Linaje Olímpico: legado sin fin

borlee

Cuando se trata de grandeza deportiva, algunas personas quieren mantener la tradición en la familia. Tokyo2020.org repasa algunas de las más familias más grandes que han tomado parte en los Juegos.

La saga Keller (hockey hierba)

¿Cómo están relacionados?

Los grandes nombres en esta familia son Erwin, Carsten, Andreas, Florian, Natasha y Anke Keller. Erwin es el padre de Carsten y el abuelo de Andreas, Floria y Natasha. Anke se casó con Andreas.

Su historia:

Esta familia alemana ganó ocho medallas Olímpicas (cuatro oros y cuatro platas) en el mismo deporte: hockey hierba. En total, el apellido Keller ha estado representado en nueve Juegos Olímpicos: Berlín 1936, Roma 1960, Ciudad de México 1968, Múnich 1972, Los Ángeles 1984, Seúl 1988, Barcelona 1992, Atenas 2004 y Pekín 2008.

Erwin Keller fue el primer Olímpico de la familia, y ganó una medalla de plata en los Juegos de su país, en Berlín 1936. Sus descendientes, sin embargo, pudieron mejorar su éxito, empezando por su hijo Carsten.

Como capitán del equipo nacional, Carsten consiguió el primer oro para su familia, también en unos Juegos en casa, los de Múnich 1972. Ese fue el punto final brillante para su carrera, pues se retiró después de estos Juegos, después de haber competido también en Roma 1960 y Ciudad de México 1968.

Tras su retirada, la familia siguió con la tradición de victorias. Su hijo mayor, Andreas, ganó dos medallas de plata (en Los Ángeles 1984 y Seúl 1988) y un oro (Barcelona 1992); su hija Natasha llegó a la gloria Olímpica en Atenas 2004; y el pequeño, Florian, se hizo con el oro en Pekín 2008.

Una anécdota sorprendente:

Con las preseas logradas por Andreas, la familia Keller se convirtió en ganadora de medallas en tres generaciones diferentes. Pero preseas no es lo único que consiguió Andreas como jugador de hockey. También se ganó el corazón de Anke Wild, ganadora de la medalla de plata en Barcelona 1992. Se casaron y tuvieron dos hijos... ¿continuarán ellos la saga?

PEKÍN - 23 DE AGOSTO:  Florian Keller, de Alemania, celebra con la bandera de Berlín la consecución del oro tras ganar la final ante España en el campo de hockey Olímpico el día 15 de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, el 23 de agosto de 2008, en Pekín, República Popular de China.  (Imagen por Lars Baron/Bongarts/Getty Images)
PEKÍN - 23 DE AGOSTO: Florian Keller, de Alemania, celebra con la bandera de Berlín la consecución del oro tras ganar la final ante España en el campo de hockey Olímpico el día 15 de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, el 23 de agosto de 2008, en Pekín, República Popular de China. (Imagen por Lars Baron/Bongarts/Getty Images)
2008 Getty Images

El cuento de los Fischer (waterpolo)

¿Cómo están relacionados?

Erich y Martin Fischer son dos hermanos que fueron jugadores de waterpolo. Erich se casó con Leslie, que también jugaba a este deporte. Juntos tuvieron dos hijas: Makenzie y Aria. Ambas forman actualmente parte de la selección de Estados Unidos.

Su historia:

Aunque probaron varios deportes mientras crecían, el apellido de Makenzie y Aria Fischer ya les avisaba de que tenían pocas opciones. Este (Fischer significa pescador en alemán) no tiene nada que ver con pistas o estadios, sino con el agua. Y ellas ahora forman parte de una generación dorada de la selección estadounidense de waterpolo.

Como parte del equipo de EE.UU., las jóvenes Fischers han conseguido más que cualquiera de sus antepasados. En los Juegos de Río 2016 superaron a Italia en la final. Con ello, consiguieron la primera medalla Olímpica para su familia. Y, encima, de oro.

