Leon Reid conquista su pasado problemático en busca de la gloria Olímpica 

El medallista de bronce Leon Reid de Irlanda del Norte durante la ceremonia de entrega de medallas para los 200 metros masculinos en los Juegos de la Commonwealth Gold Coast 2018.
El medallista de bronce Leon Reid de Irlanda del Norte durante la ceremonia de entrega de medallas para los 200 metros masculinos en los Juegos de la Commonwealth Gold Coast 2018.

Después de una infancia rodeada de drogas y crimen, el deportista está forjando su propio destino. El velocista de 200 metros habla con Tokio 2020 sobre su pasado, su entrenamiento con Usain Bolt y lo que se sintió al convertirse en el primer medallista internacional de atletismo de Irlanda del Norte en 28 años

Criado en el West Country de Inglaterra por una madre que luchaba contra la drogadicción y enviado a vivir a 14 hogares de acogida diferentes, Reid tuvo que aprender rápidamente a confiar en sí mismo.

"En la escuela primaria, tenía que levantarme yo mismo si quería ir", recuerda el velocista de 25 años. "Si iba, tenía que ir yo solo. A veces tenía que discutir con mi madre para que me diera dinero para el autobús".

En casa, Reid estaba rodeado por el abuso de drogas y vecinos que fumaban crack y heroína con frecuencia. El deportista explica que presenciar escenas como esa era "una vida normal para mí".

Reid y su hermano mayor pronto fueron trasladados a los servicios sociales, y de ahí de un hogar de acogida a otro, sin tener la oportunidad de establecerse en un lugar fijo durante un período de tiempo significativo.

"Eso es de lo más temprano que puedo recordar", explica. “Mi hermano siempre se metía en problemas, por lo que todo dependía de cómo se comportara. Realmente todo fue dictado por cuánto podían hacer frente a él. En los servicios sociales siempre nos intentaban mantener unidos", recuerda.

Al escuchar a Reid, uno podría pensar que ha escuchado esta historia antes y sabe como acaba.

Pero Reid es ahora uno de los velocistas más importantes del mundo, al borde de la clasificación Olímpica.

Y hablando con él, da la sensación que ese era su destino.

Resultó ser mi mejor amigo...

y ahora es mi hermano

Una nueva familia

La historia de cómo Reid conoció a la mujer que lo adoptó es tan poco convencional como la vida que había llevado hasta ese momento.

“Recuerdo estar jugando a fútbol y terminar peleando con este chico. Nos odiamos sin razón alguna".

"Comenzamos a pelear y luego, a la hora del almuerzo, se me acercó de nuevo y yo dije:" ¡Ok, la segunda ronda! "

“Y luego resultó que solo quería jugar al fútbol. Y más tarde se convirtió en mi mejor amigo... y ahora es mi hermano".

Todos los fines de semana, Reid visitaba la casa de su nuevo amigo Ryan y pronto se sintió como parte de la familia.

Finalmente, después de haber encontrado un lugar en el que realmente sentía que pertenecía, la madre de Ryan, Claire, lo acogió de forma permanente, dándole una base y el apoyo necesario para seguir luchando por sus sueños.

Fue ella quien lo llevó al entrenamiento de atletismo, pasó por años de papeleo para formalizar su adopción y, como nativa de Wexford, le dio su conexión con Irlanda, el país al que espera representar en los Juegos Olímpicos del próximo año.

Sentí que era la persona más rápida del mundo, literalmente, después de un par de meses de entrenamiento.

Talento para regalar

Al principio, Reid no tenía ambición de convertirse en atleta. No soñaba con competir en los Juegos Olímpicos desde una edad temprana. No idolatraba a ningún atleta.

Solo fue rápido. Muy rápido.

Unas semanas después de comenzar a practicar atletismo por primera vez, Reid estaba aburrido de la rutina de entrenamiento. Quería correr, pero su entrenador no estaba de acuerdo.

"Él dijo: 'no estás listo para esto', y yo dije 'no, ¡puedo hacerlo!' Y le respondió: 'Está bien, cumple con tus palabras'".

“Y luego corrí, y resultó que era el número uno en el suroeste (de Inglaterra). Y así, empecé a despegar".

Solo ocho meses después, Reid estaba compitiendo por Gran Bretaña en el Festival Olímpico de Verano de la Juventud Europea, ganando medallas de plata en el relevo de 100 metros y 4x100 metros.

"Fue increíble", dice sobre la experiencia. "Sentí que era la persona más rápida del mundo, literalmente, después de un par de meses de entrenamiento".

Desde entonces no ha mirado hacia atrás.

Mezclándose con los grandes

Para alguien que ha tenido un ascenso tan meteórico a la cima, se podría pensar que Reid se podría sentir intimidado por la forma en que su vida ha cambiado. Pero el velocista parece tomar todo con calma.

Incluso entrenando con posiblemente el mejor atleta de todos los tiempos: Usain Bolt.

