LIU Xiang: la estrella china de las vallas a los 20 años

Liu Xiang, de la República Popular China, compite en la semifinal masculina de 110 metros vallas el 26 de agosto de 2004 durante los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. (Imagen por Stu Forster/Getty Images)
Liu Xiang, de la República Popular China, compite en la semifinal masculina de 110 metros vallas el 26 de agosto de 2004 durante los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. (Imagen por Stu Forster/Getty Images)

Alguna vez se preguntó cómo eran sus deportistas favoritos antes de ser súper-mega-famosos? Cada semana, Tokio 2020 le ofrecerá un atisbo de cómo era la vida de algunos de los mejores atletas del mundo antes de convertirse en estrellas

Sus datos

  • Nombre: LIU Xiang
  • Edad: 37
  • Nacionalidad: República Popular China
  • Profesión: Atleta - 110 m vallas

¿Qué ha conseguido?

LIU Xiang es el atleta más condecorado en la historia del atletismo chino. Antes de él, ningún atleta de la República Popular China había ganado nunca una medalla en un evento de velocidad de los Juegos Olímpicos.

Liu, que nació en Shanghai, China, recaló en el atletismo primero como saltador de altura. Después, con 16 años, comenzó a practicar las vallas con su entrenador, SUN Haiping.

Liu Xang era muy rápido en aquel momento, así que ambos decidieron poner el foco en las vallas. Y desde ese momento, nació una leyenda.

Inspirado por los logros y actuaciones de Allen Johnson y Colin Jackson, Liu mejoró rápidamente y empezó a ganar muchos títulos, como por ejemplo cuatro medallas del Mundial de atletismo (un oro, dos platas y un bronce), tres oros consecutivos en los Juegos de Asia y la medalla que le hizo más famoso: el oro de Atenas 2004.

Liu Xiang, de la República Popular de China, celebra haber ganado en la final masculina de 110 metros vallas de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Liu igualó el récord del mundo, con 12.91 segundos. (Imagen por Stuart Hannagan/Getty Images)
Liu Xiang, de la República Popular de China, celebra haber ganado en la final masculina de 110 metros vallas de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Liu igualó el récord del mundo, con 12.91 segundos. (Imagen por Stuart Hannagan/Getty Images)
2004 Getty Images

Algo sorprendente

El 27 de agosto de 2004, la nueva estrella china de las vallas se hizo un nombre en el gran escenario deportivo mundial. En la final masculina de los 100 metros vallas, rompió el monopolio europeo y americano por el oro, tras ganar el título con un tiempo de 12.91 segundos, con lo que también consiguió igualar el récord del mundo. El récord Olímpico, por su parte, lo rompió, y su marca sigue estando vigente como la mejor en los Juegos.

Tras Atenas 2004, Liu pronto se convirtió en una potencia en la República Popular de China, y el único atleta que allí se le podía comparar a él en aquel momento era la superestrella de la NBA YAO Ming.

En el Grand Prix de Lausana de la IAAF de 2006, Liu consiguió un tiempo de 12.88 segundos, y así consiguió romper el récord del mundo del británico Colin Jackson que llevaba vigente desde hacía 13 años. En el mismo año, ganó la Grand Final de la IAAF en Stuttgart, Alemania.

En agosto de 2007, Liu ganó la medalla de oro en el Campeonato del Mundo de Atletismo de Osaka, con un tiempo de 12.95 segundos. Así, se convirtió en el único hombre en la historia en conseguir una "triple corona" en los 110 metros vallas: récord del mundo, campeón del mundo y campeón Olímpico.

Liu Xiang a los 20
05:53

¿Qué hace ahora?

Tras varias lesiones, el nivel de las actuaciones de Liu comenzó a bajar y se retiró tanto de Pekín 2008 como de Londres 2012.

El 7 de abril de 2015, Liu publicó su retirada en la red social Weibo.

Tras ello, participó en varios reality shows de televisión, en los que incluso volvió a saltar vallas. Pero la mayor parte de su tiempo la ha pasado viviendo una vida discreta, desvaneciéndose poco a poco del foco público.

Cuando competía, Liu había comentado en varias ocasiones que nunca tenía el tiempo suficiente para pasarlo con su familia y que sentía que les debía mucho. Ahora su deseo se ha hecho realidad, y la estrella del atletismo chino puede vivir la vida con la que siempre había soñado.