Con la participación de Erich 'Fisch' en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, la familia ha participado ahora en dos Juegos y ha ganado dos oros. No es un mal resultado, ¿no?

Una anécdota sorprendente:

Leslie y Erich se conocieron en la Universidad de Stanford, donde ambos jugaban a waterpolo. El hermano de Erich también jugaba en el mismo equipo, aunque, al contrario que su hermano, no llegó a ser internacional.

View this post on Instagram

So Proud! Incredible journey!! 🇺🇸

A post shared by Erich Fischer (@theogfish) on

Allez les Gerevich-Bogen (esgrima)

¿Cómo están relacionados?

La familia de atletas singulares está formada por Aladár Gerevich, Pal Gerevich, Albert Bogen y Erna Bogen. Aladár y Erna son los padres de Pal y Albert es el padre de Erna.

Su historia:

El medallero personal de la familia Gerevich-Bogen include un total de 14 preseas Olímpicas conseguidas en diez Juegos Olímpicos diferentes. Cuando Aladár Gerevich y Erna Bogen Gereviches se casaron, ya habían comenzado a seguir su destino en el deporte. La primera generación con tradición en esgrima en la familia comenzó con Albert Bogen (padre de Erna). Compitió en dos Juegos Olímpicos para dos países diferentes: Estocolmo 1912 (por Austria) y Ámsterdam 1928 (por Hungría). Ganó una plata en sus primeros Juegos, con el equipo de sable de Austria, que curiosamente perdió la final contra Hungría.

Tras la Primera Guerra Mundial, Albert Bogen tomó la nacionalidad húngara, lo que explica por qué nació con un apellido (Bogen) y murió con otro (Bógathy).

Albert tuvo una hija que siguió sus pasos. Erna, que nació en 1906, también compitió en Ámsterdam 1928, pero tuvo que esperar cuatro años hasta Los Ángeles 1932 para ganar una presea, la de bronce. Volvió a participar en los Juegos en 1936.

Dos años después de aquello se casó con otro esgrimista: Aladár Gerevich. Para entonces, Aladár ya había ganado dos medallas de oro Olímpicas en Los Ángeles 1932 y en Berlín 1936 con la selección húngara. Repitió este éxito en los Juegos siguientes: 1948, 1952, 1956 y 1960. Sus seis medallas de oro consecutivas son un récord en cualquier deporte Olímpico. En total, en los eventos individuales y por equipos, Gerevich ganó siete medallas de oro, una de plata y dos de bronce. Por estos motivos es considerado el mejor espadachín de todos los tiempos en los Juegos.

La cadena de éxitos no se rompió con su último eslabón. Erna and Aladár tuvieron un hijo, Pal Gerevich, que ganó dos medallas de bronce con el equipo de sable de Hungría en Múnich 1972 y Moscú 1980.

Una anécdota sorprendente:

El 10 de agosto de 1948 fue una fecha señalada para esta familia. Mientras Aladár estaba ganando su tercera medalla de oro Olímpica, su mujer, Erna, estaba dando a luz a su hijo Pal.

View this post on Instagram

#شمشیربازی_زندگی_است اسطوره ها (قسمت دوم) #آلادار_گرویچ افسانه شمشیرباز مجارستانی متولد 16 مارس 1910 پر افتخارآفرین شمشیرباز ادوار المپیک تا کنون . صاحب 10 گردن آویز المپیک 7 مدال طلا، 1 نقره و 2 برنز . مدال طلای سابر تیمی: لس آنجلس 1932، برلین1936، لندن1948، هلسکی1952، ملبورن1956، رم1960 مدال سابر انفرادی: طلا: لندن1948، نقره: هلسکی1952، برنز: برلین1936 مدال برنز فلوره تیمی: هلسکی1952 . آلادار گرویچ مجارستانی آخرین مدال خود را سال 1960 در المپیک رم، ایتالیا در اسلحه سابر تیمی مردان در سن 50 سالگی به گردن آویخت. . آیا می دانستید اگر آلادار گرویچ در المپیک های 1940 و 1944 که به دلیل جنگ جهانی برگزار نگردید حاضر بود او در 8 المپیک شرکت می کرد؟ #FencingWord #Olympic #Medalist #AladarGerevich #Sabre . #iran #sport #athlete #fencing #fencer #epee #Sabre #foil #fencingposts #fencingtime #fencingteam #fencinglife #fencinglifestyle #fencinghistory #museumofiranfencing #oralhistoryofiranfencing #شمشیرباز #شمشیربازی #فلوره #اپه #سابر