“Fui a Jamaica. Yo estaba en el grupo más joven, él estaba en el grupo senior. Yohan Blake estaba [también] allí, Warren Weir estaba allí. Obviamente fue realmente bueno, pero debido a que no estaba tan metido en el deporte, no era como 'esto es increíble', era como 'ah, esto está bien'".

Años después, como atleta que compite en la misma disciplina que el poseedor del récord mundial, la experiencia de entrenar junto a ese grupo de leyendas tiene más importancia para él.

"Ahora es increíble. ¡Realmente no piensas en eso [a los 17 años], pero ahora es como si te hubieras codeado con los grandes!"

Más recientemente, Reid ha estado entrenando con otro poseedor del récord mundial, después de que el rey de los 400 m, Wayde van Niekerk, lo invitara a su campamento de entrenamiento en la República de Sudáfrica a principios de 2020.

“Realmente me cuidó mientras estaba allí. Me llevó a la casa de sus padres, conocí a su familia, conocí a sus amigos. No era solo otra persona. Fue como, 'Te estoy trayendo a mi círculo'".

Pero para alguien que ha pasado tanto tiempo entrenando junto a los mejores corredores del mundo, Reid cree que los aspectos mentales del deporte, en lugar de cualquier consejo sobre el entrenamiento físico, son los puntos más valiosos de esas experiencias.

"Son más las pequeñas cosas. Con Wayde, él corre muy bien, muy limpio y eficiente, y yo no".

“Entonces, en lugar de decir, '¿cómo haces eso?' Solo quiero saber cuál es su sentimiento, dónde está mentalmente. Así puedo intentar meterme en sus zapatos, en lugar de copiar su técnica".

Creador de historias

Recientemente, Reid ha estado escribiendo su propia historia. Tras haber transferido su lealtad de Gran Bretaña a la República de Irlanda (competirá por la República de Irlanda si se clasifica para los Juegos Olímpicos pero representó a Irlanda del Norte en los Juegos de la Commonwealth), Reid ganó una medalla de bronce en los 200 metros en los Juegos de la Commonwealth 2018, después de haber sido promovido al tercer lugar después de que Zharnel Hughes de Inglaterra fuera descalificado.

Fue la primera medalla internacional de atletismo ganada por un atleta de Irlanda del Norte en 28 años.

“Fue bastante surrealista. Pensamos, ‘¿Hemos ganado? ¿No hemos ganado?' Pero al final lo conseguimos", dice.

Ahora mirando hacia Tokio, el atleta es optimista sobre sus posibilidades y cree que sus perspectivas no se han visto afectadas por el aplazamiento.

“Los 200 metros están en muy buena forma en este momento. En realidad es molesto", dice en broma.

“Terminé sexto en la final europea el año pasado. Con el mismo tiempo habría ganado los europeos en 2011 y 2013".

Leon Reid, de Irlanda del Norte y Emmanuel Arowolo de Nigeria en las eliminatorias de 200 metros durante los Juegos de la Commonwealth de la Gold Coast 2018. (Foto de Ryan Pierse/Getty Images)
Leon Reid, de Irlanda del Norte y Emmanuel Arowolo de Nigeria en las eliminatorias de 200 metros durante los Juegos de la Commonwealth de la Gold Coast 2018. (Foto de Ryan Pierse/Getty Images)
2018 Getty Images

Los pequeños detalles

Faltando poco más de un año para los Juegos Olímpicos, Reid puede soñar con lo que podría suceder en Tokio.

"Cualquier cosa puede suceder en la final", dice con naturalidad. “Cuando llegas a la final hay ocho atletas y solo tres personas pueden obtener medallas".

Y si quiere tener éxito, puede que todo se reduzca a los detalles más pequeños, tal como lo hizo cuando ganó su primera medalla senior en los Juegos de la Commonwealth.

"Me fijo mucho en la vestimenta. Cuando Irlanda del Norte lanzó su conjunto, no estaba contento con él".

"Pensé, 'necesito un chaleco ajustado'. Y luego hicieron un chaleco para mí y fue absolutamente increíble".

“Cuando me lo puse me sentí cómodo en mi propia piel. Y cuando te sientes seguro, literalmente sientes que puedes conquistar el mundo. ¡Y eso es lo que terminé haciendo!"

Forjando su propio destino

Desde sus comienzos difíciles, Reid ha convertido su vida en una historia de éxito innegable.

Ahora la determinación que ha demostrado a lo largo de su vida le ha dejado a fracciones de segundo de poder llamarse a sí mismo un atleta Olímpico.

Es una perspectiva que lo impulsa a enfrentar al próximo desafío.

"Me gustaría tener ese estatus de élite, estar entre los grandes. Incluso si las cosas no van tan bien como quieres en el día, sigues siendo un Olímpico y nadie te lo puede quitar".

¿Está la gloria Olímpica en el horizonte para Reid en los Juegos del año que viene en Tokio? Una cosa es segura, sería un nuevo capítulo de éxitos en una historia de sueños cumplidos.