Las tres claves para el éxito de Gargaud-Chanut: placer, ego y trabajo duro

RÍO DE JANEIRO, BRASIL - 9 DE AGOSTO: Denis Gargaud Chanut de Francia reacciona durante la final masculina piragüismo en eslalon C1 en el día 4 de los Juegos Olímpicos de Río 2016 en el estadio de Whitewater el 9 de agosto de 2016, en Río de Janeiro, Brasil. (Foto de Mark Kolbe/Getty Images)
RÍO DE JANEIRO, BRASIL - 9 DE AGOSTO: Denis Gargaud Chanut de Francia reacciona durante la final masculina piragüismo en eslalon C1 en el día 4 de los Juegos Olímpicos de Río 2016 en el estadio de Whitewater el 9 de agosto de 2016, en Río de Janeiro, Brasil. (Foto de Mark Kolbe/Getty Images)

Denis Gargaud-Chanut es el actual campeón Olímpico de piragüismo en eslalon, pero tuvo que superar una gran decepción cuando no se clasificó para Londres 2012. El deportista explica a Tokio 2020 cómo volvió a su mejor nivel y cómo espera alcanzar su cima en Tokio

Después de semanas de aislamiento, hay quien no necesita mucho para disfrutar: un poco de agua, un bote, un remo y a relajarse. Es el caso del actual campeón Olímpico de piragüimo en eslalon, Denis Gargaud-Chanut. Cuando las medidas de confinamiento se relajaron, volvió a ser feliz en un pequeño estanque en Pau, al suroeste de Francia, donde poder remar y disfrutar del momento.

"Volver al agua es realmente agradable. El confinamiento me hizo darme cuenta de que necesito estar en el agua para ser feliz", explica en una entrevista exclusiva con Tokio 2020

El placer es una de las cosas que impulsa al piragüista francés, y así es como alcanzó el santo grial de la carrera de cualquier atleta, la medalla de oro Olímpica. Esta hazaña la logró en Río 2016 cuando venció en la final a Matej Beňuš (Eslovaquia) y HANEDA Takuya (Japón).

De esa forma, replicó el éxito de su compatriota Tony Estanguet, el triple campeón Olímpico en C1.

Fue un momento feliz después de la decepción de Londres 2012, cuando no pudo clasificarse para el evento individual o los dobles.

Pero, ¿qué lo llevó de regreso al camino del éxito en Río? Fue, precisamente, la búsqueda del placer.

Entre el fracaso y la victoria

"Entre el fracaso de Londres y la victoria de Río, mi receta [para el éxito] fue recuperar el placer. En primer lugar, tuve la vital necesidad de volver a divertirme. Eso fue en 2013. Logré hacerlo y en el Campeonato Mundial. Terminé quinto", recuerda.

A Gargaud-Chanut le llevó un año recuperarse de la decepción de Londres y encontrar de nuevo el placer en su pasión. Solo después, en 2014, pudo comenzar un nuevo ciclo y volver al trabajo duro y serio. Su principio es simple: a menos que disfrutes lo que estás haciendo, soportar muchas horas de entrenamiento es difícil. Esa fue la segunda parte de su redención Olímpica.

"Después del placer, necesitaba volver al trabajo. Me puse en la piel de un trabajador. Tenía que hacerlo mejor, ser más fuerte y más preciso. Eso fue en 2014 y 2015", apunta.

El arduo trabajo dio sus frutos cuando consiguió la victoria en una etapa de la Copa del Mundo. Pero el Campeonato Mundial en 2014 no fue bien. Y al año siguiente, ni siquiera logró clasificarse para el Campeonato Mundial de 2015.

Fue otro fracaso que despertó en él el tercer y último elemento requerido en su búsqueda para convertirse en un contendiente Olímpico. “Necesitaba recuperar el ego del campeón. Lo encontré después de este segundo fracaso", añade.

Después de Río, me puse metas muy razonables.

El Campeonato Mundial 2017 tuvo lugar en Pau, y solo quería pasar un buen rato.

Buenos tiempos

Con pasarlo bien muy presente, Gargaud-Chanut mantuvo esa fórmula mientras se prepara para la siguiente Olimpiada en Tokio, donde defenderá su título.

Después de su medalla de oro, pasó un año entero disfrutando de su victoria Olímpica. "Después de Río, me puse metas muy razonables. El Campeonato Mundial 2017 tuvo lugar en Pau, y solo quería pasar un buen rato. No me importaba el ranking". Terminó décimo, pero a pesar de todo quedó satisfecho con su tiempo.

El año 2018 se dedicó a trabajar, ya que quería volver a actuar al nivel de los mejores piragüistas. "Quería volver al nivel internacional. Mi objetivo era alcanzar los podios de la Copa Mundial. Luego, en 2019, quería acercarme a los cinco primeros del mundo, para capitalizar todos los esfuerzos que había hecho para regresar lo más fuerte posible en Tokio. El nivel en el Campeonato Mundial fue alto y terminé quinto. Cumplí mi objetivo".