A post shared by iran fencing (@iran.fencing) on

El relevo de los Borlée (atletismo)

¿Cómo están relacionados?

Kevin, Jonathan (gemelos), Dylan y Olivia son todos hermanos. Su padre, Jacques, es un exatleta que participó en los Juegos Olímpicos de Moscú 1980 y ahora es el entrenador de sus hijos. La madre de los cuatro, Edith de Martelaere, fue también una atleta que llegó a gran nivel en su país, Bélgica.

Su historia:

La familia belga parece nacida de la velocidad. Kevin, Jonathan, Dylan y Olivia Borlée comparten algo más que la misma sangre: su pasión por correr. De los cuatro, la más éxitosa a nivel Olímpico ha sido Olivia, que ganó un oro en 4x100 m en Pekín 2008 y partició en Río 2016, antes de retirarse del atletismo profesional.

Los tres chicos compitieron juntos en Río 2016, en el relevo de 4x400 m, en el que acabaron en cuarta posición. Sin embargo, este no es su mejor resultado. Los chicos de la familia han ganado varios títulos de Europa, algunos con solo los gemelos y otros con el hermano pequeño, Dylan, en el equipo. Ellos fueron los primeros tres hermanos en formar parte del mismo equipo de relevos en un Mundial, mientras que Kevin y Jonathan fueron los primeros gemelos en participar en la misma final Olímpica (400 m) en Londres 2012. Los gemelos también compitieron en Pekín 2008.

Contando todos los miembros de la familia, los Borlées han competido en cuatro Juegos Olímpicos y han conseguido una medalla de oro.

Una anécdota sorprendente:

Esta familia comparte entre sí sus éxitos hasta tal nivel que también tienen una cuenta de Instagram conjunta, @theborlees, con un lema en la biografía: "Together we run faster" ("Juntos corremos más rápido").

Por cierto, si creen que la historia de la familia Borlée es inusual, en Río 2016 participaron en el mismo evento otras tres hermanas: las trillizas de Estonia Leila, Lily y Liina Luik. Todas compitieron en el maratón femenino, y Lily fue la mejor de las hermanas, tras finalizar en 97ª posición.

Con esto, se convirtieron en las primeras trillizas en participar en el mismo evento en los mismos Juegos Olímpicos.

La vuelta a los Juegos en 80 años, por los Tallbergs (vela)

¿Cómo están relacionados?

Quizá necesita tomar papel y boli para dibujar el árbol genealógico y recordar, así, a todos estos Olímpicos de la familia Tallberg: Bertil y Gunnar fueron hermanos. Bertil fue además el abuelo de Henrik, Johan y Peter. Estos tres hermanos tenían también un primo que fue una estrella de la vela, Georg, quien se casó con otra velista importante, Anna Slunga-Tallberg. Finalmente, Peter -el Peter de los tres hermanos- tuvo un hijo llamado Mathias.

Su historia:

El barco Olímpico de esta familia finlandesa zarpó por primera vez en 1912, cuando los hermanos Bertil y Gunnar compitieron de manera conjunta en Estocolmo 1912, donde consiguieron una medalla de bronce. Después de una generación sin participaciones Olímpicas, los nietos de Bertil hicieron suya la tradición Olímpica: Henrik compitió en Tokio 1964 y Ciudad de México 1968, Johan tomó parte en Múnich 1972 y Peter participó en cinco Juegos Olímpicos (Roma 1960, Tokio 1964, Ciudad de México 1968, Múnich 1972 y Moscú 1980). El mejor resultado de Peter fue un cuarto lugar, logrado en la clase star en Tokio 1964, cuando navegó junto a su hermano Henrik.

