerte".

Oka quedó especialmente impresionada por los estudiantes de secundaria y preparatoria en el taller.

“Cuando los vi en una discusión seria sobre los detalles de las formas y patrones, sentí que estaban realmente agradecidos y querían expresar su gratitud. Durante la producción del monumento, siempre imagino sus rostros y recuerdo de qué hablamos”.

Estudiantes colocando las placas con mensajes en el monumento.
Estudiantes colocando las placas con mensajes en el monumento.

Un recuerdo para toda la vida

Oka y Fukui son estudiantes de último año en Geidai y se graduarán en la primavera de 2021. Sin embargo, cuando se celebren los Juegos de Tokio 2020, ya no serán estudiantes.

“El proyecto será el punto culminante de mis años en Geidai y la gente de todo el mundo lo verá. Me siento realmente honrada de haber participado. Servirá como un recuerdo para toda la vida", dice Oka.

Fukui dijo que se siente un poco nerviosa cuando piensa en el monumento que se exhibirá y la presión de crear un legado duradero.

“A medida que pasa el tiempo, los recuerdos del desastre pueden desaparecer lentamente. Por eso el monumento debe servir como recordatorio del dolor y las dificultades que experimentó la gente”.

En el verano de 2021, los monumentos para la recuperación de Tokio 2020 serán mostrados al mundo.