Clasificado y no clasificado en días

Gargaud-Chanut finalizó quinto en España, donde el evento de eslalon fue ganado por otro francés, Cedric Joly, uno de los dos atletas con los que competía para la selección Olímpica de Tokio 2020 (junto con Martin Thomas). El año que viene en Japón, solo habrá un piragüista francés compitiendo en el evento de eslalon. La selección debería haberse hecho en el Campeonato de Europa en Londres el pasado mayo, pero la competición fue cancelada debido al brote del COVID-19. Fue un anuncio que tuvo muchas consecuencias, especialmente para Gargaud-Chanut.

Las reglas establecían que si se cancelaba el evento de clasificación, la plaza Olímpica sería para el atleta francés con la clasificación mundial más alta. Como Gargaud-Chanut era el piragüista mejor clasificado en Francia, consiguió la plaza. Pero eso solo duró un par de semanas, hasta que los Juegos se pospusieron. Incluso antes de eso, el director técnico nacional francés de canotaje (DTN), Ludovic Royé, había tratado de moderar sus expectativas, declarando al diario deportivo L'Equipe que "si los Juegos se posponen, ese proceso podría revisarse".

Quería que la clasificación se hiciera bajo las reglas. El aplazamiento fue una decisión justa porque no habría sido bueno competir bajo esas condiciones.

PENRITH, AUSTRALIA - 22 DE FEBRERO: Denis Gargaud Chanut de Francia compite en las eliminatorias individuales en canoa masculina durante el Festival Internacional de Whitewater de Sydney 2019 en el Penrith Whitewater Stadium el 22 de febrero de 2019, en Penrith, Australia. (Foto de Mark Kolbe/Getty Images)
PENRITH, AUSTRALIA - 22 DE FEBRERO: Denis Gargaud Chanut de Francia compite en las eliminatorias individuales en canoa masculina durante el Festival Internacional de Whitewater de Sydney 2019 en el Penrith Whitewater Stadium el 22 de febrero de 2019, en Penrith, Australia. (Foto de Mark Kolbe/Getty Images)
2019 Getty Images

La lucha por la clasificación

Todo esto sucedió a finales de marzo. En el futuro se realizará un nuevo evento de clasificación con fechas aún por determinar. En cualquier caso, Gargaud-Chanut no está contento con el proceso de selección automática, y dice haber pasado por momentos difíciles esperando la decisión final.

"No fue un momento agradable. No me gustó ese proceso de selección [automático]. No quería que los otros atletas franceses no estuvieran de acuerdo con la clasificación. Quería que fuera hecho bajo las reglas del deporte. Por lo tanto, postergarlo fue una decisión justa porque no hubiera sido bueno competir bajo esas condiciones".

Incluso si no estaba contento con el proceso, saber que ya no estaba clasificado no era fácil de llevar, ya que "una clasificación Olímpica es algo muy difícil de conseguir" y ese tipo de cambios son simplemente difíciles de vivir. Es difícil esperar las decisiones", apunta.

Hasta el momento no hay detalles sobre el evento de clasificación, pero el campeón Olímpico está feliz de luchar por su lugar en Tokio. Así es como reservó su boleto a Río. Quiere que su clasificación para los próximos Juegos Olímpicos sea legítima, más aún como el campeón que defiende el título. Su espíritu deportivo está por encima de todo lo demás.

Entrenando para el éxito

Antes de la clasificación Olímpica, Gargaud-Chanut y su familia tomaron la decisión de mudarse de Marsella, donde ha vivido durante los últimos ocho años, a Pau, en el suroeste francés, en diciembre de 2019. Sin estadios de aguas bravas en Marsella, Gargaud-Chanut quería estar en un lugar donde pudiera entrenar y estar con su familia, para estar lo más cómodo posible y tener las mejores condiciones para prepararse para los Juegos.

"Creo que llegué al final de un ciclo en Marsella. Quería vivir en un lugar donde pudiera mezclar mi vida familiar con mi entrenamiento como atleta de élite. Pau fue la mejor solución. Quiero seguir compitiendo después de Tokio y no podía permitirme el lujo de estar lejos de casa durante 250 días al año".

Por supuesto, Gargaud-Chanut también quiere competir en París 2024, en su país. "Esa sería mi última competición. Después de París, me retiraré. Seguro".

Estanguet, el triple campeón de piragüismo en eslalon, es el presidente del comité organizador de París 2024. Resulta difícil imaginar que un atleta no francés gane en París teniendo en cuenta su historia: han ganado cuatro medallas de oro de ocho posibles.

Es un desafío que ciertamente no se le escapa a Gargaud-Chanut, pero su ambición es aún mayor. "Por supuesto, Francia necesita ganar en París. Pero Francia también necesita ganar en Tokio. Esta es nuestra disciplina y tiene que seguir siendo así", concluye.