El hijo de Peter, Mathias, formó pareja con su padre en los últimos Juegos de este, Moscú 1980. Finalizaron en 11ª posición en el evento de keelboat.

1980 se convirtió en un año de gran importancia para la familia Tallberg. Georg (¿recuerdan al primo de los tres hermanos?) también compitió en Moscú, donde ganó la medalla de bronce. Esta finalmente sería la última presea Olímpica para la familia.

Pero no fue la última vez en la que se representó a este apellido en los Juegos. La mujer de Georg, Anna, tomó parte en Barcelona 1992, y así se convirtió en el último miembro de la familia en competir en los Juegos. De esta manera se puso fin a la mayor racha familiar de participaciones.

Una anécdota sorprendente:

El conocimiento de esta familia de los Juegos Olímpicos era tan profundo que tuvo total sentido que también formara parte de una familia más grande, la Olímpica. Así, Peter Tallber se convirtió en miembro del COI desde 1976 hasta su muerte en 2015. Esto hizo de él el segundo miembro más veterano del COI. Dejó tras de sí un gran legado en el Comité Olímpico Internacional, ya que ocupó varias posiciones de valor, por ejemplo la de presidente de la Comisión de Atletas desde 1981 hasta 2002.

BADEN-BADEN, ALEMANIA - 28 DE SEPTIEMBRE: Peter Tallberg, CEO de la Comisión de Atletas del COI, realiza un discurso durante el Congreso de  30 años de Olímpicos el 28 de septiembre de 2011, en Baden-Baden, Alemania.  (Imagen por Dennis Grombkowski/Bongarts/Getty Images)
BADEN-BADEN, ALEMANIA - 28 DE SEPTIEMBRE: Peter Tallberg, CEO de la Comisión de Atletas del COI, realiza un discurso durante el Congreso de 30 años de Olímpicos el 28 de septiembre de 2011, en Baden-Baden, Alemania. (Imagen por Dennis Grombkowski/Bongarts/Getty Images)
2011 Getty Images

Salukvadze, madre de récords (tiro)

¿Cómo están relacionados?

Nino Salukvadze es la madre de Tsotne Machavariani.

Su historia:

Estos miembros de la familia hicieron historia en Río 2016, al convertirse en el primer dúo madre-hijo en competir en los mismos Juegos Olímpicos. Cuando representaron a Georgia juntos en Brasil, fue el debut Olímpico del hijo, Tsotne Machavariani, que entonces tenía 18 años. Por el contrario, su madre, Nino Salukvadze, compitió en sus octavos Juegos Olímpicos (es la segunda deportista en conseguirlo) y será la primera en tomar parte en nueve cuando lleguen los de Tokio 2020, ya que ya ha conseguido la clasificación.

Durante su carrera, ha ganado tres medallas Olímpicas (oro y plata en Seúl 1988 y bronce en Pekín 2008). Es además la entrenadora de su hijo (¿qué otro podría ser?). Otra razón por la que Nino Salukvadze es tan reconocida es por el beso simbólico que compartió con una tiradora rusa en el podio de Pekín 2008, cuando ambos países se encontraban en guerra. Fue un signo verdadero de que el deporte puede superar cualquier conflicto.

La historia le ha hecho también competir bajo dos banderas diferentes en los Juegos: la de la URSS y la de Georgia.

Una anécdota sorprendente:

Los de Río 2016 fueron los Juegos más únicos de los ocho en los que ha competido Nino Salukvadze. Además de ser una atleta, también fue como madre. "Él (por su hijo Tsotne) está empezando ahora. Estoy más nerviosa por él, pero cuando esté en el campo de tiro soy su entrenadora y mentora. En la Villa soy su madre, aunque él pasa el tiempo con otros deportistas, no con gente mayor como yo", declaró la tiradora de Georgia entonces a Olympic.org.